Iron Maiden: “The final frontier”

Como seguidor de Iron Maiden que soy desde hace ya 15 años, esperaba con impaciencia el momento de escribir mis impresiones del 15º disco de estudio de  “La doncella”. Si, lo reconozco, lo he conseguido por medios ilícitos, pero el lunes estaré el primero para conseguir una copia original, como siempre que han estrenado álbum.

Tras solo 2 escuchas puedo decir sin problemas que tras 30 años de carrera a sus espaldas, Iron Maiden siguen sorprendiéndome. Seamos francos, nunca volverán a hacer canciones como “2 minutes to midnight”, o discos como “The number of the beast”, pero no se me pasa por la cabeza ningún grupo que tras tantos años de carrera, aun estén tan hambrientos por seguir explorando las posibilidades que su característico estilo les ofrece. Unos dirán que siguen haciendo lo de siempre, otros afirmaran que han cambiado mucho y que ojala volviesen al pasado. ¿Quien tiene razón? Todos y ninguno, Iron Maiden nunca han traicionado lo que son, nunca han intentado hacer cosas para las que no están hechos. Y aun así, cada disco puede considerarse una experiencia totalmente diferente.

Es el caso de este disco. La evolución sigue fielmente las líneas marcadas por “A matter of life and death” pero el salto es brutal. Iron Maiden son ahora un grupo de Metal progresivo. Al cien por cien.

Han cambiado para seguir siendo los mismos.


El disco se abre con una introducción sorprendente; guitarras distorsionadas, percusiones cuasi-tribales, un bajo hiperfiltrado… Es el aviso de que no debemos esperar nada convencional del disco, aunque los siguientes temas nos puedan inducir a lo contrario. “The final frontier” y “el dorado” son canciones rápidas, poderosas, que no se salen demasiado de lo marcado por los últimos discos de la banda, aunque bien es cierto que la atmosfera es menos metálica que otras veces. El hard-rock se adueña de las composiciones. “Mother of mercy” es un temazo oscuro, lento y corto, al estilo de “Stranger on a strange land” del “Somewhere in time”. Continúan con “Coming home”, una de las pocas baladas de la banda, que recuerda mucho a “Children of the damned” o “Out of the shadows”, aunque mucho mas redonda que esta ultima. “The alchemist” es un tema rápido, con dobladas de guitarra, marca de la casa. Un pepinazo que marca el final de la primera mitad del disco, y el comienzo del viaje.

Hasta aquí, todo en orden, pero algo no cuadra. 5 temas rápidos y cortos, directos. No voy a decir fáciles porque las melodías con las que juega Maiden en estos 5 primeros temas son realmente frescas. Asi que si las cuentas no me fallan, vamos a tener un final de disco con temas largos y ¿aburridos?, nada mas lejos de la realidad.

Con “Isle of Avalon” empieza lo verdaderamente importante del disco (sin desmerecer a la primera parte). Las introducciones largas y acústicas se adueñan de los temas, los ritmos sincopados (ya apuntados en “Brighter than a thousand suns” del disco anterior) y las melodías complicadas son la base de todos los temas hasta el final. Aun así, las voces, estribillo y partes vocales son directas (Bruce Dickinson canta casi sin voces dobladas), y las guitarras potentes y crudas. No existen casi teclados que acompañen a los músicos (defecto que arrastraba Maiden en sus últimos discos, sobre todo en “Dance of death”). Iron Maiden van un paso mas allá de “7th son of a 7th son” o “The X factor”. La progresión de los temas es pasmosa, pero no forzada. “Starblind” destila clase, y aun así el estribillo debe cantarse con el puño en alto. Porque con este disco, Iron Maiden han conseguido que la frescura y el directo se den de la mano con la sofisticación y la épica más que nunca.


Ayer, de noche, tumbado en mi cama, una sonrisa acudía a mis labios con cada melodía, con cada línea de bajo, porque son viejos conocidos, pero aun sorprendentes. Como decía antes, pocos grupos, tras tantos años y discos a sus espaldas, pueden sorprender al publico. Llamadme fan boy, pero cuando un grupo toca en directo su ultimo álbum de principio a fin (como ocurrió con el anterior) es que aun tienen algo que ofrecer, y lo que es mas importante, significa que creen en sus nuevas composiciones. Por eso Iron Maiden deben estar orgullosos de este disco. No me malinterpretéis, Iron Maiden han tenido sus tropiezos (“Virtual XI”) pero con este nuevo álbum han vuelto a dar lo mejor de si mismos, aunque mucha gente diga lo contrario. Bajo mi punto de vista, es lo mejor que han hecho desde la vuelta de Bruce Dickinson y Adrian Smith a la formacion.

Para terminar me gustaría destacar el ultimo corte del disco, “Where the wild wind blows”. Es probablemente la pieza mas triste que Maiden hayan compuesto nunca. Te lleva de la angustia al miedo, y de ahí a la épica de nuevo. No he podido evitar emocionarme con este tema tan melancólico. Quizá tenga que ver con que, como cuentan los rumores, este sea el ultimo disco de “La doncella”, y el pensar que quizás no vuelva a escuchar un nuevo tema de Steve Harris y compañía le de un nuevo significado a esta canción. Espero estar equivocado.

Anuncios

3 pensamientos en “Iron Maiden: “The final frontier””

  1. Creo que coincido al 100% con tu critica… he leido muchas ¿tonterias? .. sobre le disco… como dices tu, unos que si es lo mismo de siempre y otros que e suqe han cmabiado… Para mi e sun discazo!!! la evolución logica de su sunido sin dejar de sonar nuca a Iron Maiden, i el utlimo tema… IMPRESIONATE!!!, al igual que tu, me empocioné, y aun me sigo emocinando al escucharlo. No sera un disco de 10, pero si que d enotable alto… que depsués de 30 años…. y aquieseran todas las bandas.

    Saludos

    Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s