Childe Roland a la Torre Oscura llegó…

Hace tiempo que quería hablar de esta saga escrita por Stephen King, pero aun hoy, no se como abordar el articulo. Ahora mismo estoy empezando a escribir sin saber como voy a desarrollarlo. Es tanto lo que se puede escribir acerca de las historias de Roland Deschain que cualquier palabra que escriba acerca de ello será insuficiente.

Comencé a leer “La torre oscura” hace unos 3 o 4 años. Siempre me ha gustado Stephen King, pero la lectura de esta historia me ha convertido en un verdadero fan suyo. Lecturas como “Cementerio de animales”, “El resplandor” o sus novelas bajo el pseudónimo de Richard Bachman siempre me devolvían a un universo estilístico común, a una manera de escribir familiar, a unos personajes diferentes pero conocidos, y aun así, una vez leída “La torre oscura” descubres que realmente existe un Universo común, que muchos de sus libros esconden referencias a la historia de Roland.

El punto de partida es tan enigmático como interesante: “El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él”. Roland Deschain persigue al hombre de negro por motivos desconocidos, a la vez que busca su torre oscura. A partir de aquí la historia se desarrolla de modo impredecible, a caballo entre el mundo de ficción creado por King y el mundo real.

La aparente sencillez del primer volumen desemboca en una onírica y lisérgica historia que se desarrolla durante todo el segundo libro, en el que conoceremos las reglas del Mundo Medio y a los personajes que acompañaran a Roland durante su búsqueda. Obviando el 4º libro (dedicado enteramente al pasado de Roland) el resto de volúmenes nos cuentan una historia visiblemente basada en “El señor de los anillos” de Tolkien. Es el clásico relato de la búsqueda del héroe, pero los derroteros por los que King nos lleva son tan impredecibles como chocantes. Los cruces entre personajes de otras novelas suyas son habituales así como con otras creaciones de ficción. Es un mundo en el que todo vale, con el que Stephen King juega hábilmente, sin abusar de lo que en principio es un cajón desastre lleno de juguetes con los que jugar, pero siempre con imaginación e inventiva.

Llegar al final de la historia deja el mismo sabor que terminar con las aventuras de Frodo y compañía. Son personajes que has hecho tuyos, con los que has pasado todas las penurias posibles, pero que aun conservan eso que les hace humanos. Si el objetivo de Stephen King era construir un clásico a la altura del de Tolkien, bajo  mi punto de vista lo ha conseguido.

Corto me ha quedado el articulo, pero soy consciente de que no es posible explicar en pocas palabras las sensaciones que transmite esta historia (quizá algún día me atreva a escribir una reseña de cada uno de los libros). Tan solo puedo recomendaros que comencéis su lectura y, creedme, no os arrepentiréis.

Anuncios

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s