Un tebeo: “The Walking Dead”

Hace unos meses pudisteis leer por aquí una reseña acerca de la primera temporada de “The walking dead”. En ella decía que si bien no es una mala serie, (comienza con fuerza pero se desinfla por completo al final) estaba seguro de que su formato de historia, cuadraba mas con el noveno arte. Ahora, tras leer 60 números del comic en el que se basa la serie, puedo confirmar que estaba en lo cierto.

El punto de partida es exactamente el mismo, pero pasados un par de números se empiezan a adivinar los grandes cambios que la serie de televisión introdujo. Aun así, el esqueleto de la historia se mantiene, pero no así su tono, aunque supongo que eso es algo que ira desarrollándose durante la segunda temporada.

La evolución de los personajes y de la situación a lo largo de 60 números (5 años) es bestial. El personaje de Rick, vive diferentes situaciones que le llevan desde el liderazgo y el carisma del héroe, a la locura y depresión de quien se ve en una situación limite. Todos los personajes evolucionan, se mueven y piensan como personas reales. En definitiva, es una historia de personas, no de zombies y, aunque las escenas de acción y tensión son impactantes, el verdadero leit-motiv del autor es mostrarnos a sus personajes sentir y amar, morir y odiar.

La crudeza con la que se nos muestran ciertas situaciones, golpea en la cara del lector continuamente. Aquí no hay héroes increíbles ni milagros de ultima hora. Es la vida misma. Es un documental en el que las personas van cayendo a medida que el tiempo avanza. Sobrevivir es duro cuando el resto están muertos. Rick es un personaje con el que es fácil identificarse porque, aunque es un tío con carisma y al que todo el mundo respeta, finalmente no deja de ser un ser humano, y se viene abajo cuando menos te lo esperas, tal y como nos pasaría a todos.

Dos dibujantes han pasado por la serie desde su concepción. El primero, Tony Moore, dibujó los 6 primeros números. Su estilo es detallista y ligeramente caricaturesco, entra a la primera. Por ello, cuando Charle Adlar toma las riendas de los lápices desde el numero 7 (hasta la actualidad) uno no puede evitar echar de menos a Moore, sensación que desaparece en unos pocos números ya que el estilo de Adlar, algo mas realista y cargado de claroscuros, es perfecto para la historia que Robert Kirkman nos quiere contar.

Para mi esta claro que en esta ocasión han desaprovechado un excelente material del que podía haber salido una autentica obra maestra de la televisión. El tebeo de Kirkman es una autentica bestia que no te deja escapar en cuanto te sumerges en sus paginas.

Anuncios

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s