“Atrapado en el tiempo”

Hacia tiempo que no veía “Atrapado en el tiempo” (“Groundhog day”, Harold Ramis, 1993) y tras haberla adquirido en bluray, me decidí a repetir la experiencia de ver a Bill Murray preso en el pueblo de Punxsutawney.

Como era de esperar, la película sigue siendo tan buena como siempre.

Como todos sabréis, la película cuenta el bucle aparentemente infinito en el que se ve atrapado Phil Connors, meteorólogo, tras acudir a regañadientes a cubrir el gran evento del año en la pequeña población de Punxsutawney: El día de la marmota.

Ese día 2 de Febrero, odiado por Phil, será su peor pesadilla durante muchísimo tiempo. Durante miles de iteraciones , asistiremos a las diferentes reacciones que provoca en Phil esta situación. De este modo, pasa por los estados típicos de una situación limite: La negación, la rabia y la aceptación, pasando por la desidia, la euforia e incluso el suicidio. Es maravilloso ver a Bill Murray representar todas estas emociones en un personaje tan típico de él. Es fácil sentirse identificado a pesar de que, en un principio, el personaje es, literalmente, un gilipollas.

Al igual que un niño con un juguete nuevo, Phil pasa de no saber que ocurre, a dominar la situación de todos los modos posibles. Se aprovecha de su de su posición de semi-dios, sufre con ella, se aburre. Son tantas las veces que debe repetir el día, que finalmente termina por conocer todos y cada uno de los detalles del pueblo en que se encuentra.

La película plantea varios dilemas morales dentro de su aparente simplicidad. La falta de consecuencias a sus actos es una de ellas. En un momento dado, pasamos de ver como Phil disfruta de no tener que rendir cuentas (la escena de la persecución, o el robo del furgón), a aburrirse de ello, para finalmente confirmar que el ser humano sin consecuencias, es incapaz de desarrollarse. El director, Harold Ramis, nos hace llegar perfectamente esa pequeña lección de filosofía sin esfuerzo, porque contamos con un personaje que realiza todas las cosas que haríamos nosotros en una situación así.

Finalmente, lo único que le queda a Phil es dejar el cinismo a un lado y dedicarse a abrirse realmente y a disfrutar de la gente y sus pequeñas alegrías y desgracias. De este modo, como si de un cuento de navidad de tratase, Phil rompe la “maldición”, y consigue salir de ese atasco temporal (metáfora de su atasco social y personal) para encarar una nueva vida . Por muy feliz que sea el desenlace, no había modo alguno de que la historia terminase de otra manera.

En fin, una película que deja con una sonrisa en la boca, cargada de buenas intenciones y de la mejor comedia. Y además sale Bill Murray. Si no la habéis visto, ya estáis tardando.

Anuncios

Un pensamiento en ““Atrapado en el tiempo””

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s