¡¡Quiero ser un pirata!!

Mêlee Island

En su dia no se me ocurrió mejor manera de empezar este sitio que hablar del que aun hoy en día es mi videojuego favorito, y el que probablemente mas horas de diversión me ha hecho pasar delante de una pantalla: “The Secret of Monkey Island”. Hoy os traigo este pequeño homenaje corregido y aumentado.

Engendrado durante la epoca dorada de las aventuras graficas por Ron Gilbert , con la ayuda de varios de los geniales historicos de Lucasarts, narra las desventuras de Guybrush Threepwood, un joven cuya mayor única habilidad es poder aguantar 10 minutos la respiración. Nuestro protagonista (que no héroe) aspira a ser un malvado pirata, y así nos lo hace saber en la escena inicial del juego. Este es el punto de partida de una de las mejores aventuras gráficas de todos los tiempos. No voy a extenderme mas aburriéndoos con datos relativos al juego, ya que la red esta plagado de ellos. Mi única intención con este texto es intentar transmitir las sensaciones, recuerdos y alegrías que me produjo ejecutar el juego por primera vez. Y por segunda,  y tercera…

>c:Monkey> MONKEY.EXE

enter

Todo comienza en lo profundo del caribe, Mêlée Island es lo primero que vemos en pantalla (en 16 colores EGA), y, por primera vez desde que tengo mi flamante 286 con 1MB de RAM, lo que sale por el altavoz interno es ¡¡MUSICA!!. El otras veces odiado altavoz interno, reproduce una melodía que ya nunca olvidare. Al uso de las grandes peliculas, la musica eleva a otro nivel las bandas sonoras de los videojuegos. El daño ya esta hecho. La inmersión en el juego es total cuando llega el momento de conocer a nuestro alter ego pixelado: Guybrush.

¡Quiere ser un pirata! ¡Que cachondo el tío! Tras una demencial conversación con un vigía cegato (¿?) nos vamos a dar una vuelta. El control choca con todo lo que había jugado hasta el momento; ¿con el ratón? ¿que son esas acciones que aparecen debajo de la pantalla? Las posibilidades se me antojaban en aquel momento cuasi-infinitas. 12 verbos para sendas acciones y un escenario por el que moverme libremente. Cualquier objeto o punto del escenario era susceptible de sufrir nuestras decisiones. ¡Ríete tu de GTA y demás sandboxes! Solo mi imaginación es el limite.

monkey_island

Hagamos caminar un poco a este tal Threadbare, perdón, Threepwood, a ver que vemos. Bajamos por el acantilado y tras ver un cartel electoral de Elaine Marley llegamos a un bonito muelle con la luna en el horizonte. Me paro un rato a admirar el mar y continuo. ¡Hombre, un bar! “Abrir puerta”, “Ir a…”… Y de repente la pequeña pantalla de 14 pulgadas se llena de vida: Piratas hablando, piratas bebiendo, piratas colgando de la lámpara, un cocinero estresado… y lo mejor de todo es que puedo hablar con ellos (hasta con el perro), y me siguen la conversación de un modo que yo hasta ese momento no había experimentado en un juego. Exprimir los diálogos de estos personajes hasta la repetición era una tarea larga, pero divertida. Siempre existía una replica, una respuesta ingeniosa o una provocación abierta. Al igual que ocurre en cualquier medio impreso (libros o cómics) si los diálogos son buenos, ya tienes la mitad de la audiencia ganada.

Pero es que el guión no tenia nada que envidiar a los diálogos (escritos por cierto por Orson Scott Card). Una historia en apariencia simple me presentaba docenas de modos diferentes de actuar, de caminos que tomar. Perderse por cualquier paraje que nos propone el juego sigue siendo un placer. Perder el tiempo en conversaciones sin sentido, intentar ridículas combinaciones verbo-objeto (con respuestas igual de ridículas) o seguir una historia que te atrapa hasta el final, porque detrás de su apariencia amable e inocente, hay una historia de piratas que descubrir. Conseguir que Guybrush se convierta en pirata y de paso consiga el corazón de Elaine (tarea difícil…) ha sido una de las cosas mas divertidas que he hecho nunca.

La aventura esta plagada de momentos y personajes memorables. Imposible olvidar los diálogos con Herman o con Stan, o vivir la sensación de aventura que produce el hacerse a la mar con tu tripulación amotinada en un barco de segunda mano. Es maravilloso disfrutar de emocionantes luchas de espadas/insultos con peligrosos piratas o descojonarse utilizando ciertos objetos como el famoso pollo de goma con polea en medio. Humor, magia, vudu, piratas y Grog. Todo junto para componer la mejor aventura gráfica de todos los tiempos.

No creo que este texto haga justicia a todo lo que me ha dado este juego a lo largo de los años. Muchos habréis compartido estas mismas sensaciones, pero a aquellos que no, os recomiendo que lo hagáis. Ahora que ha salido la edición especial no tenéis excusa. Eso si, jugadlo en modo clásico, que no os eche para atrás su aspecto pixelado (pero lleno de arte) o su scroll a saltos. Descubriréis algo mas que un juego, hacedme caso.

Anuncios

3 pensamientos en “¡¡Quiero ser un pirata!!”

  1. Ey,

    También es mi videojuego favorito y de hecho fue el primer juego de Pc original que cayó en mis manos en 4 disquetes de 5 1/4. Todavía lo conservo completo. Una joya !

    Me ha gustado mucho tu blog :)

    Me gusta

    1. Me agrada mucho que te haya gustado el blog!! Espero seguir estando a la altura :)
      madre mia, en discos de 5 1/4. Yo lo tenia en 3 1/2 y acababa harto de cambiar diskettes jeje. Jo, que tesoro tienes! Yo lo tengo original pero comprado hace 5 o 6 años. Que maravilla tenerlo desde hace tantos años! Conservalo!

      Un saludo

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s