En serie: “True Blood”

Comencé con esta serie únicamente por que mi novia quería verla, animada por el tema vampirico que tan de moda esta últimamente. Lleno de recelo (aun encontrandome ante una serie de la HBO) vimos el piloto de la serie, y mis temores acerca de una nueva moñada crepusculera se disiparon por completo: Sangre, vampiros, tetas, culos, polvos… Un increíble mundo de fantasía y criaturas de la noche, se encontraba violentamente con el mundo real ubicado en el sur de los Estados Unidos, concretamente en Luisiana.

Aquella primera temporada resulto una muy divertida serie que jugaba con la premisa de que los vampiros habían salido del armario. Toda una nocturna sociedad se unía a un mundo que los teme y los odia (ups, esto me suena de algo). Con ganas de más, encaramos la segunda y tercera temporadas, con desiguales resultados. La irregular segunda temporada se convierte en mas de lo mismo aunque luego la serie remontaria el vuelo en la tercera temporada, con la inclusión de memorables personajes como Russell Edgington y de nuevas y fantásticas criaturas, como las hadas o los hombre lobo.

Esa es la mejor parte de la serie: la falta de temor a incluir cualquier cosa del imaginario folklorico-montruoso. Los guionistas se atreven con todo. No recortan en pos del realismo. todo ello aderezado por geniales diálogos y brutales escenas, tanto violentas como sexuales (o las dos juntas) han conseguido que todos los veranos espere los nuevos capítulos con ansia.

Esta ultima cuarta temporada vuelve a sorprendernos con la inclusión de nuevos personajes fantásticos, centrándose en especial en el mundo mágico, brujas y wicanos incluidos. Lo que en un principio puede sonar ridículo (vampiros, brujas, hombres-lobo, hadas…) funciona perfectamente en el entorno sureño de la serie, todo aderezado con las mundanas vidas de sus habitantes. Personajes como Andy Bellfleur o su primo. Lafayette o Hoyt, nos introducen en la historia de un modo natural y extraño a la vez. Alrededor de la vorágine de locura que desata en la vida de Sookie su relación con tanta criatura fantástica, poder observar las normales vidas del resto de gente de Bon Temps es un autentico placer.

Durante esta cuarta temporada me gustaría destacar el creciente protagonismo que ha ido adquiriendo Jessica, la vampiresa creada por Bill, que comienza por fin a desarrollar el potencial que se apunto al comienzo de la serie o la divertida relación entre Sookie y un atontado Eric, que provoca mas de una sonrisa. También me ha encantado que los odiosos personajes que te sacan de quicio por su estupidez hayan encontrado por fin su lugar, aunque uno sigue perdiendo los nervios ante personajes como Tara. Respecto a ella sus detractores se llevaran una pequeña alegría al final de la temporada.

Para la quinta temporada quedan planteadas varias lineas argumentales interesantes, de las cuales me llama la atención el cambio de relación entre Eric y Bill, que puede dar muchísimo juego de aquí en adelante. Lo malo de todo esto, que aun quedan 10 meses para poder verlo. Lo mismo comienzo con los libros, siempre es agradable volver a Bon Temps a ver que se cuece por allí.

Anuncios

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s