Un comic: “A God somewhere”

“A God somewhere” es una novela grafica escrita por John Arcudi, conocido sobre todo por su trabajo al frente de “B.P.R.D.”, que basa su planteamiento en un acercamiento realista a un “What if” en principio poco original: ¿Que pasaría si un hombre corriente, se viese investido con poderes sobrehumanos?

Prácticamente todos los cómics Marvel parten de la misma premisa que “A God somewhere”. Un tipo mundano se encuentra de repente con un poder enorme en sus manos. Huelga decir que el enfoque en este caso es ligeramente diferente al de héroes como Spider-man. El realismo inunda cada una de las paginas y los personajes son gente como tu y como yo. De hecho, el autor se toma la libertad de presentar a los personajes durante las primeras 30 paginas del comic, sin más. No hay tiros, ni carreras ni hombres volando, solo las vidas pequeñas y anónimas de los que luego serán los protagonistas de la historia.

“A God somewhere” cuenta la historia de 3 amigos (Eric, Sam y Hugh) con sus pequeños problemas reales. Eric y Sam son compañeros de trabajo, dos amigos sin ataduras. Tienen ese punto de inmadurez que le falta a Hugh, hermano de Eric. Hugh tiene esposa, un buen trabajo y una bonita casa. Sus vidas se ponen patas arriba cuando tras un accidente, Eric sobrevive milagrosamente sin un solo rasguño, descubriendo que tiene superpoderes.

Con este punto de partida cabria esperar una historia de tipo iniciático que nos muestre como Eric aprende a lidiar con su nueva condición. Nada mas lejos de la realidad. Los protagonistas son en realidad las personas cercanas a Eric. A través de sus ojos (los de Sam fundamentalmente) observamos como afectan los nuevos poderes de Eric a su relación con los demás. En cierto sentido, la historia recuerda mucho a la película de M. Night Shyamalan, “Unbreakable”, al menos en su tramo inicial, aunque mientras en “Unbreakable” el héroe si tiene un proceso de aprendizaje hasta convertirse en el superhéroe que debe ser, en el caso de Eric, los acontecimiento que se desencadenan abocan la historia a un trágico final.

“A God somewhere” me ha recordado poderosamente a dos historias que admiro profundamente. Una de ellas es la ya mencionada “Unbreakable”, por las razones ya expuestas arriba, y la otra es “Akira”, la obra magna de Katsuhiro Otomo. Al igual que en la historia de Kaneda y Tetsuo, un elemento desestabilizador no solo eleva a un personaje a la categoría de Dios, alejándole de todo lo que le hace humano, si no que destruye los fuertes lazos de amistad entre los personajes, para luego descubrir que aun tras todo el daño que se puedan hacer, la amistad siempre perdura de un modo totalmente nuevo y desconocido.

El dibujo de Peter Snejbjerg cumple a la perfección con el ambiente de la historia. No veremos grandes destrucciones ni peleas épicas a doble pagina, pero la representación de los personajes y la planificación cumple con creces con lo que se quiere contar. El guión para mi gusto, perfectamente estructurado y con una definición de personajes asombrosamente real. Es difícil no verse reflejado en algún momento en los personajes.

En definitiva, un muy recomendable tebeo y una interesante metáfora acerca de la vida real para quien quiera verla.

Anuncios

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s