3 series infantiles que molan

Cuando uno pasa de la treintena, se va dando cuenta que en las conversaciones habituales con otros congéneres generacionales el núcleo de los temas se sustenta en el conocido “cualquier tiempo pasado fue mejor”. El caso de la animación no se salva tampoco de este hándicap.

Transformers, Sherlock Holmes, Campeones, Bola de dragón, D’artacan, Willy Fog… todas ellas siempre serán las mejores series de dibujos del mundo mundial, al menos para los que pasamos la treintena. Y bien es cierto, que siendo imparciales, la animación de antes no trataba tan mal a los niños. Actualmente los guiones de los dibujos animados suponen que los chavalines son estúpidos que no se enteran de nada.

Pero últimamente me he dado cuenta de que hay una serie de creaciones animadas inteligentísimas, llenas de cualidades, que me hacen suponer que hay vida ahí fuera. Creadores de nuestra generación que se han hartado de ver series estúpidas y sin espíritu. Y entre todas ellas hay tres series que me encandilan y me enamoran como pocas:

Pocoyo:

Si, lo sé. Es una serie dirigida ya no a niños, si no a casi bebes. Hacía tiempo que la conocía pero desde que mi hijo está enganchado a ella, me quedo embobado al igual que el con las correrías del niño de azul y sus surrealistas amiguetes.

Pato, Ely, Pulpo… todo un catalogo de personajes que en sus siete minutos por episodio, son capaces de dar lo mejor. Unos guiones geniales, llenos de enseñanza y de interacción, con unas ideas que no por infantiles dejan de ser complejas. Y un desarrollo de las situaciones totalmente impredecible. Cualquiera puede disfrutar de Pocoyo. Hasta mis padres lo hacen.

  • Un episodio a recomendar: “Las mil puertas”. Por su estructura y por el genial uso que le dan a algo tan manido como un teletransportador. También recomendaría “La despedida de Pato”, no puedo evitar descojonarme con los bailecitos de Pocoyo mientras Pato “se va”.
  • Un personaje: Indudablemente Pulpo. Expresividad máxima con algo tan sencillo como una voz despiporrante que solo dice “aaaaahhh” en tono de barítono. Surrealista como pocos.

Hora de aventuras:

Es la más reciente de las tres que comento. El argumento nos cuenta las correrías de Finn y Jake, aventureros en un fantástico mundo lleno de gominolas, dulces y seres extraños. Desde la cabecera, con esa increíble canción que reza “… con Jake el perro y Finn el humano…” hasta los personajes asistimos a una autentica genialidad. Aventuras con referencias a juegos de rol, videojuegos… todo pasado por el filtro de la mas autentica locura y el delirio. Finn, el protagonista, canta con efecto vocoder, dado que se trago un pequeño ordenador de pequeño y su larga y dorada melena, queda siempre oculta gracias a su pasamontañas blanco. Jake, por su parte, puede estirar su cuerpo a voluntad y sus maravillosos poderes le permiten combatir con excelencia, pero él prefiere usarlos para expresarse de modo “guay”. Con este punto de partida, cualquier cosa es posible en esta genial serie.

  • Un episodios a recomendar: “Danzarín”, en el que nuestro héroes adoptan una criatura bailarina con forma de calabaza, y tras una noche de bailes desenfrenado, descubren que lo que han hecho realmente es secuestrar una criatura bebe. Genial cuando Danzarín se pone enfermo y empieza a “desangrarse”… “Los cineastas” también es genial.
  • Un personaje: Me parto el culo cada vez que aparece la magdalena forzuda. La princesa bultos también es despiporrante con su voz de pijo. Si, de pijo, no de pija.

Bob esponja:

Poco se puede decir de esta serie que no conozcáis ya. Bob es una esponja que adora su trabajo, es amable, solicito y su mejor amigo es Patricio, una estrella de mar un tanto borderline.

El elenco de personajes es brutal y sus metafóricas personalidades consiguen que cualquier adulto pueda disfrutar de la serie reconociendo en esos arquetipos a personas de carne y hueso. Calamardo el snob, Don Cangrejo el avaro… Todos ellos parecen no aguantar a Bob, pero está claro que son muchísimo menos felices que él.

  • Un episodio a recomendar: En el que Bob se clava una astilla y el dedo se le infecta tras pedir ayuda a Patricio. Auténticamente genial la animación y el dibujo del dedo infectado.
  • Un personaje: Aquí, sin que sirva de precedente, mi personaje favorito es el protagonista, con toda su carga de ingenuidad y optimismo.

Tal y como dice un amigo mío, es una época dorada para la animación infantil. Dad una oportunidad a las series que he comentado. Me lo agradeceréis.

Anuncios

5 pensamientos en “3 series infantiles que molan”

  1. ¡Y el icombustible Doraemon!

    Y la ya inexistente “The Rugrats”.

    A la que nunca he aguantado es a “Dora La Eploradora”.

    Y si coincido con las tres series que comentas.

    Hay otra que no está mal para ser del canal Disney, “Phinias y Ferb”

    Pero la number one para mí, y a mi hija le encanta, “Fun Boy y Chum Chum”.

    Creo que las series de dibujos animados infantiles están pasando por un buen momento.

    Me gusta

    1. Madre mia Anaxagoras. Hoy has escrito mas comentarios por aqui que articulos llevo escritos este año ;)
      Las series de dibujos que comentas las tenia referenciadas en el articulo, pero corte el parrafo ya que no quedaba muy alla. Adoro Doraemon desde siempre, y Phineas y Ferb es una gran serie tambien, a mi me recuerda a Bigbang theory pero con niños.
      FUnboy y Chumchum es una serie friki que no veas. Muy buena tambien. Voy a tener que hacer una segunda parte del articulo…
      Y si, yo tampoco aguanto a Dora. Es un manual de como insultar la inteligencia de los niños.

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s