Metallica, Hardwired to Self-destruct: Sorpresas te da la vida

A estas alturas de la vida, no se le puede pedir a bandas que llevan 30 años en el negocio que saquen su enésima obra maestra. Eso lo tengo claro, pero con grupos como Metallica o Iron Maiden, reductos de otrora tiempos mejores en los que el Heavy Metal campaba a sus anchas por estadios y radio formulas, uno tiende a usar un doble rasero muy peligroso.

Con Iron Maiden no puedo escribir una mala critica. Sigo pensando que los ingleses nos entregan discos mas que dignos, ¡que coño dignos!, ¡de notable! y que su profesionalidad y pasion por lo que siguen haciendo, les permite seguir brillando a muy alto nivel.

Pero Metallica son otra cosa. De ser los estandartes del Thrash Metal con 4 discos a cada cual mejor, escalaron a la cima de su carrera con el “Black Album” (que a mi me parece la cumbre de su evolución, pero no su mejor disco) y después nos dieron una bofetada a todos diciéndonos que habían crecido, que eso del metal ya no era para ellos. Y desde entonces llevan dando bandazos. Y ya son 20 años dando bandazos. Mucho lastre que cargar… Entre unas cosas y otras, esta de moda echar mierda sobre ellos.

Pero heme aquí, escribiendo acerca de su ultimo disco, y sorprendentemente no lo voy a poner a parir. “Death Magnetic” me pareció un intento digno. Sonido malisimo, composiciones erráticas llenas de ensaladas de riffs que no iban a ningún lado, pero recuperando ciertas características de su sonido que parecían perdidas a partir del infame “St Anger”. Ya entonce tenia la esperanza de que su siguiente disco iba a encarrilarles un poco mas en el buen camino, y “Hardwired to Self-destruct” me lo ha confirmado.

El tema homónimo que abre el disco es toda una declaración de intenciones. Riffs poderosos, Lars Ulrich a toda pastilla y un James Hetfield en forma y cantando casi como antaño te trasportan a otra época. El sonido por fin les hace justicia y la producción deja de lado las baterías de lata para dar paso a texturas mas parecidas al Black Album.

Tras la extenuante apertura, otros 3 temas que son de lo mejor del disco. “Atlas Rise!”, quizás mi favorita del disco, con un estribillo como hacia tiempo que no escribían y Moth into the Flame, que podría estar en el Black Album y no desentonar demasiado.

En general, los sonidos del Load, Black Album y Kill em all se entremezclan para dar forma a canciones mas redondas que su anterior trabajo. Hay altos y bajos, claro. Canciones demasiado largas que no acaban de entrarme como Am I Savage y Here Comes Revenge. Sin embargo otros temas crecen con las escuchas como el homenaje a Lemmy en “Murder One” y la canción que cierra el disco, “Spit out the Bone” que es caña burra sin descanso.

Mención aparte merece el tema extra que ya nos adelantaron hace un par de años, “Lord of Summer” que suena espectacular en su versión del disco y los videos que se han marcado de cada uno de los temas del álbum.

En fin, contra todo pronostico los de San Francisco se han marcado un disco mas que correcto. No entrara en su TOP 5, pero seguro que sirve para callar muchas bocas que los daban por muertos y enterrados.

Anuncios

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s