Bart vs Space Mutants : Infierno jugable

Al parecer, en mi juventud, debía ser decente jugando a videojuegos, dado que conseguía pasarme auténticos infiernos pixelados. Todo aquello paso a mejor vida y ahora o me das savestates y modo fácil o soy incapaz de avanzar más de dos pantallas… Digo todo esto porque me apetece hablar del que fue mi primer videojuego de PC, y el primero que me termine en toda mi vida. Hablo del fantabuloso y exasperante “Bart vs Space Mutants”

Tras adquirir nuestro padre un flamante Inves WS 500-S, un 286 con 1MB de RAM, lo siguiente era conseguir juegos, evidentemente, y los primeros que nos regalaron fueron el WWF de aquel año y, como decíamos nosotros, “el de los Simpson”. Dos pequeñas cajas de cartón, con los discos de 5 ¼ que contenían los juegos, en el caso que nos ocupa, 4 discos nada menos.

Lo primero que pienso cuando recuerdo la primera vez que lo ejecuté, es que éramos unos novatillos, por no decir catetos. El juego llevaba un método de protección por el cual, al arrancarlo, preguntaba por la página en la que aparecía la cara de Bart que se mostraba en pantalla, que debía ser consultada en el manual del juego. Pues bien, yo ni abrí el manual y me dedicaba a poner números al azar, hasta que a la décima intentona acerté con el número 21. Pues bien, desde ese momento, y hasta que me di cuenta de que era un código de seguridad semanas después, me dedicaba  a teclear el numero 21 siempre, hasta que conseguía ejecutar el juego. Cosas que le pasan a uno cuando está en la edad del pavo.

El juego era difícil. Jodidamente difícil. Diseñado por un Troll y programado por un Orco seguramente. Yo, que venía de jugar a un Atari 2600 y a algunas Game & Watch, pensaba que los juegos más modernos debían ser todos así de difíciles y no le di más vueltas al asunto, pero aún tengo grabados aquellos momentos de saltos milimétricos en la fase del centro comercial o en el museo, y el no poder apagar el ordenador a la hora de comer (cosa que a mi padre le molaba bien poco) porque el juego no tenía ni sistema de passwords ni de salvado. Había que pasárselo de un tirón.

La primera fase engañaba bastante y aun hoy me resulta la más divertida, con ese recorrido a través de las calles de Springfield, pasando por el bar de Moe (y gastándole una broma…) y observando el Badulaque o el Geriátrico. Incluso podíamos ver la estatua de Jebediah Springfield y patinar por la calle al más puro estilo Bart Simpson (persecución con policía incluida). Al igual que en el juego Zool, para pasarse las fases había que recolectar (en realidad hacerlos desaparecer para que los aliens no los pudiesen usar en su máquina conversora de humanos) cierto número de objetos, diferentes en cada nivel, como requisito para poder enfrentarnos al enemigo de final de fase en cuestión.

Así, en el primer nivel, debíamos acabar con todos los objetos rosas de las maneras más originales posibles. Tirando cohetes, bombas, pintando encima o tapándolos con sábanas, En el segundo, el centro comercial, el juego se desinflaba un poco y la tarea se volvía más pueril, teniendo que quitar de escena todos los sombreros que viésemos. En la feria no podía quedar entero ni un solo globo y junto a la primera era la mas divertida de todas. En el museo, era necesario robar unos Anks egipcios. La quinta fase cambiaba ligeramente la mecánica y en lugar de ser lineal (en realidad todas las fases podían recorrerse de adelante a atrás si deseábamos y podíamos) era un laberinto en la central nuclear. Aquí ya no se ponía a prueba tu destreza a los mandos si no tu paciencia a la hora de recorrer la infernal e ingente cantidad de estancias de dicha central nuclear. Esta quinta fase es, de lejos, la más aburrida, y a uno le daban ganas de dejar de jugar incluso sabiendo que estaba a tiro de piedra del final. Pero mi perseverancia de imberbe consiguió lo imposible y termine el juego.

Había una cosa muy interesante en el juego, que era el uso de las gafas de rayos X, ítem mediante el cual podíamos averiguar si los viandantes de Springfield eran mutantes o no, ya que si saltábamos encima de un humano, perdíamos una vida, no siendo así cuando era un invasor del espacio. El uso de objetos también era interesante, dando un toque de videoaventura al juego muy agradecido.

Todavía, muy de vez en cuando, cargo el juego en su versión de Megadrive en el emulador de Picodrive de la PSP , para dar una vuelta por el primer nivel y recordar aquellos primeros momentos con él, pero luego entro en razón, y evito continuar, no quiero tirar la PSP por la ventana.

Anuncios

10 pensamientos en “Bart vs Space Mutants : Infierno jugable”

  1. La demo de este juego en la Microhobby era uno de los puntos fuerte de no sentirme como un bicho raro , al tener un spectrum casi recien comprado en el 92. Fue la penúltima cinta de regalo de microhobby, sino recuerdo mal. La rejugué un montón de veces, era el primer nivel incompleto, ya que no se podía hacer la llamada en la cabina a Moe, por lo que no te podias pasar el juego.
    Años más tarde compré el juego, y la verdad es que como dices, aunque apenas puede pasar al segundo o tercer nivel un par de veces, la fase que merece la pena , es la primera, no es un Simpson’s arcade, eso está claro.
    Le tengo especial cariño por la época en que salió, de cuando los Simpsons molaban aunque eran para mayores, y cuando Ocean hacia conversiones para los 8 bits muy interesantes, y conseguian todavia exprimir nuestras máquinas ya moribundas comercialmente hablando.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es cierto. Recuerdo que salio en todas las plataformas habídas y por haber.
      Nunca fui de 8bits pero me sorprendió en su día ver la conversión a Spectrum. De hecho el mapa que tenía era de Spectrum si no recuerdo mal…
      Gracias por comentar!! Again

      Me gusta

      1. De nada, again. Si tenias el mapa de spectrum, igual lo sacaste de una microhobby, que tambien vino. Me parece que el mapa de la micromania, era de la versión Amiga, ya en esa época, no solian comentar ninguno o casi ningún juego de 8 bits que no fuera de consolas.
        Yo creo que el éxito de las micromanias de esa época, fue, por una parte el formato, y con ello, la maquetación, bastante estilizada y colorista. También ayudaba bastante el estar pasando en los 90, una época de transición entre los 8 y los 16 bits, que hacia que mucha gente que no lo tuviera muy claro, o que no tuviera siquiera ordenador, la comprara para saber de las novedades constantes.
        Realmente con la de publicidad que tenia, era como un catálogo gigante, y aún así seguía siendo interesante, tenia diferentes secciones como para no aburrir.

        Me gusta

      2. Yo aun la sigo releyendo a menudo. Siempre llevo los scans en el iPad para echar un ojo a los articulos de aquella epoca y muchas veces descubro juegos gracias a la revista, 25 años despues!

        Me gusta

  2. Grandísimo artículo. Da la casualidad de que yo a este juego lo tengo en gran estima (más que nada por la dichosa nostalgia también XD). Yo no lo jugué en PC, de hecho acabo de descubrir con tu artículo que existía una versión para compatibles. Me he quedado alucinando.

    Mi experiencia con este juego fue en la NES. Yo no tenía NES, solo una Atari, pero un día un tío mío me dejó su NES durante una semana. Me flipé cosa mala, salía del colegio y me ponía a jugar como loco todos los días hasta que se la devolví. Uno de los varios juegos que me dejó fue este Bart vs Space Mutants y, sinceramente, no llegué muy lejos. Me gustaba mucho (hasta me daba algo de miedo por entonces, por el tema de los alienígenas infiltrados que tenías que descubrir con las gafas). Pero era un juego muy muy difícil para mí, que a pesar de que jugaba muchas horas, no era muy diestro que digamos XD. Probé de todo en la primera pantalla y es la que más jugué. Creo que solo en una ocasión logré llegar a la segunda, pero no pasé de ahí.

    Excelente el análisis que has hecho, a ver si algún día me animo y me lo paso para ver esas fases que mencionas y a las que nunca pude llegar.

    Un saludo.

    Me gusta

    1. La verdad es que es un juego que desespera. Si tuviste que jugarlo en una consola prestada no me extraña que no te diese tiempo a pasar mas fases. yo no se la de horas que le eche para poder terminarlo…
      Por cierto, yo también tenia una Atari, mi única videoconsola hasta la GBA del 2003…

      De todos modos no te preocupes, la primera fase es de lejos la mas divertida y rejugable, lo único que te pierdes en las siguientes es desesperación y dolor :D

      Gracias por comentar :)

      slaudos

      Le gusta a 1 persona

  3. Yo lo tuve en Game Gear.
    Creo que aún conservo el cartucho en algún cajón.
    Lo cambié por algún otro que no consigo recordar, y sospecho que salí perdiendo con el cambio.
    Sobra decir que nunca me he pasado el juego, pero tampoco es un reto que me tiente demasiado afrontar.

    Me gusta

    1. La verdad es que nunca he probado la versión Game Gear pero efectivamente, hay mejores juegos que probar que este, pero como ves, la nostalgia es mala consejera y este sera para siempre el primer juego que terminé, he ahi el cariño que le tengo
      Gracias por comentar!!

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s