Dias Extraños

Cuatro años después de rodar esa maravilla del cine de acción que es Le llaman Bodhi (absurdo titulo español para Point Break), Kathryn Bigelow se saco de la manga este thriller de ciencia ficción escrito por su ya ex-marido James Cameron, cuyo guion aborda las filias y fobias típicas del director de Terminator y que gracias a las de Bigelow (conflicto social, cine de guerrilla y querencia por los personajes imperfectos) conforman una muy estimable película, a veces vilipendiada y generalmente convertida en película de culto que es paradigma del cyberpunk domesticado, muy en la linea del actual estilo de William Gibson, Tecno-thriller que llaman.

Y es que en realidad, el aspecto tecnológico del film bien podría haber sido algo mas mundano y no es mas que una excusa, un mcguffin para mostrarnos un mundo cercano al nuestro pero ligeramente mas avanzado, muy deudor de la obra de Gibson y su narrativa de “20 minutos en el futuro”, sobre todo teniendo en cuenta la tecnología sobre la que gira toda la cinta, basada por completo en el Simestim creado por Gibson para Neuromante.

Dejando a un lado las influencias literarias y centrándonos en lo que nos interesa, Bigelow practica aquí un cine nervioso, ansioso por contarnos todo y mostrarnos todo. La cámara esta siempre hambrienta de escenario y circunstancia, siendo ese su mayor acierto. Ese mundo, ambientado en el futuro y basado en el presente del film (disturbios en Los Angeles de la época…) dibujan un muy creíble escenario. Pero contrastando con este ejercicio histérico de cámara, la historia se toma su tiempo para proponer el conflicto al protagonista.

Durante la primera hora Bigelow se esfuerza en dibujarnos ese Los Angeles de fin de siglo, casi apocalíptico. También nos deja caer inconexos eventos, que finalmente se entrecruzaran a lo largo del metraje para poner las cosas difíciles a nuestro protagonista, pero casi sin darles importancia. Meros retazos entre lo que realmente interesa a la directora, que es mostrarnos la ciudad, y la fauna que la puebla, entre ellos a nuestro protagonista, Lenny Nero.

Lenny, un caradura, un superviviente con buen corazón, interpretado por Ralph Fiennes. Aquí, a diferencia de Han Solo por ejemplo, a Lenny se le ve claramente posicionado del lado del bien,. Una buena persona, inmadura, que sencillamente se dedica a cosas poco legales y vive atrapado en sus recuerdos, en los de su ex-pareja en realidad, mientras la vida pasa a su alrededor sin que se entere. Es, en realidad, un remanso de ingenuidad e incluso infantilismo en medio de un mundo que se derrumba a su alrededor. Como bien dice su amiga Mace, Te las apañas para vivir rodeado de mierda sin que te toque.

Y lo llamo protagonista por decir algo, ya que Lornette “Mace” Mason interpretada por una genial Angela Basset, va ganando presencia y peso en la historia hasta que sin ella, la película no podría avanzar. James Cameron acostumbra a escribir personajes femeninos fuertes, que eclipsan a sus contrapuntos masculinos, y Bigelow aprovecha la ocasión. Tenemos aquí, en realidad, la historia de una caballero andante  que salva al príncipe del malo, y de si mismo.

No ocurre lo mismo con el personaje interpretado por Juliette Lewis y objeto de las obsesiones de nuestro protagonista, que es mero atrezzo entre los numerosos personajes del film. De hecho, si dejamos a un lado a los dos protagonistas, el resto de personajes aparecen bastante desdibujados, aunque muy correctamente interpretados por actores de la talla de Vincent D’onofrio, Tom Sizemore o Michael Wincott, actor al que tengo mucha simpatía sobre todo por sus papeles en El cuervo, Alien Resurreccion o 24.

Pero el atractivo de esta cinta esta sobre todo en el mundo que nos presenta, y es que todo lo que propone la cinta a nivel tecnológico, nos anticipo en realidad lo que ocurre en nuestro días. Una tecnología que nos tiene atrapados, viviendo a través de otros y dejándonos, en muchos casos,  estancados emocionalmente. Al igual que Lenny, vivimos de recuerdos, de nuestro rastro digital, que a veces nos importa mas que el presente real. Eso es Ciencia Ficción en estado puro. Es hablarnos de nosotros mismos a través de futuros imaginados. Y en eso, Días Extraños acierta de pleno.

Anuncios

3 comentarios en “Dias Extraños”

  1. Si aún me sorprende que en pleno 2017, haya gente que no ha visto Matrix, también sorprende que entre los fans del cine de ciencia ficción, haya gente que no conozca esta peli, pero si Avatar (por poner un ejemplo). Se comprende, porque a mi en su día me pasó desapercibida incluso en el videoclub (me pasó igual con eXistenZ), y no recuerdo que haya tenido algún pase por televisión, aunque a lo mejor si lo hizo en algún horario extraño, pero la cuestión es que hay que verla, en algún momento.
    Y vaya, si se nota la “visión Cameron” en esta película.
    Al principio puede resultar un poco lenta, casi estuve a punto de dejarla, menos mal que me pudo más mi espíritu completista, y según avanza merece más la pena.

    Le gusta a 1 persona

    1. Efectivamente no es una película muy conocida. Recuerdo que mi hermano si fue a verla al cine pero yo hasta que no la sacaron en VHS no pude verla…
      eXistenZ…mmm tengo que verla de nuevo y hacer algún monográfico de Cronenberg.
      Gracias por pasarte y comentar!!

      Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s