¡Piratas! Black Sails

Acabo de ver el epsiodio 3×02 de Black Sails y he decidido que ya era el momento de hablar de esta excelente serie de piratas, producida por el canal Starz, y que nos cuenta a modo de precuela de “La isla del tesoro”, la historia del Capitán Flint, John Silver y sus correrías para conseguir el famoso tesoro que da nombre a la novela de Robert Louis Stevenson,

Los que pasáis por aquí con frecuencia sabéis de mi afición a las historias de Piratas. Desde aquel lejano primer encuentro con “The Secret of Monkey Island” es un tema y un genero al que me encanta volver a menudo, y Black Sails me esta proporcionando una muy generosa ración de piratas, Ron, y Caribe. Y con una calidad sobresaliente.

Seguir leyendo ¡Piratas! Black Sails

Anuncios

Neon Genesis Evangelion: robots traumatizados

¿Por donde empezar con Evangelion?

¿Diciendo que es una rayada frustrante? ¿Afirmando que es una excelente serie de robots gigantes y Kaijus? ¿Argumentando que es un profundo drama de personajes traumados en medio de una catástrofe bíblica? ¿Diciendo que es un increíble entretenimiento a la par que insufrible pedantería?

Todas y cada una de las afirmaciones son ciertas. Y es que Evangelion es muchas cosas a la vez, algunas buenas y algunas malas, y supuso un antes y un después en el anime ya no solo en España, sino en su propio país de origen, que vio como volvían a reinar en la televisión las producciones dedicadas a los robots gigantes, estandarte de la animación nipona durante los 70 y principios de los 80.

Hideaki Anno recuperó todo aquello que hacia grande al genero Mecha y lo aliñaba con personajes llenos de inseguridades y con graves problemas afectivos, reflejo en muchos casos de la propia sociedad japonesa. Este retrato extremo de muchos de sus protagonistas convierte la serie en un cuadro de complejas relaciones y dolorosos conflictos que la catapulto al éxito mas absoluto. La influencia en cuanto al desarrollo de personajes aun se deja notar en la actual animación japonesa, que ha pasado de centrar el protagonismo en personajes fuertes, decididos y ejemplares a incorporar roles ya no de antiheroe, si no de “antipersona” incluso, con deprimidos personajes casi suicidas en los que la alegría no tiene cabida.

Tampoco podemos olvidar todo aquello que rodea a la historia a nivel mitológico y que también hizo grande a Evangelion. La biblia es un poderoso referente del cual se pueden sacar muchas cosas, y Hideaki anno y los suyos recuperaron leyendas como la lanza de Longinos o Lillith para mezclar un pastiche de referencias judeocristianas que curiosamente funciona.

Y es que toda esa imagineria reinventada por los diseños de Yoshiyuki Sadamoto es potentisima, con un estilo espectacular y jugando muchas veces con un surrealismo que convierte la serie en un autentico viaje visual. Desde el diseño de la propia Lillith enmarcado en un rojo mar, hasta el aspecto de los propios ángeles que hostigan a la humanidad, totalmente inesperados y escapando de estándares de cualquier tipo tanto dentro del anime como de cualquier producción animada de la época.

Y si hablamos de diseño no puedo evitar mencionar el sublime aspecto de todos los interfaces informáticos de los ordenadores de NERV. Aun modernos y sin que el tiempo haya hecho mella en ellos. La serie tiene 20 años y aun da gusto ver el reloj de cuenta atrás de energía, o los interfaces de conexión entre los chicos y el Eva, totalmente claros y funcionales. Un autentico prodigio del diseño.

Ademas, la serie era técnicamente una pasada. Si, había episodios en los que había primeros planos interminables de la cara de lelo de Shinji, y los planos comunes se repetían sin cesar (panorámicas de NERV, la animación de preparación de los EVA…) pero las escenas de combate eran, y siguen siendo espectaculares. Aun no he visto las versiones nuevas pero la clásica es una pasada visualmente aunque hayan pasado 20 años.

Y que podemos decir de los personajes. Incluso el personaje principal es atípico. Un triste chico, deprimido, con unos gordisimos problemas afectivos y con unos también gordisimos cojones, por decir algo, por los cuales es incapaz de mover un dedo por nadie. Ni por si mismo. Ello es el motor mediante el cual la serie hace evolucionar a Shinji de manera ejemplar, pero también frustrante muchas veces, por las ganas que se le quedan al espectador de ahostiar al chico a medida que toma (o no toma) decisiones.

Existen otros personajes en cuyas vidas los trastornos paternofiliales son una constante también,  pero que afortunadamente tienen contrapunto en Asuka o Misato, en principio alegres y vivarachos pero con profundos problemas también. Sin olvidar grandes tragedias como la de Kaji y Rei (como olvidar a Rei) y personajes tan misteriosos como Kaworu.

A mi hermano y a mi nos dio la fiebre por Evangelion desde el momento en que se publicó. de hecho conservamos aun toda la colección en VHS. Y en aquel momento Anno nos parecía el Dios del Anime y Sadamoto su profeta. No solo comenzamos a comprar, obviamente, el manga, si no que cualquier cacharro que tuviese un EVA en la portada se venia para casa con nosotros. Aun me acuerdo de los storyboards que pillamos en las jornadas de manga y anime de Getafe del 98, una preciosidad, que no sirve para nada, pero, ¡ey! es de Evangelion… En fin, fue una fiebre de la que nos costo salir, como todas las de aquella época. Incluso el termino Dragonbaboso, acuñado por Lazaro Muñoz, comenzó a virar al de Evababoso, para designar a los fanboys evangélicos sin remedio.

Para mi, fue probablemente la primera serie de robots gigantes que me llenó, en parte gracias a lo novedoso del planteamiento y personajes, como por su ambiente apocalíptico y bíblico, que por aquel entonces me flipaba sobremanera. Era ver un ángel en algún manga y enamorarme automáticamente de el.

Y llevo años sin volver a verla así que espero ponerle remedio en breve y volver a Tokyo-3 con Misato y los demás para ver qué se cuentan 20 años después, quizás no sea este el último artículo dedicado a Evangelion que leáis por aquí…

American Gods: de Dioses y Muertos…

Vista por fin American Gods, la serie basada en el famoso libro de Neil Gaiman, puedo decir que es una de las producciones catodicas mas interesantes y satisfactorias que me he echado a la cara en los últimos años.

Amparados por el canal Starz, quien en los últimos años esta dándonos muy interesantes ficciones, y desarrollada para TV por el propio Gaiman, Brian Fuller y Michael Green, cuenta la historia de Sombra Moon, quien tras salir de la cárcel y habiendo perdido a su esposa en un accidente, decide comenzar a trabajar para un enigmático personaje llamado Sr. Miércoles, con quien recorre el país no solo físicamente, si no también mitologicamente. Una temática muy Gaiman, quien en el libro original retoma la querencia por los seres mágicos, ya desarrollada en su obra mas famosa, y en esta ocasión genialmente trasladada a la pequeña pantalla.

SPOILERS AHEAD

Seguir leyendo American Gods: de Dioses y Muertos…