American Gods: de Dioses y Muertos…

Vista por fin American Gods, la serie basada en el famoso libro de Neil Gaiman, puedo decir que es una de las producciones catodicas mas interesantes y satisfactorias que me he echado a la cara en los últimos años.

Amparados por el canal Starz, quien en los últimos años esta dándonos muy interesantes ficciones, y desarrollada para TV por el propio Gaiman, Brian Fuller y Michael Green, cuenta la historia de Sombra Moon, quien tras salir de la cárcel y habiendo perdido a su esposa en un accidente, decide comenzar a trabajar para un enigmático personaje llamado Sr. Miércoles, con quien recorre el país no solo físicamente, si no también mitologicamente. Una temática muy Gaiman, quien en el libro original retoma la querencia por los seres mágicos, ya desarrollada en su obra mas famosa, y en esta ocasión genialmente trasladada a la pequeña pantalla.

SPOILERS AHEAD

Pequeña pantalla… que gran error llamarla así, como queriendo hacer de menos a nuestros ya enormes televisores. En los últimos tiempos puedo decir sin temor a equivocarme que mi amor por el cine se ha visto trasladado a esta mal llamada pequeña pantalla, que es cada vez mas grande en historias. Y American Gods juega en la liga de las mejores manteniendo la esencia del libro original, ampliándolo y llevándolo a un terreno visual espectacular. Y es que solo viendo los tres primeros episodios dirigidos por el británico David Slade, uno disfruta con su barroquismo y exceso, con sus colores saturados y planos imposibles, en los que el CGI ayuda a contar en lugar de entorpecer y en cuyas imágenes uno se pierde como en sueños, dejándose llevar sin remisión a un destino incierto, con lentitud pero con paso firme.

Porque el guion se toma su tiempo en desarrollar la historia, incluso se permite el lujo de no aclarar ni contar nada acerca de lo que estamos viendo, siendo para el espectador mas ansioso que no ha leído el libro un autentico tormento. Solo sabemos que Sombra comienza a trabajar para el Sr. Miércoles tras la muerte de su esposa, y que este le lleva a un alucinante viaje a través de carreteras secundarias de Estados Unidos con el único fin de ir reclutando apoyos para su causa, la cual se nos oculta desde el principio. Y uno se va oliendo que es lo que pasa, pero la serie es inteligente no contándonos todo desde el principio. De hecho, esta primera temporada basa su desarrollo en llegar a un clímax en donde se nos confirma lo que sospechábamos: Son Dioses y se van a dar de ostias.

La trama central de la serie se ve aderezada por pequeñas historias, tituladas “Somewhere in America” que nos narran vivencias y cuentos en los que la pieza central es alguno de los Dioses, en principio sin conexión entre ellas (aunque iremos viendo que no es así…) y que salpican los episodios sin una cadencia aparente, pero que ofrecen un refrescante respiro a las correrías de Sombra y Miércoles.

La trama en esta adaptación da mas peso a la historia de Laura Moon, la esposa muerta, regalándonos muchos de los momentos mas cómicos de la serie, y haciéndonos empatizar con un personaje que en un principio es prescindible e incluso aburrido y frío, pero de cuyo camino queremos saber mas, sobre todo desde que se alía con ese genial personaje que es Mad Swenney, nuestro Leprechaun favorito.

Y no puedo dejar de mencionar las geniales interpretaciones de todos y cada uno de los actores que ponen rostro a las deidades que se pasean por la pantalla. Obviando la estrella de la funcion, Ian McShane, tenemos a la maravillosa Gillian Anderson como Media, y Orlando Jones como Mr. Nancy. Los terroríficos Yetide Badaqui como Bilquis (su presentación, fagocitando sexualmente a su cita es uno de mis momentos favoritos delante de la TV de los últimos años) y Peter Stormore como Czernobog, el dios ejecutor de la maza ensangrentada, con quien sombra tiene la partida de Damas mas tensa de la historia. Todos los personajes tienen su momento de gloria, y, creedme, son momentazos. Podría nombrarlos a todos.

En fin, perderos en sus imágenes, comenzando en sus maravillosos y preciosos créditos, dejaros llevar por las leyendas de las deidades que presenta, y sufrid y reid con las correrías de los protagonistas, vivos y muertos. Disfrutad con la amalgama de referencias pop, religiosas y paganas (el momento Jesucristo es impagable).  Maravillaros con la orgía visual que supone y no os hagáis preguntas mientras la veis, solo seguid hasta el final, porque al final las respuestas llegan, y el camino merece la pena, y mucho.

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .