Terminator 2 3D

Al fin me he quitado una espina clavada durante mas de 25 años. El reestreno de Terminator 2 en 3d me ha permitido ver por fin en pantalla grande mi película de acción favorita. Y aunque no tenia muchas ganas de verla en 3d, he de decir que una vez te acostumbras al efecto, es fácil olvidarte de el y disfrutar de la que probablemente es la mejor película jamas filmada en la década de los 90. Ademas, la remasterizacion es soberbia y las correcciones de color la convierten en la versión definitiva del film de James Cameron.

Si, ya he hablado en otra ocasión de T2, y es la primera vez que duplico un tema en una entrada, pero la ocasión bien lo merece. Si en aquella entrada me centre en las sensaciones que me provoco en su día el visionado de la cinta, me centrare hoy en desgranar todos los detalles y lecturas que se pueden sacar de la segunda aventura de -Sarah Connor y compañía.

James Cameron siempre ha sido un director claro, conciso, con un lenguaje muy directo que rara vez se va por las ramas, pero es necesario reseñar lo poco que deja al azar en sus planificaciones y las lecturas que uno puede sacar de sus guiones y personajes. Conoce como nadie el medio y es capaz de tocar esos escondidos resortes que hacen que nosotros, los espectadores, sintamos en la butaca lo que el quiere.

El comienzo de la película va al grano. Los créditos son toda una declaración de intenciones y siguen poniéndome los pelos de punta gracias a la famosa música de Brad Fiedel y la posterior escena ambientada en el futuro es a la que mejor le ha sentado el paso a las 3D. El endoesqueleto de un Terminator jamas había dado tanto miedo.

La presentación de los personajes es muy rápida pero los deja perfectamente definidos y ubicados para que empiece la fiesta. Jugando con el comienzo de la primera parte nos presenta a nuestro T800 favorito y al que suponemos que va a ser el protector de John, un estilizado Robert Patrick, quien inmediatamente se enfunda el uniforme de policía ¿para servir y  proteger a John? y es que aunque la maquinaria promocional del film nos destripó quien era el bueno y quien era el malo en su día, el juego que se trae Cameron con las identidades de los Terminators es sencillamente genial. Engañándonos con ese Terminator con pinta de motero malote y con el otro enfundado en el traje de policía. Ojalá pudiese haber visto la película y llevarme la sorpresa de averiguar que no todo era lo que parecía.

Ese primer tramo en el que John Connor juega al gato y el ratón con sus perseguidores ya nos va dejando pequeños atisbos en los que James Cameron sigue presentándonos a John como un habitual de los salones recreativos y los juegos de guerra, gracias los cuales se nos hace ver su formación como cabecilla militar aun siendo solo un chaval. Lo mismo ocurre con sus habilidades como hacker (¡¡dinero facil!!) o de mecánica. Todo ello nos dibuja un John Connor ajeno al mundo real, un niño criado para luchar que no encaja en una familia adoptiva que ya de por si es disfuncional.

Me flipa este plano

Tras el retrato de John Connor y la posterior pelea de titanes en el centro comercial, asistimos a la primera set piece de la cinta, la espectacular persecución en el canal. Sigo maravillandome ante ese plano de John encima de la moto viendo el camión cayendo al canal desde el puente. Yo, como espectador apabullado pienso, ¿un camión saltando desde un puente? ¿como va a ir la película in-crescendo después de esto? pues lo hace, y de que manera.

Y es que aun 25 años después de su estreno, Terminator 2 sigue dando sopa con ondas al cine de acción moderno. En pleno 2017 pocas cintas de acción han llegado a su altura (Mad Max Fury Road es una de ellas) y es espectacular comprobar como la edad no le ha hecho ningún daño.

Mi secuencia preferida de la película, con permiso del final en la fundición, es la tensa huida de la institución mental. Sarah Connor, a la cual ya nos ha ido mostrando Cameron (impresiona verla haciendo ejercicios en su celda y verla convertida en una mala bestia tras su frágil aspecto en la primera parte) orquesta una huida imposible. El momento en el que le rompe la nariz al asqueroso celador, crudo y brutal, y verla en movimiento, cual ninja armada de una porra, inicia el discurso acerca de su aparente perdida de humanidad, que luego se acentúa en posteriores escenas.

Como decía, Cameron no deja cosas al azar, y se pueden sacar muchas lecturas de sus, en apariencia, sencillos personajes. La posterior secuencia con el divertido Doctor Silverman amenazado por la jeringuilla llena de productos químicos, sigue revelando detalles de Sarah y de su vida dentro del hospital, mostrándonos a la vigilante con el brazo roto (suponemos quien ha sido) que muestra un exacerbado odio hacia ella. De hecho, el momento en el que el T800 la lanza por los aires en los pasillos del internado, dan ganas casi de aplaudir. James Cameron abre y cierra pequeñas historias, de modo visual durante todos sus flms, que enriquecen a sus personajes y circunstancias. Su habilidad a la hora de dejar ese tipo de relatos imbuidos en el lenguaje cinematográfico, de manera sutil pero efectiva, es obra de un autentico genio.

La entrada en escena del T1000 en el rescate solo puede calificarse de tensa, y es angustioso el momento del ascensor y de la huida en coche, con el T1000, ya convertido en la viva imagen de un psicópata, persiguiendo sin descanso el coche de nuestros protagonistas. Cabe reseñar el momento en el que Sarah vuelve a caer en esa aparente falta de cariño hacia su hijo, malinterpretando John lo que parece un abrazo de preocupación con lo que es en realidad, un control de daños en el que necesita comprobar si el futuro lider militar seguirá vivo para liderar la resistencia.

El momento de respirar ha llegado. La calma se adueña de la película, dejándonos descansar un poco y presentándonos a nuestro querido Dyson, y dejando a nuestros héroes curando sus heridas y poniéndose al día. Es en esos momentos mas calmados donde conocemos algo mas del pasado de Sarah Connor como madre paramilitar, y donde empezamos a observar como John empieza a ver a su T800 como figura paterna.

Como siempre he dicho, Cameron habla en todos sus films del amor. Todos y cada uno retratan un tipo de amor, supongo que motivado por sus circunstancias personales en le momento de rodar cada uno de sus guiones. En el caso de Terminator 2, el amor entre padres e hijos queda retratado por una madre rota en dos, que debe caminar entre la disyuntiva de amar y proteger a su hijo, o prepararle para su futuro aun a expensas de que este no la entienda y de perder su infancia. En realidad es la disyuntiva de cualquier padre y madre de este mundo para con sus hijos. Mantener ese equilibro, caminar en esa fina linea que separa la sobreproteccion de la falta de cariño es algo que Cameron nos muestra con acierto milimétrico. Y como colofon, esa escena en la que las palabras de Sarah subrayan lo que ya intuimos, que una maquina se ha convertido en el referente paterno de un niño criado con deficiencias emocionales, y que supone el gran punto de inflexión de la película, humanizando al Terminator, y convirtiendo a Sarah en una fría maquina de matar sin humanidad alguna.

¿Un brazo robotico espectacular? Y tambien claridad narrativa sin palabras

Suena la música mientras Sarah se dirige a terminar con Dyson, espoleada por la ultima pesadilla que ha tenido, y el genio de Cameron se deja ver de nuevo, mezclando el tema musical de Sarah con el del Terminator, llevándonos a observara un ser humano que se ha convertido en una maquina. Sarah Connor es la primera Terminatrix de la saga, y como tal no decepciona mostrándose implacable e impasible a la hora de intentar ejecutar a Dyson delante de su esposa e hijo. Solo la presencia de John la devuelve aquello que creímos perdido en ella, y nos la muestra por primera y unica vez vulnerable en todo el metraje.

Tras convencer a Dyson con el espectacular plano del brazo del Terminator que no solo es tecnicamente genial, si no que sin palabras elimina de un plumazo la necesidad de verbalizar a Dyson el discurso para convencerle, volvemos a los tiros y las explosiones con la secuencia ambientada en Cyberdine Systems que da el pistoletazo de salida (nunca mejor dicho) a la montaña rusa final. Un final del que deberían aprender muchos actuales directores y guionistas. Un final honesto, coherente y de autentico ordago.

James Cameron aquí sigue el patrón marcado por el final de la primera parte, pero ampliado y vitaminado. Todo fluye en una orgía de destrucción incluyendo ver al T800 lanzando granadas, una persecución con helicóptero por la autopista y un accidente de un trailer repleto de nitrógeno liquido. Todo contado de manera increíble. No existen directores que sean capaces de hacer fluir algo tan gargantuesco de esa manera tan natural.

Ideas geniales como el T1000 congelado volviéndose a recomponer gracias al calor de la fundición. El oportuno escenario de un ambiente industrial en el que solo dos humanos, madre  e hijo se ven rodeados por todos lados de maquinaria, incluyendo a su perseguidor y protector, dispara poderosas sensaciones en el cerebro del espectador que a estas alturas de la película ya esta extasiado, deseoso de ver como las dos maquinas se destrozan la una a la otra en una pelea sin cuartel.

Y es que toda la secuencia final es un microcosmos que tiene de todo, peleas imposibles, persecuciones tensas, paranoia gracias a las múltiples formas del T1000… Es puro cine. Es la obra de un genio, es el culmen de un tipo de cine que ya no se hace. Y el final, que podemos decir de el, con el T1000 en una lenta muerte que parece sacada de un cuadro de Dali, contrastando con la mas tranquila del T800, con ese emocionante ultimo gesto hacia su protegido, John, que acaba de perder un padre, pero que ha recuperado a su madre, suponemos, tras haber acabado con la pesadilla de Skynet cerniéndose en el horizonte.

Y aquí es donde termina la historia de Terminator, por que el resto de la saga no merece ser reseñada porque no llega ni a la suela de los zapatos a esta genialidad, ni a nivel argumental ni de concepto. Y mientras esperamos que la siguiente incursión en este universo de manos del propio James Cameron a la producción, ayudado por Tim Miller, seguiré repitiendo visionado las veces que haga falta de la que es la mejor película de su genero, de su director, y de probablemente de mi vida.

3 comentarios en “Terminator 2 3D”

  1. Coincido. Me ocurrió lo mismo con el futuro que muestra Salvation, que yo esperaba ver ese mundo oscuro donde había guerra constante entre humanos y máquinas. Donde había lásers y donde los soldados solo salían de noche. Parece que el futuro de Salvation podría explicarse (aunque algunas contradicciones seguro que podrían encontrarse) diciendo que es algo anterior al que finalmente veríamos en los “flashforwards” de las anteriores, cuando ya los T-800 campaban a sus anchas. Aún así fue, como dices, algo que no retrata bien del todo lo que nos habían mostrado.

    Una cosa que me molesta bastante de estas secuelas es que no llevan un rumbo fijo, a veces van para un lado y otras para otro. Por ejemplo, cuando salió Terminator 3 decían que tenían una nueva trilogía pensada y los guiones casi escritos prácticamente. Pero en la cuarta todo se desechó porque habían en mente una nueva trilogía… que también se desechó para Genisys XD. En fin, han manoseado tanto las cosas que ya no se alcanza la coherencia que había entre las dos primeras ni por asomo. A ver lo que pasa con la nueva entrega (a mí tampoco me ha marcado mucho Deadpool, solo la vi una vez y punto). ¡Un saludo!

    …Volveré XD.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gran reseña. Estoy muy de acuerdo en lo de que el cine de acción actual está a años luz de maravillas como esta. De hecho, casi todo el cine de acción actual le debe muchísimo a Terminator 2, solo que las excusas argumentales son realmente pobres a día de hoy. Hoy vemos persecuciones, explosiones, gente disparando… Pero no se suele argumentar por qué, no suele haber una explicación ni una justificación para eso. Terminator 2 podía justificar todas sus escenas de acción a lo grande, pues a fin de cuentas eran dos robots los que se enfrentaban y podían hacer todas esas “virguerías”.

    Yo tuve la suerte de permanecer en su día bastante ajeno a la campaña publicitaria, y me sorprendió bastante lo que comentas, pues ignoraba que Schwarzenegger no cumpliese el mismo papel que hizo en la primera película, así que Cameron me despistó totalmente. Está muy bien estudiado eso para que, cuando vengas de la primera, quedes descolocado.

    A mí, las secuelas de Terminator sí que me gustaron, aunque opino que están en una especie de “escalón aparte” y que son harina de otro costal, pues no llegan, como mencionas, a la calidad de las dos primeras. Aún así creo que tienen cosas muy muy rescatables. Pero creo que alargar la saga tanto sin un rumbo pensado ha deteriorado mucho toda la trayectoria, pues Terminator Genisys, pese a que me entretuvo y tiene ideas que me gustan, creo que ha liado las cosas hasta un punto ya casi absurdo.

    He leído que Cameron estará involucrado (aunque no al completo, por desgracia) en las nuevas secuelas de Terminator. Un saludo y un gran artículo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Que suerte haber podido disfrutar del jueguecito de Cameron con los Terminators sin saber nada!
      En cuanto a las secuelas, bien es cierto que hay cosas rescatables en las 3. De la tercera me quedo sobre todo con que es un remake de la 2 y con escenas como la del cementerio o la persecucion de la grua, pero poco mas puedo rescatar. De Salvation me parece que fue valiente el retratar por fin el futuro pero no me parecio ni por asomo lo que Cameron nos ha contado en las dos primeras y, aunque entretenida, es una pelicula fallida por completo. De Genysis prefiero no hablar, es unicamente un juego nostalgico mezclado con un guion que no tiene ni pies ni cabeza, ademas incompleto pensando en hacer mas secuelas.
      A ver si Tim Miller se saca algo mas inspirado que Deadpool (muy gamberra y poco mas) bajo la tutela de Cameron…
      Gracias por comentar como siempre!!
      slaudos

      Le gusta a 2 personas

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .