Déjame salir

Por fin he sacado tiempo para ver la película de Jordan Pelee, que muchos enarbolan como la quintaesencia del cine de genero actual, gracias sobre todo a su “triunfo” en los Oscars. No voy a incluirme entre los que consideran que es una obra maestra, pero si que es una imaginativa y excelente muestra de cine de terror.

Son muchas veces los pequeños detalles los que diferencian algo aburrido y mil veces visto, de una mirada fresca y nueva a algo tan manido como el cine de genero. En el caso que nos ocupa, el ambiente racial, y los destellos de humor negro (como no podía ser de otro modo) son los que elevan la película a otro nivel.

SPOILERS AHEAD

Jordan Pelee juega con la percepción del mundo blanco a través de los ojos de un negro, haciéndonos ver lo ridículo y lo incomodo de muchas de las situaciones que algunas comunidades viven en su día a día.

Esa escena en la que los invitados a la fiesta sueltan las mismas frases tópicas de siempre ante la indiferencia de nuestro protagonista es un espejo de nosotros. Un poco al estilo de “no, si yo tengo amigos gays, y cuando salgo con ellos me lo paso de puta madre”. Frases sin mala intención muchas veces, pero cargadas de prejuicios e ignorancia. Una de las lecturas interesantes del guion es la de que detrás de ese “racismo”, esta escondida una admiración mal entendida que deriva en pura y malsana envidia.

Negros comportándose como blancos en una sucesión de escenas incomodas en las que no sabes que esta pasando. Una narración realmente ejemplar y una dosificación de momentazos realmente afortunada: Solo hay dos sustos realmente en toda la película, y van juntos en una especia de momento chunguisimo que deja, mas que asustado, totalmente descolocado al espectador (si, me refiero a la carrera nocturna). El resto es pura atmósfera. A ello ayuda una realización visualmente sobria y elegante

Los actores, maravillosos todos. Desde es típico amigo bocazas al estilo de comparsa graciosa, hasta la novia del protagonista, que cambia en un abrir y cerrar de ojos de la perfecta novia sin prejuicios a una pseudo-mantis despreciable. El cambo de vestuario y de peinado de ella, cosas tan aparentemente sencillas, hacen el resto. Por no hablar de los perfecto suegros, de los que uno no puede si no sospechar desde el principio, con especial énfasis en la madre, interpretada por Catherine Kenner, que destila autentico mal rollo y cuya tortura hipnótica es especialmente desagradable.

Lo mejor del film es como se cocina a fuego lento, haciéndote ver que algo raro hay, poniendo el foco en el asunto de la hipnosis pero luego, como un hábil prestidigitador, escupirte a la cara un film de terror de manual, con sangre, idas de olla y científicos locos. Es el momento en el que uno aplaude la valentía del guion y de su realización. Es maravilloso encontrarse con esa locura de los trasplantes de cerebro y sobre todo con esa huida del protagonista, que comienza atravesando con la cabeza de un ciervo a su suegro

Un final totalmente alejado de los cánones que se plantean a lo largo del lento desarrollo (nunca aburrido) pone punto y final a una de las mas estimulantes películas del ultimo año.

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .