From Hell: El S. XX nace con él…

Creo que es la primera vez que hablo de alguna obra de Alan Moore. Siendo amante del 9º arte y ferviente admirador del inglés, es curioso que no haya tenido la necesidad de comentar algo acerca de sus creaciones. Pero acabo de terminar la relectura de From Hell, su estudio acerca de los famosos crímenes de Jack el destripador, y el teclado me pide guerra.

Como si del propio asesino se tratase, Alan Moore abre en canal la sociedad londinense de finales del siglo 19 y disecciona a la plebe, a la realeza y las clases altas. Tal y como precisamente sucedió con los crímenes originales, nos lanza a la cara la miseria existente en el East End londinense. Como si de un diario se tratase, Moore nos sumerge en el relato de modo aparentemente frio, forense, como tomando distancia y, como decía, diseccionando la historia, entremezclando realidad, mito y ficción.

Pero claro, estamos hablando del que es probablemente el mejor guionista de comics vivo, y una simple recreación de aquellas convulsas semanas no habría sido suficiente para él. Así que, entre crónica y crónica, se cuela en las mentes, o en lo que podían haber sido las mentes de aquellas víctimas y la de todos aquellos que, de un modo u otro, se vieron afectados por los sucesos. Construye una trama, relacionada con la realeza y la masonería, ya apuntada por otros autores (The final solution es su exponente y referente mas claro) sobre las personas que la vivieron y sufrieron. Cuesta imaginar que los hechos sucediesen de otro modo al expuesto por el de Northampton.

La congoja se apodera del lector cuando lee acerca de la vida que sobrellevan los habitantes del East End. En particular me han removido las entrañas los momentos previos al asesinato de Elizabeth Stride. Observamos la desdichada vida de mujeres que se ven obligadas a vejarse por 3 peniques, y cuyas vidas dejaron muy atrás la felicidad y la paz. No me avergüenza reconocer que las lágrimas asomaron a mis ojos durante la lectura de dicho tramo de la obra.

Y mientras uno sufre con la vida de los personajes de WhiteChappel, a la vez se maravilla con la construcción del villano, el Dr. Gull. Si los capítulos dedicados a las prostitutas son todo corazón, los centrados en el Dr. son auténticas delicias para la mente. Ese capítulo en el que recorremos junto a él Londres, y desparrama en las viñetas sus pensamientos y filosofías, es una auténtica obra maestra dentro del propio relato. Por no hablar del último asesinato que perpetra, en el que Eddie Campbell se recrea de manera incluso enfermiza.

Y es que no se puede entender From Hell sin hablar de la tarea de Eddie Campbell. Un dibujo en claroscuros, sin detalles y casi abocetado en apariencia, pero que es muy fino en su ejecución e intenciones. Aun limitado por el ritmo de la historia y la composición cuadrada y monolítica de las paginas, nos guía con eficacia por cada secuencia y viñeta tras viñeta nos graba a fuego lo escrito por Moore.

Las ideas que contiene la obra tocan de manera directa la concepción patriarcal del mundo del S XIX ( y por qué no decirlo, del nuestro propio) y verbaliza tales ideas en boca del destripador, exponiendo una excelente teoría en el ya comentado capitulo cuarto (el del paseo de Gull por Londres) acerca de la caída de las sociedades Matriarcales del pasado y sobre la necesidad del hombre actual de mantener a la mujer callada, atada y despojada de todo poder, para revalidar la propia posición del hombre en la cima de la sociedad. El de Northampton nunca ha ocultado sus ideas acerca del feminismo y en este caso vuelve a remover conciencias con ello. ¿Actual?, hace mas de 20 años de la publicación de la obra y poco se ha avanzado en ese sentido.

Maravillosas son también las viñetas en las que el Dr. Gull “viaja” al futuro. Son viñetas que nos golpean en la cara con sus anacronismos e idealizan, aunque sea solo un poco, al asesino, convirtiéndole en un iluminado más que en un loco, pero nos permiten escuchar de su boca la opinión acerca de nuestra vida moderna. Alan Moore utiliza a Sir William como altavoz de sus propias divagaciones.

Una vez terminada su lectura, hay que paladearlo con calma y asumir, que estamos ante una de las grandes obras del ingles, y de la historieta. Y no olvidéis leer también las notas, un libro en si mismas, casi tan geniales como el propio comic, en las que desgrana el proceso creativo y las referencias que le llevaron a escribir From Hell.

 

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .