Pagué por juegos mierder

Todos lo hemos hecho. Mirando la sección de ofertas del Carrefour o del Simago, contando las pocas monedillas que teníamos en el bolsillo decidíamos comprar un juego de esos de linea barata de 795 pesetas. Y, a veces acertábamos (ahi esta el Stunt Car Racer para demostrarlo) pero en otras ocasiones, uno se daba cuenta de porque costaba tan poco aquel maldito videojuego.

– International Ninja Rabbits

Eran los tiempos en los que las Tortugas Ninja reinaban. Cualquiera quería crear sucedáneos (¿alguien ha dicho Battletoads?) y he aquí que el estudio Villa Crespo Software lo intenta con  unos putos conejos ninja. Del resultado decir mediocre es poco. Movimientos deficientes, lentitud injugable, sonido inexistente… Para que seguir. Lo malo es que las pantallas en estaticas engañaban cosa mala…

– Demon Blue

Este Demon Blue es quizás el mejor de la lista. Deudor de las clásicas videoaventuras de 8bit, basa su jugabilidad en pantallas llenas de enemigos a cual mas bizarro y en un mapeado enorme que recorrer. Horrible sonido y diseño artístico como poco desacertado completan el desaguisado. 995 pesetas mal invertidas.

– Hammerhead

Este Hammerhead de la extinta Zigurat es probablemente el peor juego de todos los que ilustran este articulo.  Espectacularmente difícil (imposible diría) con unos gráficos feos con avaricia y con una música que, si bien aun recuerdo (de verdad, la tengo grabada a fuego en el cerebro muy a mi pesar) era el horror a través de un speaker.

– Alien

Este Alien de la infame Manali, que podía adquirirse en kioskos sació mi sed de juegos a lo Alien Breed, pero gracias a Crom pude conseguir pronto la famosa obra de Team17 porque entre el CGA (ya en los 90) y el horrible control podía haber optado por tirar el PC por la ventana. Y aun así lo recuerdo con cariño. Incluso el momento de la compra en el kiosko de mi barrio esta grabado en mi memoria…

8 comentarios en “Pagué por juegos mierder”

  1. Pues mira que yo era adicto a comprar todo lo barato que tenía medianamente aspecto de aceptable, pero lo cierto es que, o yo tuve mucha suerte, o tenía pero que mucho vicio, porque recuerdo haber encontrado auténticas joyas en los cajones de saldo de Mail Soft, Discoplay, Alcampo y Galerías Preciados: ahora mismo creo que mi más feliz acierto totalmente a ciegas fue el ‘Starglider’ de Rainbird, un deslumbrante arcade/simulador de vuelo de ciencia ficción
    con gráficos vectoriales 3D (¡métidos en 128 putos KB!) cuya habitual cinta de cassette resultaba venir lujosamente embutida en un pedazo de caja de cartón enorme al estilo superproducción de Ocean o U.S. Gold (con una novela para meternos en el argumento y universo del juego de 90 páginazas) que aún hoy día sigue siendo uno de mis juegos favoritos de la época, y que aun juego emulado de vez en cuando. Pero el caso que hubo bastantes más, sin contar las joyitas que te regalaba la microhobby; sobre todo, la selección Mastertronic me hizo padre más de una vez, descubriendo matamarcianos ignotos pero excelentes para la época y el sistema como ‘Star Farce’ que probablemente jugamos yo y otros tres más en todo el planeta.

    Aunque ahora que lo pienso en algún otro caso ,como el ‘Carrier Command’, también como el Starglider de Rainbird, y también con un envoltorio de súper lujo y manuales de instrucciones kilométricos, me salió la cosa rana; no me enteré de nada y me pareció un soberano coñazo, aunque el caso que el juego estaba muy bien considerado… Quizá lo retome hoy día via emulador para Amiga o algo, ya que entonces no tenía un puto duro ni de coña para un ordenador más potente.

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que debería hacer un articulo con los saldos que si me salieron buenos, que también los había claro.
      En concreto recuerdo el Stunt Car Racer del gran Geoff Crammond, un simulador de carreras vectorial en 16 colores que era, y sigue siendo increíble.
      También recuerdo el Moonshine Racers, un típico juego de coches a lo Outrun o Lotus en el que conducías una camioneta de contrabando de alcohol evitando la policía. Me encantaba.
      Le he echado un ojo a ese Starglider que comentas y es espectacular considerando donde esta corriendo.
      Gracias por leerme y comentar !

      Me gusta

      1. Faltaría más, siempre es un placer. Recuerdo ahora otros casos de juegos de saldo pero hasta cierto punto reputados como la conversión para Spectrum perpetrada por US Gold del Kung-Fu Master, mítica recreativa, pero cuya versión para el pobre equipo doméstico de 8 colores era bastante lamentable; curiosamente y no obstante, el juego obtenía nueva vida a base de pokes, ya que existía uno que elevaba la velocidad del juego, cambiando con ello la cosa como de la noche al día, lo que tenia serios bemoles. Alguien debió haber sido despedido por sacar al mercado tamaña chapuza, pero el caso que dicha instrucción sacada de la biblia de la época (concretamente la segunda época xD) Micromania, consiguió que le echase muchas horas de agradecido vicio.

        Le gusta a 1 persona

  2. Dios, que recuerdos llenos de revistas plagadas de cds con shareware de todo tipo y lugar, algún juego, agendas de contactos y contenido sabe dios sacado de donde para los que estábamos con internet “racionado” por culpa de compartir la conexión con la línea familiar de teléfono jajaja. Qué grandes tardes descubriendo que era aquello que venía en el disco y el por qué lo incluían jajaaja.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me he reído un buen rato con el artículo. Y es que es verdad eso de que en algunas épocas, los que andábamos cortos de dinero, rascábamos de donde sea para comprar el jueguillo más barato que había. Yo la mayoría de juegos baratos/raros los compré en kioscos. Por suerte, no eran tan estrafalarios cómo los que has puesto ahí XD, pero alguno rarillo había (luego me he enterado que algunos que yo consideré extraños o “malillos” tenían hasta sus fans por algún sitios XD).

    Uno de los que menos me gustó era una aventura gráfica, Bud Tucker in Double Trouble. No lo he vuelto a probar en muchos años, pero en su momento lo puse y tardé poco en quitarlo XD. No sé decir qué era, pero al lado de las aventuras de LucasArts y tal, todo me parecía muy “chorra”. Luego igual está bien, ni idea, pero lo he tenido amontonado desde que lo compré con una revista (no traía ni carcasa ni nada).

    Y, sobretodo, lo que me comí eran muchas revistas pachangueras que prometían oro en la portada y luego no valían para nada. Compré cada revista en la época de finales de los 90, principios del 2000, que yo creo que la mitad no las conocerían ni las propias editoras XD. Que cosas más raras con las que me hacía, y qué CD’s traían cargados de vídeos extraños de Internet (que en la época era aún un desconocido para mí) o aplicaciones locas…

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .