Prometheus

15 años después de Alien Resurrección, se estrenaba la película con la que Ridley Scott volvía al universo que definió hace ya casi 40 años. No era una película de Alien, nos decían, era algo que compartía el mismo ADN, pero no era Alien. Y una mierda. Argumentalmente, Prometheus se convirtió en el que es probablemente el primer fiasco  real de la saga. Una producción que quería ser algo diferente pero que por cobardía, permaneció demasiado pegada a sus predecesoras. O al revés, quien sabe.

Seguir leyendo Prometheus

Anuncios

Lost: a lo loco

¿Un zoo? ¿Una estación submarina? Lost comenzaba una huida hacia adelante inventando locura tras locura y, aunque mucha gente dice que esto significó el declive de la serie, a mí me pareció precisamente lo contrario. Ya he dicho que las dos primeras temporadas están muy bien medidas, pero son demasiado parecidas y dan vueltas sobre lo mismo. En esta tercera los guionistas comienzan a probar cosas, lo que la convierte en algo muy irregular si, pero también muy interesante.

Seguir leyendo Lost: a lo loco

Alien Resurrección

18 años y cuatro películas. El ritmo de Hollywood ha cambiado mucho desde entonces. 1997 fue el año elegido por la FOX (5 años después de Alien³) para estrenar la que, hasta hoy, es la última secuela de la saga original de Alien. Tras muchos candidatos (Alex de la Iglesia o David Cronenberg sonaron para dirigir esta entrega), el elegido para llevar a buen puerto la nueva aventura de Ellen Ripley fue Jean Pierre Jeunet, conocido por dirigir, junto a Mar Caro, dos obras de culto del cine francés del siglo XX (Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos).

La elección justificaba el intentar un nuevo quiebro para darle a la cuarta entrega otra visión. Fiel a sus principios, la saga buscaba nuevos enfoques para evitar caer en la repetición. El elegido para dar forma al guion fue el ahora famosísimo Joss Whedon. Si el francés y el americano consiguieron firmar algo a la altura de sus predecesores, da para escribir durante días.

Seguir leyendo Alien Resurrección

Frikerio Variado VOL. 4

Dragon ball Super: Broly

La calidad que atesora la película durante su primer tercio (la historia de Freezer y los Saiyans), choca directamente con el aburrimiento supino que supone el combate final, que dura demasiado. Si hubiese sido una película de 50 minutos como las clásicas de Dragon Ball Z mejoraría una barbaridad, pero asistir a una hora de combate en el que solo hay gritos, golpes y colores sin fin es agotador.

Una serie de catastroficas Desdichas

Una estupenda serie para grandes y pequeños. Neil Patrick Harris hace olvidar al Conde Olaf de la película interpretado por Jim Carrey (y adoro a Jim Carrey…). Técnicamente preciosa y, por lo que sé, respetuosa con el material original. Y Patrick Warburton, interpretando al propio Lemony Snicket, esta maravilloso. Ya estáis tardando.

Haunting of Hill house

Se ha hablado mucho de la serie de Mike Flannagan. Yo me he encontrado con una serie excepcional y a la vez decepcionante. Durante la mayor parte de su desarrollo, el ritmo lento y el foco en los personajes le hace mucho bien, pero es al final del camino, cuando juega las cartas de liar su desenlace y dicha decisión la hace casi naufragar. Aun así la recomiendo por sus atmosferas, su terror clásico y sus interpretaciones memorables.

Batman vs. Superman

Salí escaldado de la última película de Superman. Man of steel se llamaba, y me pareció un despropósito sin pies ni cabeza, que no solo no funcionaba como película, sino que traicionaba al personaje. Por ello, he evitado durante años volver a visitar dicho universo. Pero resulta que mi hijo tenía interés en ver a los dos estandartes de DC dándose de tortas y, sorprendentemente, no he acabado tan decepcionado como en la película en solitario del hombre de acero…

Si, es una mala película, con problemas de ritmo, de tono, pero si nos ceñimos al esqueleto básico de la historia, es disfrutable.

Eso si, La Liga de la Justicia es un truño de los buenos…

Compressorhead

Un descubrimiento que he hecho esta semana en la Fundacion Telefonica, en una estupenda exposición dedicada a los Robots. Un grupo de Heavy Metal (el termino jamas encajo tan perfectamente en ningún grupo) compuesto por robots. Instrumentos reales tocados por androides. Sencillamente espectacular y  un trabajo de autentico genio de Frank Barnes.

Muy fan del guitarrista.

Glass: Lo que nos hace únicos

Sentimientos encontrados. Eso es lo que me ha producido el visionado de Glass, último film de M. Night Shyamalan y cierre de la trilogía superheroica comenzada con Unbreakable hace ya casi 20 años.

¿Me ha gustado? Si. ¿Me he aburrido? ni mucho menos. ¿Es una buena película? no estoy seguro. Glass es un film imperfecto a muchos niveles aunque, como ya sabéis los que me leéis, tengo especial querencia por este tipo de películas. Y, sintiéndolo mucho, son las que más me hacen pensar y escribir. Se acerca tocho, y SPOILERS.

Seguir leyendo Glass: Lo que nos hace únicos

Elige su Propia Aventura….

No se que opinar de Bandersnatch, la locura que Charlie Brooker y Netflix se han sacado de la chistera y de la que todo el mundo habla.

Es una propuesta encorsetada por sus propia naturaleza dual. Es tramposa, las decisiones son banales en la mayoría de los casos, u obviadas por la narración en el resto. Ofrece una falsa sensación de control pero, espera… ¿No es eso lo que precisamente nos quiere contar?

La estructura del relato de deshace con la posibilidad de elección. No hay ritmo, no hay empatia... No cuenta de forma magistral la historia. Pero, ¿no es esa frialdad y desconexion el centro de su discurso?

No interesa el protagonista, ni sus circunstancias. No simpatizamos con el, ni hay desarrollo de ningun personaje mas pero, seguimos obligandole a tomar decisiones. ¿no es lo que pasa precisamente cuando jugamos a Pacman?

Es una mala película. Es un mal capitulo y una historia reguleras. No es un buen videojuego (aunque es un error compararla con ellos). Es algo nuevo. Su discurso es solido y un reflejo de la realidad. Y funciona como destructor de la cuarta pared.

Es tosco y extraño.

Es un comienzo.