prometheus titulo

Prometheus

15 años después de Alien Resurrección, se estrenaba la película con la que Ridley Scott volvía al universo que definió hace ya casi 40 años. No era una película de Alien, nos decían, era algo que compartía el mismo ADN, pero no era Alien. Y una mierda. Argumentalmente, Prometheus se convirtió en el que es probablemente el primer fiasco  real de la saga. Una producción que quería ser algo diferente pero que por cobardía, permaneció demasiado pegada a sus predecesoras. O al revés, quien sabe.

Parece ser que John Splaits, el guionista del libreto original de Prometheus, había escrito una historia de Alien, una precuela si, pero de Alien. Había huevos, había abrazacaras, y había Xenomorfos. Pero Ridley Scott, en una interesante decisión, decidió que no le interesaba filmar aliens, que iba a apuntar a cotas más altas, hablando de temas divinos y humanos, como en sus mejores cintas. Un misterio acerca de nuestra creación, una raza superior que juega con nosotros y la relación entre creaciones y creadores. El problema principal era, que había que aprovechar el guion de Splaits, y para ello se contrató a Damon Lindelof para retocarlo.

Los huevos acabaron siendo urnas, los abrazacaras, serpientes, y los seres diseñados por H.R. Giger, desaparecieron de la historia. En su lugar, una especie de líquido negro se convertía en el mcguffin de la historia, al apuntar que los ingenieros del título original del guion (Alien Engineers) iban por ahí creando vida de planeta en planeta. Y es que aprovechar una historia con su propia coherencia interna para construir otra con diferente discurso no es tan fácil como parece, y por ello el guion final se convirtió en un batiburrillo que no sabe de que hablar. Posiblemente el original no fuese mucho mejor, pero al menos parecía no engañarse a sí mismo.

Ridley Scott estaba interesado en hablarnos de aquel famoso Space Jockey, y de la incógnita que suponía. Y eso es lo más interesante de Prometheus, pero esta tan mal ejecutado, tan mal contado, que supone una decepción de las gordas. Por otro lado tampoco era necesario. Quería contarnos una historia de Dioses que crean hombres y de hombres que crean androides, pero recicla una estructura similar a la de Alien, como teniendo miedo a separarse por completo de su mas celebrado film. Nave llega a planeta, algo sale mal, y se monta la de San Quintín por una contaminación biológica que pone en jaque a la tripulación para que finalmente una heroína salve el día. Y claro, con ese corsé autoimpuesto, no queda tiempo para tratar los temas más interesantes del guion.

Creadores y creaciones. El guion está plagado de ejemplos: David y los humanos, Vickers y su padre, Ingenieros y humanos… Me habría encantado que esa terna de tramas hubiese tenido un desarrollo a la altura de lo que planteaban. Sin el puto liquido negro de efectos tan imprevisibles como estúpidos. Contemos: Vale para deshacerte y combinar tu ADN para crear nuevas forma de vida. Vale para convertirte en una especia de zombie con superfuerza. Vale para infectarte poco a poco y usarte para preñar a alguien con un un pulpo lovecraftiano… y no sé si me dejo alguno. El líquido negro es un Deus ex machina que hace avanzar la trama a trompicones y solo sirve para plasmar en pantalla pesadillas visuales diversas que por si mismas no pueden construir un buen film.

Pero por otro lado, Prometheus ejerce en mí una poderosa atracción. Más por lo que podría haber contado que por lo que muestra. Y, por supuesto, visualmente es intachable. Los diseños originales de Giger están ahí, el magnífico mural de los Aliens, la sala de las urnas, el planeta, la propia nave, los trajes… Todo es precioso. Es una película maravillosa desde el punto de vista visual. Un diseño de producción espectacular, un buen gusto visual y de ritmo que demuestra que Ridley Scott es un maestro contando historias, aunque sean malas. De hecho, la segunda vez que la vi, me plantee bajarme una versión en ruso, para sencillamente disfrutar de las imágenes que tan bien ejecuta el inglés, para no tener que preocuparme de lo que me estaba contando.

Después de 2 horas de sinsentidos e indignaciones varias que quedaban muy bien en pantalla, lo mejor de Prometheus fue el final y lo que apuntaba: La doctora Shaw, resentida con sus creadores, decide ir a por ellos, acompañada por una cabeza de androide en una bolsa. La cantidad de imágenes que vinieron a mi cabeza imaginando la secuela fueron espectaculares. Si la secuela se dedicaba sencillamente a eso, podría ser apoteósica. Pero el concepto acabó en la basura.

Prometheus fue prácticamente una decepción global. Exceptuando fanboys que a base de carambolas intentan rellenar los agujeros de guion y concepto (hasta teorías acerca de Jesucristo he leído…) no ha habido ninguna explicación acerca de lo que sucede en la película y como encaja en el imaginario de Alien. Ni sus guionistas ni su director han mostrado interés por aportar coherencia a la historia, quizás conscientes de que no hay manera de salvar los muebles. Por eso, se embarcaron finalmente en continuar la historia, cogiendo lo mejor de Prometheus (David) y convirtiendo la secuela en una cobarde película, esta vez si, de Alien. Covenant se llamaba, pero ni mejoró, ni aclaró nada, y supuso un nuevo descalabro y un decepcionante punto final (de momento) a las correrías del Xenomorfo.

Anuncios

2 comentarios en “Prometheus”

  1. Una buena entrada con la que difiero un poco. A mí “Prometheus” sí que me gustó. Creo que es difícil argumentar que es una buena película, pero al menos tal vez sea posible argumentar que no es tan mala. A mí me pasó una cosa con esta película. No había seguido nada de su desarrollo y ni siquiera sabía que estaba unida a Alien. Aunque parezca mentira, estuve desconectado un largo tiempo que no tuve Internet y no supe nada del asunto hasta que me puse una madrugada a verla simplemente porque vi que era de Ridley Scott. Como digo, era de madrugada y aquel día estaba que me caía de sueño, no había pegado ojo la noche anterior. Puse el DVD que había alquilado pensando en ver diez minutos e irme a la cama, porque estaba que me caía, y acabé tragándomela entera de cabo a rabo.

    Tal vez fue el apartado visual, que como comentas, me pareció excelente. O quizás la historia (no me avergüenza decirlo) me tuvo intrigado.

    Eso sí, veo que es una película que para nada llega a un nivel de grandiosidad o talento como los que se muestran en la primera o segunda de la saga Alien (pero ni de lejos, vamos, hablamos de algo totalmente diferente, que juega en otro planeta, y nunca mejor dicho XD). Prometheus es algo que carece de esa inspiración, de esa chispa y de esas buenas ideas o grandiosidad que tenía la saga en sus inicios.

    Pero aún con todo eso, creo que las ideas que planteaba la película eran muy muy interesantes. El tema del líquido negro, por ejemplo, a mí sí que me llamó la atención. Incluso me recordó a la conocida teoría de la panspermia. Dentro del mundo de la película pienso que muchas de esas cosas que comentas podrían, tal vez, tener explicación. Es cierto que le han dotado de unas cualidades que le hacen ser multifacético, pero dado lo descabellado de la premisa de esta película desde punto y hora que empieza (humanos viajando al espacio para encontrar otras razas extraterrestres) no me parece fuera de lugar o que no pueda ser explicable con las reglas de la película. El resto de película, como peli de tensión en el espacio me pareció que lograba ser al menos entretenida (como digo, sin llegar a los niveles de maestría y tensión de las primeras entregas, que ya quisiera, eso sí). La escena de la máquina con la cesárea a mí me parece tan brutal como imborrable, me encantó directamente y me pareció algo genial.

    Por supuesto que por tener agujeros y fallos, los tiene, pero al menos a mí nunca me pesaron lo suficiente como para sacarme de la película. Sí que veo que, como dices, tal vez el guión bailó mucho entre dos aguas y al final no apostó fuerte por ninguna de ellas. Pero al menos a mí me pareció de lo mejor relacionado con Alien que había visto en muchos años. Sin embargo comparto contigo parte de esa sensación de que, seguramente, podría haber sido algo mucho más más grande y mejor.

    La que sí que me dejó muy muy frío y decepcionado fue Covenant. Y es que fallos y agujeros pueden tener muchas películas, pero lo que sí me parece que mata a una obra es el hacerla sin pasión ninguna, sin trasmitir nada y en piloto automático. Y es que hay escenas de Covenant donde supuestamente estaban pasando cosas “aterradoras” que, debido a la falta de tensión con que estaban grabadas y montadas, no sentí absolutamente nada. Parece mentira que el mismo Scott nos hiciera a todos helarnos de miedo con infinitamente menos medios en su peli del 79.

    ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Efectivamente, la pelicula tiene los suficientes alicientes como para resultar atractiva a muchos niveles. Lo malo de todo ello es el modo en el que esta hilado. El tema del liquido negro es muy interesante, pero lo convierten en el nuevo abrazacaras. Tenian que haber dejado Alien totalmente de lado y haberse olvidado del Xenomorfo. Y de Covenant que voy a decir… que es un producto (subproducto deberia decir) totalmente desprovisto de alma como bien dices.
      Una pena, la verdad. yo espero como agua de mayo que alguien que no se Scott coja las riendas de Alien. Es una saga que necesita sangre nueva ya mismo.
      Gracias por comentar, como siempre :)

      slaudos

      Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.