Pioneros del Manga: Importación y Merchandising

Decía en el primer artículo dedicado a la escena Manga en los 90, que las tiendas de comic tuvieron que ponerse al día a marchas forzadas. El perfil típico de Otaku en los 90 era muy activo, nervioso podría decirse, y buscaba cualquier cosa relacionada con sus mangas favoritos. No era para nada parecido al comprador habitual de comic que frecuentaba dichas tiendas.

Así que, el merchandising se convirtió en una forma de atraer a los “Dragonbabosos” a las tiendas, y la importación de artículos de lo mas curiosos se puso al a orden del día.

De Dragon Ball había de todo. Eran bien famosos los libritos de postales que publico Paneta con portadillas y dibujos del manga. 2 dedicadas a Dragon Ball y otras dos a Dragon Ball Z. De estas creo que solo tenemos tres, pero siguen a buen recaudo. Al igual que el genial Poster book, que vistió las paredes de mi habitación durante años.

Las postales publicadas por Planeta

A lo mejor no lo he contado, pero yo era un “Dragonbaboso” de manual. Era ver la cara de Goku impresa en algo y quererlo. Así que cuando vi las primeras Rami Cards, creo recordar que en la tienda de Norma Alicante, tuve que hacerme con varias. Era algo habitual en Japón, y aquí Norma aprovecho para sacar su propia colección. Aunque Planeta tenía los derechos del Manga, el Merchandising era otra cosa. Aun las conservo todas y he de reconocer que son bien bonitas. Además de la colección de Norma, hay una carta de origen japonés que os muestro mas abajo de la que me enamore nada mas verla. La compre en Crisis Comics, y la llevaba a todas partes en la cartera. Luego fueron llegando a las tiendas Ramis de otras series (incluso las tiendas hacían sus propias tarjetas), y en nuestra colección tenemos varias de Bastard!!, Shirow…

Además de las Rami Cards, descubrimos las cartas coleccionables de mogollón de series. Venían, como ya sabréis, al azar en un sobre. A lo largo de todos esos años, a Crisis Comics trajeron de todo tipo: Evangelion, Blue Seed, Dragon Ball… Muchas de ellas servían para jugar e incluían datos y puntuaciones para ello. De hecho, un tipo de cartas mas famosas, las PP cards, tenían una serie dedicada a Dragon Ball, y recuerdo gastar 3000 ptas. en un lote que incluía decenas de ellas con un álbum y una cajita para guardarlas.

Las Hero collection las habréis conocido incluso los mas jóvenes, y varias de ellas andan aun por casa. Respecto a estas conservo una carta especial, que escondía otra tras un adhesivo de color dorado que era extremadamente rara, y que, en Japón, daba el derecho a un álbum para guardar la colección. Aquí en España, claro está, me quede con las ganas.

También había unas pegatinas alargadas, que venían en un sobre de papel. De estas compramos mogollón de Dragon ball (como no) y de Yu Yu hakusho. Aun decoran varios muebles de casa de mis padres muy a su pesar.

Las pegatinas alargadas de las que hablaba…

De lo más raro que tenemos puedo nombrar un pai pai de Sailor Moon, y un avión de corchopan (si si, un avión) de Dragon ball. Llevaba un lanzador y planeaba. Creo que no sobrevivió a mi hijo. Hasta un imán de nevera tenemos de aquella época.

El material que llegaba de Estados Unidos también era de calidad y suponía una inversión mas barata, aunque mas limitada, claro. De entre todo el material que venia de allí, destacaría las Trading Cards de “U.S. Manga Corps” que incluían imágenes de los Animes mas conocidos allende los mares, o la colección dedicada a Akira. Las figuras que McFarlane Toys comenzó a sacar de la obra de Katsuhiro Otomo también merecen una mención de honor.

Pero el gran tesoro de aquella época para cualquier Otaku era el material impreso en japonés: Tankoubons y semanarios poblaban las zonas más oscuras de las tiendas. Tomos en Japonés de Dragon ball y de multitud de series (así conocimos Bastard!! por ejemplo), Shonen Jumps atrasadas y revistas Newtype. A partir de ahí surgieron empresas especializadas en importar dicho material. Pero era prohibitivo, ya que entre el precio por tomo (más de 1000 ptas.) y los gastos de envío un estudiante no podía permitirse mucha cosa. Como curiosidad diré que no hace mucho, en Crisis comics, pude adquirir una Newtype de 1995 que tenían de saldo proveniente de aquella época. Que no tendrá esa tienda en el almacén…

Era una época oscura y todo el material habría que comprarlo en sitios muy específico. Hoy en día das una vuelta por el corte inglés y puedes comprar figuras de One piece o tazas de Dragon Ball pero en aquel entonces, era complicado. Siempre recordare con cariño las excursiones a las tiendas en busca de raros artículos relacionados con los mangas que nos apasionaban.

Nota: Todas las fotos que ilustran este articulo, proceden de nuestra colección personal.

Anuncios

3 comentarios en “Pioneros del Manga: Importación y Merchandising”

  1. ¡Wow, excelente artículo! Me ha encantado todo lo que cuentas (algo de lo que no se suele hablar tanto en general en los artículos de manga o cuando se toca el tema de Dragon Ball.

    Y cuanta razón tienes en cómo ha cambiado todo. Yo vivo en un pueblo perdido del mapa donde apenas llegaba nada. Supongo que en capitales y tal habría algo más, pero aquí solo llegaban los números de la serie blanca (y posteriormente la roja) de Dragon Ball y casi que nada más… Con el tiempo trajeron Dragon Quest (“Las Aventuras de Fly”), pero no sé si en mi pueblo llegaron a sacar toda la publicación. Yo solo tengo dos o tres números.

    Respecto a pegatinas y demás, desconocía todo lo que has publicado, ‘tienen una pinta de lujo! Yo tengo unos cromos de Dragon Ball, que no sé si sabrás de que son, no recuerdo donde los conseguía. Eran como fichas de personajes, bastante grandes y eran como de cartoncillo… Vamos, del mismo material del que se hacen las cartas para jugar. Pero había tantas cosas en aquella época, que no sé dónde las conseguí exactamente.

    Le gusta a 1 persona

    1. Si, se a que te refieres. Tengo la colección completa. Eran cartas de cartón con dibujos realizados aquí en España. Te sorprendería la cantidad de mierda de Dragón Ball que conservo :D
      Daría para varios artículos.

      Yo hasta que no fui a Madrid centro y conocí las tiendas especializadas de cómic solo tenía mi kiosko de confianza, y me pasaba como a ti, que llegaba Dragón Ball, Fly, y poco más…
      Gracias por comentar, como siempre :)

      Le gusta a 1 persona

      1. Jajaja, ¡esas eran, exacto! Tengo todo el fajo de cartas aún por aquí. Aún guardo algunas cosillas de esa época, aunque no tantas. Algunos posters, las muñecogomas y poco más. Jaja, que grande, pues si vas haciendo artículos ya las iré viendo :D

        Sí, aquí igual. No llegaba casi nada. Y recuerdo que la primera vez que fui a una tienda manga ya fue estando casado y todo, o sea, que estuve muy limitado en cuanto al tema del manga, a pesar de que me llamaba mucho la atención. Como dices, ahora hay mil cosas, o tenemos Internet, que rompe fronteras.

        ¡Un saludo!

        Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.