Pioneros del Manga: Policías de la moral

Si existe algo a lo que los aficionados al manga nos hemos tenido que enfrentar siempre, ha sido a las acusaciones de ser fans de un medio que basa su impacto en la violencia y el sexo. Así, sin más.

Es algo que en aquellos lejanos años 90, era el pan nuestro de cada día para aquellos que veíamos Dragon Ball o Ranma 1/2 en la tele. Y claro, el miedo a lo nuevo aumentaba, si cabe, los odios exacerbados que medios impresos y asociaciones de televidentes mostraban contra la animación japonesa.

La primera fue Dragon Ball, que vio censuradas gran parte de las escenas en las que salía algún muslo de mas e incluso vio como el significado de muchos chistes se modificaban con el doblaje. Ranma 1/2 también fue objeto de ataques porque claro, eso de que un chico se transformase en chica, era algo que no se veía bien. Era incluso antinatural a los ojos de Dios. Aunque ahora que lo pienso, es algo que sigue pasando hoy día, espero que en menor medida.

Por suerte o por desgracia, en mi casa se compraba el periódico ABC, heraldo de la izquierda y el progresismo mas joven… disculpad la ironía. El caso es que no solo en el ABC hablaban mal del manga y el anime, pero si es cierto que en dicho diario estaban decididos a salvar a los adolescentes de esa perversión venida del país del sol naciente. Eso nos permitió, como si de una galería de los horrores se tratase, coleccionar artículos como los que ilustran estas páginas, que antes me cabreaban y que hoy me provocan alguna carcajada que otra.

Esto no se de donde salio pero hace gracieta tambien…

Si algo podemos agradecer a ABC, es su maravillosa hemeroteca, de la que podemos sacar decenas de ejemplos. De hecho, para este artículo me he documentado a fondo y he recabado una buena colección de artículos, e incluso de cartas al director defendiendo las aventuras de Goku y compañía. Desde 1992 hasta 2002, fijaos si trajo cola el asunto. De hecho, me he encontrado con tal volumen de críticas y ataques que he tenido que parar en cierto punto para no saturar el artículo.

Chapete. Es un nombre que jamás olvidaremos. Era el crítico televisivo que por aquel entonces trabajaba en el ABC. Tenía especial fijación por Bola de Dragón, y regularmente le dedicaba algún exabrupto en la sección correspondiente. Sirva la siguiente galería como ejemplo, aunque copio y pego un extracto aquí:

“… estos dibujos, demasiado animados (…) parecen sacados de la videoteca particular de Eduardo Arenas, cerebro de la secta Edelweiss“.

¡Toma ya! comparaba Dragon Ball con una secta pedofila.

Sin embargo, podíamos dar gracias de que en algunos casos se tratase de recabar opiniones más afines al mundillo, como la de Juanjo Sarto o Oscar Valiente (en el artículo lo llaman Oscar Caballero…) como ocurre en el texto dedicado a ello publicado el 22 de Marzo de 1994 en El País. Aunque no nos librábamos de las etiquetas de sexo y violencia como podéis ver.

Esto que habéis leído en el párrafo anterior no era algo habitual, porque el absoluto desconocimiento que demostraban estos medios impresos (en las noticias de TV ya no me meto) era de vergüenza ajena. Aunque lo peor era el nulo interés en adquirirlo. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Este era un articulo de los buenos. El Pais 22/03/1994

Hasta cartas al director enviamos pidiendo mas respeto por nuestra afición. Cartas que evidentemente no llegaron a ser publicadas jamás. Y es que con esas edades, a uno le dolía mucho la publicidad negativa que se daba a nuestros héroes. Publicidad que funcionaba y que, aunque nunca llego a escandalizar a nuestros padres, si que propicio alguna que otra prohibición en casa.

En nuestra casa, si bien no recuerdo que se quemasen mangas, sí que hubo alguna ocasión en la que quedaron prohibidos, aunque fue más debido a nuestro bajo rendimiento en el colegio que a opiniones externas acerca de la violencia que contenían. En concreto, varios tomos de Dragon Ball quedaron escondidos como castigo a unas notas que seguramente fueron desastrosas. De hecho, cuando íbamos a comprar comics, recuerdo entrar en casa con ellos escondidos por si acaso. De todos modos, teniendo en cuenta nuestra obsesión por el comic nipón, entiendo que preocupase a nuestros padres un poco. Y es que claro, no pensábamos en otra cosa en aquella época. Aunque si hay algo que sacar en positivo: se convirtió en el germen de la actual profesión de mi hermano.

En cuanto a los mas graciosos enemigos de nuestra afición, podíamos nombrar a las asociación de telespectadores, que desplegaban unas campañas pro-retirada de series de anime que daban sus frutos muchas veces. Consiguieron la retirada de Dragon Ball en Canal Sur.  En TV3 casi lo consiguen también, llevando el asunto al parlamento catalán y todo…

Años después, somos adultos con profesiones respetables, que criamos inclusos hijos, a los cuales enseñamos a no odiar y a resolver sus conflictos evitando la violencia, y a mirar con naturalidad su todo aquello que nosotros no pudimos. Yo, de hecho, ya he visto Dragon Ball con mi enano, ¿le estaré transformando sin quererlo en un asesino en potencia? Sinceramente, no lo creo.

Anuncios

6 comentarios en “Pioneros del Manga: Policías de la moral”

  1. Otra cosita del tema que me revienta es la cerrazón de la mente de todo censor; me gustaría saber cuántos de los que en aquella época satanizaban Dragon Ball, por ejemplo, veían la serie animada (y, de ser así, con qué ojos podían verla). Porque precisamente la serie contra la que más se cargaron las tintas fue Dragon Ball, una serie que es un canto a la amistad, a la justicia y al respeto, en la que la violencia se utiliza no como fin, sino como medio para combatir tremendas injusticias.
    Jamás en esta obra de Toriyama se ha celebrado la violencia como un juego frívolo contra el débil, sino todo lo contrario. Y clamar contra ella esgrimiendo opiniones tan peregrinas como el exceso de violencia y sexo me parece quedarse mirando el dedo que apunta a la Luna.

    En fin… es el cuento de siempre. Qué hartura me dan los “defensores de la moral”, de toda época y condición…

    ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo primero, discúlpame ya que WordPress me ha mandado tu comentario a la papelera no se porque, y no me he dado cuenta hasta ahora. Lo siento.
      En cuanto al tema, no hay mas ciego que el que no quiere ver. Si el critico en cuestion no queria ver los valores positivos, dificilmente iba a hablar de ello, porque al final, parece que lo unico que buscaban era afianzar sus ideas negativas acerca de DB, sin ni siquiera pararse a analizarlo.
      Creo que afortunadamente aquello paso, y poco rastro queda de aquella caza de brujas, aunque siempre hay ejemplos lamentablemente.
      Gracias por tu comentario!

      Me gusta

  2. Ay… Fueron tiempos difíciles para los aficionados a los “dibujitos chinos”.
    Por mi parte, puse mi granito de arena en pro de la “desdesmonización” del manganime cuando en la época aproveché para comentarle a mi profesor de ética del instituto la idea de tratar el asunto, así que se fotocopió un artículo de opinión de Juanjo Sarto aparecido en algún manga que no recuerdo, y lo comentamos en clase. ¡Henchido de orgullo estaba!
    Te lo paso, por si me permites el spam. ;)

    http://esquinadelabiblioteca.blogspot.com/2006/11/as-estamos-y-la-culpa-es-de-dragon_19.html

    Le gusta a 1 persona

    1. Claro que no me importa. De hecho muchas gracias por ello, creo que todos los que vivimos aquello recordamos ese artículo maravilloso. Yo al deshacerme de la serie roja no lo conservo así que solo puedo darte las gracias por compartirlo :)
      Saludos

      Me gusta

  3. Impecable artículo y brutalmente documentado. Me ha encantado y sorprendido muchísimo encontrar tanto documento de la época haciendo referencia a la demonización que vivimos los que seguíamos estas cosas.

    No puedo más que estar de acuerdo en todo lo que dices. Lamentablemente, me temo que es algo que pasa y siempre pasará en temas desde los que se habla desde fuera. Ocurrió con el manga, ha ocurrido con músicas como el rock, ha ocurrido con los videojuegos… y hasta ocurre cuando la gente habla de la vida del vecino de al lado sin saber. La ignorancia promueve opiniones que se basan en la nada. Yo conozco a multitud de gente aún (ya mayor, claro) que sigue teniendo prejuicios a videojuegos o manga y aún no se han dignado a probar ninguna de las dos cosas para hablar con conocimiento de causa XD.

    La censura a Dragon Ball, como muy bien has documentado y expuesto, fue brutal. Es una cosa que me da una rabia tremenda, porque se dan tijeretazos a cualquier obra según el rasero de quien quiera que tome el mando. Al final, claro, se cargan la obra.

    Yo también vi Dragon Ball bien pequeñito y, de momento, aún no he lanzado ningún Kame Hame a nadie XD.

    Yo sufrí muchísimo porque lo veía en Canal Sur y lo cortaban cada dos por tres (o lo reiniciaban). Me pillaba cada cabreo… Cuando alcanzaba de nuevo el punto de la serie donde lo habían cortado anteriormente… ¡lo volvían a cortar! El final de la serie, de hecho (la trama de Buu) jamás lo vi en televisión, lo tuve que ver en el manga. Y en anime ya lo vi muchos años después por mi cuenta.

    ¡Un saludo y excelente todo lo que cuentas, como siempre!

    Le gusta a 1 persona

    1. Anda! ¿tu fuiste uno de los damnificados en Canal Sur? Nosotros en Madrid también nos quedamos a medias, en concreto con la saga de Celula sin terminar. La saga de Buu no la he visto animada hasta hace unos meses, cuando la vi con mi hijo en casa :D
      Mis aficiones siempre han tenido ese estigma. Imagínate, me gusta el Heavy Metal y el manga…
      Efectivamente este es un país, me atrevería a decir mundo, en el que se tiende a hablar de lo que no se conoce, o de lo que se conoce solo superficialmente. Opinamos enseguida sin sin hacer juicios contrastados y así pasa. Pero bueno, eso le da un plus de atractivo muchas veces a nuestras aficiones :D
      Como siempre, muchisimas gracias por leerme y por comentar :)

      slaudos

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.