Juegos de Rol para móvil: La tragaperras del futuro

Lo he intentado. Los que me visitáis a menudo sabéis que soy un jugador clásico. El 2D es mi religión. El 3D a veces. Pero pocas veces he pasado por el aro de los juegos de móvil, nomenclatura utilizada a menudo de forma peyorativa, no sin razón, pero que aúna en realidad muchos géneros. Sé que la categoría es demasiado generalista (podrían entrar dentro el maravilloso Sword and Sorcery y conversiones como las de los clásicos de Sega) pero hoy vengo a hablar de esos juegos de móvil, si, ESOS que estáis pensando.

En concreto me refiero a los mal llamados juegos de Rol para móviles. Esos auténticos portentos gráficos, que ocupan cientos de megas de almacenamiento y que, con sus preciosos diseños, nos llaman cual sirenas desde las stores más conocidas.

Siempre he tenido una relación amor odio con los juegos de rol en general. Me atraen, pero sus sistemas de juego muchas veces me superan. Odio los encuentros aleatorios, y el farmeo. Pero es el trasfondo y las épicas historias que cuentan son las que me pueden, y las que consiguen que lo intente una y otra vez. Pocos han conseguido llegar a mi corazón, y aun así lo he intentado con algunos de los más famosos para Tablets y Smartphone.

Estos juegos han convertido la adicción en su seña de identidad. Antes, para que un juego te enganchase, debía atraerte por su historia, o conseguir que amaras a sus personajes… pero hoy en día, eso se queda en la superficie. Unos bonitos diseños (todos iguales por cierto) y unas mecánicas que te obligan a jugar.

¿Videojuegos y obligación? eso no entra en mi cabeza. No acudir cuando me llamaban mis padres a comer porque estaba viciado al Monkey Island vale. ¿Pero que sea la propia app la que establezca mi rutina de juego? por ahí no paso. Se han convertido en algo similar a las tragaperras.

Y es que ejecutar alguno de ellos y contemplar la pantalla de inicio ya agota. Decenas de notificaciones, avisos, ofertas… no sabes ni por dónde empezar, hasta que te das cuenta de que cada día que lo ejecutas, hay una serie de tareas que debes realizar para no perderte una gema gratis, una armadura nueva, o un evento especial… Y cuando has terminado, ya no te quedan ni ganas de jugar. El propio juego me ha atraído, me ha obligado a ir por donde él quería, y finalmente me ha escupido. No existe una voluntad real por mi parte de empezar a jugar. Ni un final u objetivo aparente.

Por no hablar de que subir de nivel para poder acceder a ciertos momentos o zonas es una tarea imposible sin desembolsar dinero.

De todos los que he probado, los que más horas me han hecho perder (sin gastar dinero eso sí) han sido los siguientes:

Lineage 2

Este es el más gilipollesco de todos. Técnicamente espectacular y un mundo abierto enorme, hasta que te das cuenta de que todo se basa en ir de aquí para allá por escenarios clonados matando hordas de orcos, y de que tiene un sistema para completar misiones automáticamente. Si si, como lo oyes, le das a un botón, y los personajes van haciendo las misiones solos… SOLOS sin tocar nada… absurdo.

Destiny Knights

A este si le he echado horas y reconozco que de todos, tiene el sistema de combate más entretenido. Es como el del Xenoblade Chronicles pero simplificado. Ataques automáticos, y técnicas especiales que se van recargando poco a poco y que debes lanzar estratégicamente. Pero peca de lo mismo, entras en el juego, y cuando has terminado de hacer todas las tareas que te indican, ya no quieres seguir. Por no nombrar que la historia es secundaria. Lo que importa es hacer misiones.

Pirate Tales

Ah, piratas y videojuegos, este pintaba bien. El sistema de juego era muy similar al de Final Fantasy Tactics Advance salvando las distancias. Un mapa con localizaciones, que debías conquistar, y proteger si la atacaban. Pero claro, con una historia casi inexistente, es una simple excusa para engancharte, porque al final, todo se basaba en conseguir más personajes y acudir a eventos. El sistema de combate, de simple es hasta genial, basado en quick time events. Lo bueno, es que para partidas rápidas es genial.

En fin, no negare que me han dado su buena dosis de diversión, sobre todo los dos últimos, incluso recomendare que los probéis. Pero en el momento en el que ves que la historia es irrelevante y los personajes intercambiables, empieza a caer el velo, y descubres que estás perdiendo el tiempo, que no hay un final. Que solo quieren que te enganches para comprar lo que sea que quieren que compres. Lo dicho, tragaperras.

Anuncios

3 comentarios en “Juegos de Rol para móvil: La tragaperras del futuro”

  1. Me ocurre lo mismo. De hecho, me atrevería a colgar todas esas opiniones en casi cualquier género de videojuego de móvil. Obviamente, alguna excepción habrá por ahí, pero el 90% de los juegos (e igual me quedo corto) son lo que has dicho: unas tragaperras que no tienen sentido.

    Como siempre he defendido, el contexto lo es todo, da sentido a las cosas. Y las máquinas recreativas tuvieron sentido (y mucho) en su contexto. Pero, a día de hoy, lo que hemos hecho ha sido involucionar. A día de hoy, este tipo de juegos no tienen sentido (al menos para mí, a pesar de que parece que son un éxito, a juzgar por la pasta que se deja la gente en muchos de estos juegos).

    Fíjate que pasamos, con el tiempo, de las antiguas recreativas a cosas como la PlayStation 1, donde tenías juegos como Final Fantasy VII que te podían dar hasta 100 horas de juego si te ponías a explorarlo todo y a sacar todas las tonterías posibles. Habiendo llegado a ese punto (y existiendo aún la posibilidad de jugar a estos juegos en emulador, por ejemplo, en nuestros PCs), no entiendo como hemos involucionado y volvemos a cobrar por todo. Y lo peor, no entiendo como la gente no se da cuenta.

    Leer tu artículo me ha dado un rayo de luz por ver que no estoy solo del todo o que no estoy completamente loco.

    Yo tuve una época de probar juegos de móvil, pero los dejé al tiempo, aburrido por los motivos que comentas o porque son copias de juegos que ya existían, con la diferencia de que no aportan nada en su contexto actual al mundillo. Al final sigo jugando en mi PC y el móvil para jugar no lo toco desde hace ya muchos meses. Tengo algún emulador metido en el móvil, pero ni para eso, pues con lo táctil me resulta un infierno controlar los juegos y paso de gastarme dinero en otro mando, teniendo mejor las cosas en el PC y un mando que tengo estupendo.

    Un saludo y que sea leve :-)

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola de nuevo :)
      Pues efectivamente, las recreativas son una de las razones que argumentan los aficionados a los juegos de movil cuando dicen que antes tambien pagabamos por jugar. Pero como bien dices, no era lo mismo. Las circunstancias no eran las mismas, y no existia posibilidad de jugar a algo asi en casa.
      En cuanto a los controles, soy incapaz de jugar a emuladores en el movil. Para eso tengo mi fiel PSP. Sin botones, no tiene sentido.
      Lo mas irritante de dichos juegos de movil es su falta de carisma, de construccion de personajes, de voluntad por crear algo con principio y final, que suponga un viaje para los protagonistas y, por ende, para el jugador.En todos eres un avatar generico que va por la vida cumpliendo misiones, sin evolucion, sin relaciones, sin una historia.
      Y, en realidad, es lo que le pasa al entretenimiento actual. Menos mal que hay excepciones y que aun tenemos un vasto pasado que explorar casi inabarcable.
      Gracias, como siempre, por leerme y comentar.

      Me gusta

      1. Totalmente de acuerdo. Yo también he visto eso de las recreativas argumentando lo de los juegos de móviles en algunas ocasiones y he flipado. Como bien dices, en aquella época no había nada parecido en ninguna máquina casera, NADA. Y, además, las recreativas, en aquel momento, impulsaron el videojuego como industria y como arte. Tenemos músicas como las de Street Fighter 2, por ejemplo, que son de recreativa y son una absoluta maravilla, por poner solo un ejemplo. El sonido era un pepinazo en recreativas y los gráficos (tanto técnica como artísticamente) se comían el mundillo (donde tan solo había cosas como la NES o el Spectrum por ahí).

        Y suscribo cada palabra que has dicho. Es una pena que esté así la cosa, a veces pienso que cuantos más medios hay, falta esa pequeña presión o limitación que hace que el ser humano se exprima al tope en la creatividad. Nos agarraremos, como dices, a lo bueno que queda por ahí, que no es poco :). Un saludo, compañero.

        Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.