La Historia del Heavy Metal

Hoy vengo a recomendaros un libro de historia. De la mano de Andrew O’Neill, recorreremos la cronología del estilo de música más genial de la tierra, y probablemente del universo. Desde su creación divina, hasta sus más recónditos y oscuros parajes. Y aprenderemos no solo quién o qué construyó este templo de metal, si no quien mora dentro y quién no.

Andrew O’Neill es humorista. Y además, un Metalhead de manual. De hecho, el libro trata exclusivamente de Heavy Metal. Con una especial querencia por la evolución extrema del género, y con un claro énfasis en aclarar que NO es Heavy Metal. De hecho, las carcajadas que te echas con ciertas afirmaciones acerca de grupos como Motley Crue son épicas.

Pero tanto humor no quita que estemos ante un libro perfectamente documentado y exhaustivo, que pone de manifiesto todo aquello que hace especial a este género de música seguido masivamente en todo el mundo, pero sin el favor de aquellos que deciden nuestros gustos.

Aunque el autor nos deja claro quien le gusta y quien no, toma distancia y de manera casi siempre objetiva, disecciona sus momentos y grupos favoritos. Es de agradecer el distanciamiento que otros amantes del género evitan en pos de la idolatría más absoluta. De hecho, es genial leer como eleva a los altares a Slayer, para en el párrafo siguiente, llamar gilipollas a Kerry King. Una cosa no quita la otra.

Por poner alguna pega, O’Neill evita hablar de ciertos grupos, o les dedica poco espacio. En fin, es su libro y habla de lo que quiere, pero no dedicar más que una línea a grupos como Anthrax me resulta curioso. Pero bueno, el que quiera hablar de Anthrax que escriba su propio libro, pensara él. Y es que es uno de los grandes aciertos del libro: es totalmente subjetivo. Se llama la historia del Heavy Metal, pero el grueso del texto está dedicado a los gustos del autor. El thrash metal, el death metal y el black metal están perfectamente retratados en sus páginas, sin embargo, ya llegada la parte dedicada al siglo XXI, el asunto se acelera y difumina en un rápido resumen de la situación. Esto es lógico, si tenemos en cuenta la edad del autor y sus filias, y quien quiera ver el libro como una enciclopedia metalera (tal y como su título sugiere) se verá decepcionado.

Los capítulos dedicados al Death Metal y el Black metal no solo son interesantísimos, el primero por motivos estrictamente musicales, y el segundo por asuntos más macabros, si no que son probablemente los mejores del libro. Ahí se ve lo que apuntaba antes: lo que O’neill conoce y adora, se ve plasmado en el libro, y la narración se ve enriquecida por ese amor que le profesa a dichos subgéneros. Pero también los tramos dedicados a hablar de lo que no aguanta son oro puro, en concreto el glam y el Chándal metal, llenos de chistes y burlas hacia muchos de los grupos de la época.

El libro se lee con una velocidad pasmosa. Sin darme cuenta me había cepillado 200 páginas que me parecieron 20. Las notas a pie de pagina son geniales, y generalmente ponen la nota de humor. Y son muchas, aviso. Pocas páginas hay sin notas al pie. La mayoría son inteligentes y arrancan como mínimo una sonrisa y, en no pocas ocasiones, carcajadas sonoras.

El ultimo capitulo, dedicado a profetizar de manera paródica el futuro del Metal, es un monologo en sí mismo y el capítulo más divertido de todos. Sus vaticinios acerca de Iron Maiden o Guns n’ Roses me han hecho reír de lo lindo.

En fin, como él mismo dice, si te gusta el género, es imprescindible, y si no te gusta, lo necesitas para intentar entenderlo.

2 comentarios en “La Historia del Heavy Metal”

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .