The Expanse: Hasta el infinito y mas alla

Vuelvo a hablar de The Expanse, la serie de ciencia ficción que casi se nos muere al año pasado, hasta que Amazon vino al rescate y propició la producción en curso de la cuarta temporada, aunque hoy hablaremos de la, hasta el momento, tercera y ultima temporada emitida de la serie.

He de reconocer que mi entusiasmo inicial con la serie, se diluyo con la segunda temporada, momento en el que el desarrollo comenzó a repetirse y a avanzar de manera desesperadamente lenta. Cosa que han corregido de manera extrema en esta nueva tanda de episodios, haciendo que la serie avance hasta el final del tercer libro que adapta.

SPOILERS AHEAD

Y hay que reconocer que es una decisión que ha afectado de manera positiva al relato, dividiendo esta temporada en dos partes bien diferenciadas que hacen que su visionado sea mucho mas ágil e interesante que en sus predecesoras.

The Expanse es ahora una “space opera”, con todo lo que ella conlleva. Echo de menos las tramas de Miller (estupendo Thomas Jane) que daban un toque de realismo y de futuro cyberpunk a las historias, pero The Expanse se centra ahora en contar asuntos menos mundanos y mas existencialistas.

En la segunda mitad de esta tercera temporada dejamos a un lado las tramas policíacas, los despachos y las traiciones y alianzas diplomáticas. La historia cierra su trama política y conspiratoria destapando la protomolecula y finalizando el conflicto bélico. Y abre miras y su universo mostrándonos una ciencia ficción mas pura, mas grande, existencial y ambiciosa. Y me gusta.

La producción sigue siendo soberbia. Los efectos visuales son de un nivel pocas veces visto en televisión, aunque como ya dije en su día, los actores protagonistas, en concreto Steven Strait (James Holden) y Dominique Tipper (Naomi Nagata), que son seguramente los mas limitados de todo el elenco, sacan a veces de quicio, aunque hay que confesar que han mejorado bastante. Otros, sin embargo, son perfectos para sus papeles y hacen un trabajo sencillamente espectacular, destacando a Amos Burton, un personaje aparentemente sencillo, pero complejo en el fondo, que el actor Wes Chatham interpreta con inusitada sutilidad aprobando con nota. También tenemos a una vieja conocida de Perdidos, Elizabeth Mitchell que interpreta a una pastora religiosa y a otros personajes  que ya eran geniales como Camina Drummer (Cara Gee), o el nuevo capitán de la Behemot, Klaes Ashford (David Strathairn), uno de los personajes que mas me ha gustado en estos capítulos.

El titulo ya encajaba al principio, pero se hace mas adecuado con el final de temporada que nos deja a la humanidad al borde de una expansión cósmica nunca vista. Una nueva fiebre del oro, como bien apunta Holden, con la que espero que la serie nos siga sorprendiendo muchos años mas.

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .