No diga Imposible, diga Tom Cruise

La franquicia Misión Imposible es uno de esos raros casos en los que sabes a priori que nada puede fallar. Uno recibe exactamente lo que esperaba, pero mejor. Es como volver a casa y sentarte de nuevo en tu sofa, que ya conoces, pero que no te falla, y en el que ademas, encuentras un par de euros que creías perdidos.
SPOILERS AHEAD!!

Con Misión Imposible (1996, Brian de Palma) el cine espectáculo se cruzaba con el cine de espías mas clásico en un film recordado y, sin embargo, la saga no ha evolucionado por esa línea. Es en realidad, Misión Imposible III (2006, J.J. Abrams) la que definió la mayoría de las reglas de lo que estaba por venir. En su tercera entrega, J.J. Abrams dio un lavado de cara a la saga, al estilo de su genial Alias, convirtiendo a Ethan Hunt en alguien mas humano, con pinceladas de Peter Parker (heroe a su pesar) y desde entonces todo fluye por unos derroteros ya conocidos, que no por ser siempre los mismos, dejan de sorprender.

Con bastante retraso he podido ver la última entrega de las correrías de Ethan Hunt y amigos, y he obtenido exactamente lo que me esperaba. Mas acción, mas carreras, mas de todo. Dos horas y media que pasan en un suspiro y que dejan pegado al asiento. La han comparado con Mad Max Fury road como cúspide del cine de acción. No diré tanto porque el film de George Miller está a años luz de casi todo, pero si que es una de las mejores cintas de acción de los últimos años. Con permiso de sus hermanas. Y Tom Cruise tiene mucho que ver en todo eso.

Tom Cruise se ha erigido como el héroe de acción definitivo, adelantando por la derecha a gente como Bruce Willis, Schwarzenegger, The Rock o Stallone. Un actor que nunca tuvo dicho perfil hasta que no se parapetó en el FMI. Casi reconvertido en superhéroe, nos regala con cada entrega todo lo que puede, que a sus 57 años es cada vez más. Es ver a su alter ego Ethan Hunt correr, y uno ya solo quiere seguir corriendo con él toda la película. Cada ostia que se lleva nos duele, y cada momento que salva nos hace aguantar la respiración. Porque es un profesional. Porque está trabajando para nosotros.

Mcquarrie fue una decisión extraña en la quinta entrega. No tenía el renombre del resto de autores que dejaron su impronta en la saga, pero su cine era 100% compatible con el ADN de Mision Imposible. De este modo, estas dos últimas entregas dan una sensación de unidad y homogeneidad que no tenían las anteriores. No es ni bueno ni malo, pero si que sienta de maravilla al personaje. Además, aunque su dirección pueda ser menos personal que en el caso de sus predecesores, su cine respira y su dominio de la acción, sus planos largos y descriptivos dejan en pañales a todo el cine de acción que se hace actualmente. Una elección perfecta.

En el caso de esta entrega, uno asiste extasiado a escenas demenciales como la pelea de helicópteros, y a enfrentamientos físicos deudores de Cameron en la brutal pelea de los baños. Por el camino, persecuciones por Paris a velocidad de infarto o carreras por los tejados saltando por ventanas. Todo a un ritmo tan trepidante, pero tan claro, que uno no puede apartar la mirada mientras disfruta del espectáculo.

Acompañado por la estupendísima Rebeca Ferguson, en ese personaje que casi le roba el protagonismo en la anterior aventura y que la actriz sueca interpreta con un carisma espectacular, se nos cuela el también británico Henry Cavill en un papel monolítico que genera tanta antipatía como halagos y que consigue, aun con altibajos, sobreponerse a ese villano heredado de Nación Secreta que tan desperdiciado esta aquí.

Porque, claro está, la película también tiene sus defectos. Los villanos son más discretos que en otras entregas, aunque juegan la carta de poner en peligro a la querida ex-mujer de Hunt, pero no sale tan bien como le salió a Abrams, y se echa de menos algo más de protagonismo para Benji, Luther e Ilsa que, ojo, lo tienen, pero me ha dado la sensación de que en este caso la balanza se ha ido claramente del lado de Cruise comparado con el estupendo equilibrio que existía en la anterior entrega.

En fin, problemas menores que no empañan el increíble espectáculo que nos da durante más de dos horas. De lo único que me arrepiento es de no haberla visto en pantalla grande…

Para finalizar el artículo, y con la intención de revisitar la saga en breve, dejo aquí un muy emocional ranking, que a muchos le resultara sorprendente, basándome únicamente en recuerdos de lo mucho que disfrute viendo cada película. Y cuidado, que para mi todas van de notable para arriba, no digo que ninguna sea mala. Este ranking seguramente cambiara cuando las vuelva a ver y me dé por analizarlas más allá de mi imparcialidad. O no, quien sabe. De hecho, de todas, la única que he visto más de una vez ha sido la dirigida por John Woo…

6- MI Ghost Protocol
5- MI III
4- Mission impossible
3- MI II
2- MI Fallout
1- MI Rogue nation

Matadme si queréis.

3 comentarios en “No diga Imposible, diga Tom Cruise”

  1. Un gran artículo donde tocas muchas de las claves de esta saga y que yo creo que por eso se ha mantenido a flote.

    Y muy valiente tu idea de hacer un ranking de la saga. Para nada te vamos a matar XD. El cine al final se entiende también de manera muy personal.

    Yo no me atrevería a hacer un ranking porque soy muy malo haciéndolos XD, pero sí que tengo clara una cosa, en mi opinión hay dos Misiones Imposibles. Por un lado está la primera película y por el otro todas las demás. A mí la primera me parece cine con mayúsculas (quizás el hecho de que el equipo que la creó venga de una escuela más clásica tenga algo que ver en el resultado), donde la tensión, el suspense, el guión y hasta los enfoques de los planos están cuidadísimos.

    Luego, aparte, diferenciaría las demás películas de la saga que, para nada las quiero desmerecer, pero me parece que (haciéndolo a posta) intentaban algo diferente, algo más enfocado a la diversión. Y como películas divertidas de acción me parecen una pasada. Eso sí, debo comentar que a mí, a partir de la quinta ya no me están entusiasmando tanto, aunque tal vez sea una apreciación meramente personal. Pero la 2, 3 y 4 me las he visto varias veces (aunque no tanto como la primera) y las he disfrutado a más no poder.

    A mí la 2, la de John Woo, que también me llamen loco, pero siendo algo muy diferente a la primera y teniendo unas sobradas excesivas para el espíritu que establecía la primera película, hasta me gustó a su manera y también la he visto en más de una ocasión.

    La cuarta, eso sí, me parece un espectáculo que es un no parar, no me extraña que la tengas en tanta estima, tiene secuencias flipantes. Y de la tercera me encanta el guión que tiene (que retorna un poco al suspense y tensión de la primera) y la sensación de oscuridad que impregna la cinta. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.