Iron Maiden, futbol y realidad virtual

¿Porque no The Number of the beast? ¿O Powerslave? ¿Porque hablar del que seguramente sea el disco más flojo de Iron Maiden? Corría el año 1998 y yo ya era todo un fan de la doncella. Los conocí en 1995 y, tras empaparme de todos sus anteriores trabajos, aquel año pude vivir mi primer lanzamiento de un disco de los británicos.

Guardo un cariño muy especial a esta colección de ocho canciones y a todo lo que la rodeó. Porque también supuso el disco con el que me estrene en directo con Iron Maiden. Y eso se queda grabado para siempre.

Virtual XI se estrenó un 23 de Marzo de 1998 y el día de lanzamiento estaba el primero a las puertas de la FNAC de Madrid par a hacerme con mi copia. Pero, no adelantemos acontecimientos, ya que unos días antes, el 17 de Marzo, pude asistir a un evento de lo más singular. Iron Maiden, con motivo de la promoción de su undécimo disco, disputaba partidos de fútbol allá donde fuese con la prensa y con algunos invitados de otras bandas y equipos locales. España no fue una excepción, y aquel día cualquiera que tuviese una invitación (la mía me la regalaron en los 40 principales) podía asistir a un partido de lo más peculiar. El estadio de Vallehermoso reunió a 6000 personas que pudieron disfrutar de la banda jugando al fútbol contra un equipo local, formado por jugadores como Abel Resino (Atlético de Madrid) y músicos como Molly, cantante de Hamlet, Juanjo Melero de DefConDos (os recomiendo leer su crónica del partido), e incluso Rafa Gutiérrez de Hombres G. Entre gol y gol, pude disfrutar de un fan de la doncella, mucho mayor que yo, que no dudaba en enseñar su álbum de fotos firmadas de todas las épocas del grupo. ¡Hasta tenía una foto firmada con Paul di’Anno! En fin, toda una experiencia.

Decía que el 23 de Marzo me acerque a la FNAC a por el CD. Era por todos conocido que las primeras copias tendrían portada lenticular en 3D y un poster de regalo, cosa que provocó una buena cola en la sección de música. Pero… ¡Decepción! nos dijeron que no tenían la edición especial, que no la habían recibido. Ante las quejas de todos los melenudos allí presentes, la FNAC llamo varias veces a la discográfica y, para nuestra alegría, nos explicaron que estaban de camino y que a lo largo de la mañana las tendríamos con los susodichos posters. Me fui a dar una vuelta y a las 12:30 aparecí allí para recoger el álbum. Un empleado muy majo me explico la verdadera razón de que los CD no estuviesen allí desde por la mañana: al parecer las ediciones con la portada chula se las habían repartido entre empleados, amigos y familiares de la discográfica, al igual que los posters y, ante las llamadas de quejas tuvieron que recuperar las que pudieron para llevar a los comercios. De hecho, las copias que llegaron a la tienda las trajo un chaval en una mochila y nos las entregaron (al menos a mi) abiertas, ya desprecintadas. De los posters nada se supo, pero al menos tenía el disco en mis manos.

Tras quemarlo en el reproductor de CD durante días (para desgracia de mi hermano, al cual despertaba todos los días con la melodía de Futureal) decidí que me gustaba mucho más que The X Factor. Era más directo, mas melódico, con más fuerza… sin embargo es curioso que a lo largo de los años mi percepción de los dos álbumes con Blaze Bailey se ha intercambiado por completo.

Porque mientras The X Factor me parece un álbum como la copa de un pino, Virtual XI es claramente el disco menos inspirado de Harris y sus chicos. Su inmediatez juega en su contra y sus 8 canciones se tornan insuficientes cuando apenas 3 o 4 temas quedan en la memoria.

Futureal es una síntesis extrema de Aces high. Tres minutos escasos a piñón fijo y con dobladas de guitarra por todos lados, de mis favoritas. The Angel and the Gambler fue el tema elegido como single. Lo curioso es que dicho single, duraba 4 o 5 minutos, mientras que la versión del disco dura 10. Jamás defenderé que un tema se recorte para su emisión en la radio pero con este haré una excepción. El riff simpático y repetitivo y el ambiente hard rock que impregna la canción funcionan perfectamente en su versión corta, mientras que la larga se hace bastante insufrible. Al menos el disco levanta el vuelo con Lightning Strike Twice, un tema rápido con riff sencillo y un gran estribillo y con la posterior The clansman, de la que poco más se puede decir: es el mejor tema de todo el álbum. When two worlds collide nos retrotrae hasta los 80, con esas cabalgadas de guitarra marca de la casa, y aunque se antoje perezosa, se confirma como el último destello de calidad del disco. A partir de ahí, The educated fool, Dont look to the eyes of a stranger y Como estáis amigos bajan el nivel cosa mala. Son tres temas que no son malos, pero si insuficientes (en su día odiaba The educated fool) y da rabia porque Dont look to the eyes of a stranger hubiese sido un temazo con algo más de trabajo en la progresión y menos repeticion. Como estáis amigos no llegando a ser mala, nunca me encajo como canción de Maiden, aunque hoy en día la aprecio mucho mas.

No es un disco malo, pero si el peor, para mi gusto, de los ingleses y sin embargo es probablemente uno de los que más he escuchado. Bailey encajaba como un guante en The X Factor pero en esta ocasión, todo era más forzado, como queriendo recuperar dinamismo y registros del pasado. Las canciones, bastante acartonadas no dan el pego, aunque siempre hay cosas que rescatar. The clansman es todo un clásico y aun disfruto de Futureal, When two worlds collide y Lightning strike twice. Además, la portada me sigue encantando. Esa mezcla de colores y ese Eddie orejudo de Melvyn Grant me siguen transportando a una época en la que por encima de objetividades, Maiden me hacía feliz con cada canción. Fuese buena o mala.

6 comentarios en “Iron Maiden, futbol y realidad virtual”

  1. Bueno días.
    Coincido totalmente contigo en el análisis de este álbum. Yo tenía 21 años cuando lo sacaron y también fue mi primera gira en vivo (en el velódromo de Anoeta tuve ocasión de verlos, junto a mis primos). Esperaba la salida de este álbum como agua de mayo después del X fáctor, que hoy lo considero una obra maestra pero que en su día se me hacía un poco denso, y lo escuché cien veces seguidas…ayer mismo lo llevaba puesto en el coche y no obstante, siendo tan criticado como es,a mi me encanta…no se si es el peor de Maiden, bueno, malo o regular, pero yo disfruto escuchándolo y eso me basta. Qué suerte poder haber estado ese día en Vallehermoso viendo el partido de fútbol.
    Un saludo y gracias por la crónica.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias a ti por tu comentario.
      A mí es un disco que me trae muy buenos recuerdos. 21 años tenia yo también, que coincidencia.
      The x factor es uno de mis favoritos de la doncella. Aunque en su día eche mucho de menos a Dickinson. La perspectiva que dan los años :)
      Un saludo y gracias por leerme.

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .