Frikerio Variado VOL. 12

Lords of chaos

Si digo que la película narra la historia real de Euronymous, Mayhem y Varg Vikenes, quizas no os suene de nada. Pero si os digo que es una pelicula acerca del germen del Black Metal escandinavo, la quema de iglesias en la Noruega de los años 90 y el relato de un asesinato a sangre fría, quizás os intereséis algo mas. Un ejemplo de esos que demuestran que la realidad supera ampliamente la ficción. El film esta basado en el libro Lords of Chaos de Michael Moynihan, Didrik Søderlind (aun lo tengo pendiente) y esta dirigido por Jonas Åkerlund, a quien el tema le tocaba bien de cerca, no en vano fue bateria de los mismísimos Bathory. Una película brutal, sorprendente por los hechos que cuenta, y a la vez una tragicomedia acerca de muchachos perdidos social y emocionalmente. Imprescindible.

Puñales por la espalda:

Entretenidisima actualización del clásico genero de misterio detectivesco, con un plantel de actores maravilloso y un desarrollo a la vez conocido e inesperado. Rian Johnson se aleja de la ciencia ficción y nos regala un clásico sin efectos visuales ni sables de luz. A destacar las actuaciones de Ana de Armas y de un divertido Daniel Craig. Es una película llena de detalles y de elementos que toman sentido en escenas posteriores. Un puzzle genialmente construido a pesar de algún agujero de donut argumental (el que la haya visto lo entenderá). No puedo decir mucho mas sin destripar demasiado pero merece mucho la pena verla.

Japón especulativo

Tenemos aquí una antología de historias de ciencia ficción nacidas en el país del sol naciente, desde los años 60 en adelante que muchas veces nos muestran un Japón contestatario y rebelde muy adelantado a su tiempo. Hay historias que se quedan en la memoria por su capacidad para remover conciencia y emociones. A pesar de las obvias diferencias culturales, la mayoría de ellas tienen algo que hace diana en los resortes que nos incomodan. Aun sigo dándole vueltas a varias de sus historias semanas después. Relatos clásicos, visionarios y a la vez tristemente vigentes.

Zero Theorem

Tenia ganas desde hace tiempo de ver esta especie de sucesora espiritual de Brazil de Terry Gilliam y, aunque el resultado es desigual, la película se ve con ganas, siempre que entres en el extraño mundo que plantea el ex-Monty Python. Aquí, un programador informático aquejado de una galopante fobia a relacionarse con los demás, pelea por encontrar la demostración del teorema cero, que no se mas que un mcguffin para hacer avanzar al personaje en sus relaciones con los demás. Una corporación asfixiante, un hijo del jefe exasperante y una adorable prostituta, le acompañan durante sus investigaciones. Imágenes oníricas, narraciones confusas, una extraña historia de amor y conceptos filosóficos hacen del film una agradable mezcla. Gilliam debería trabajar mas…

2 comentarios en “Frikerio Variado VOL. 12”

  1. Pues acabo de terminar de ver Lords of Chaos, y espero no le moleste que vierta aquí más o menos las mismas (y amplias) impresiones que en mi agonizante foro de Tumbaabierta (el cual por cierto les invito a todos a visitar antes de que desaparezca para siempre como lagrimas en la lluvia):

    La pelicula, aunque me ha gustado, me ha dejado sensaciones encontradas. A pesar de que el Metal es una de mis más acusadas pasiones y motores de mi existencia, nunca he estado interesado, ni me han gustado un pelo la mayor parte de las vertientes más radicales del mismo (algunas si, por otro lado) y el Black Metal noruego en concreto es algo que jamás me ha entrado. Aun así, hasta yo, como cualquier adolescente que sintió simpatía por el diablo, conocía a grandes rasgos la “historia” (o de forma más apropiadamente descrita, sarta de gilipolleces, barbaridades y mentiras) de Euronymus y Vikernes.

    Es esta una de esas cintas en las que me cuesta un tanto separar la persona del personaje, en el sentido que personajes tan despreciables como este descerebrado nazi de Varg Vikernes, al igual que otros psicópatas lamentablemente célebres como Charles Manson, considero merecen ser el mejor de los casos ser mencionados solo como lamentables errores y vestigios de una locura y estupidez a erradicar de la especie humana, y por lo demás deberían ser ignorados y olvidados, desde luego nunca elevados a la fama ni mucho menos glorificados.

    No es que sea el caso de este film eso si y desde luego, que los retrata como lo que todo apunta eran desde un mero y superficial vistazo, y cada ápice de evidencia que nos molestemos en recopilar refuerza: niñatos con, en el mejor de los casos, muchos más pájaros que neuronas en la cabeza y un discutible talento para la música, no digamos ya para razonar o meramente caminar erguidos.

    El tono presentado por la cinta de Jonas Åkerlund, para más señas batería fundador de Bathory (no es que estemos hablando así pues de una cineasta latina de Los Ángeles haciendo un remake o algo así, de algo de lo que se ve aquí el tío sabia de primera mano) desde luego, no es lo que cabria esperar. Los compases iniciales bordean o incluso abrazan la comedia, y Åkerlund rueda en ocasiones con un distanciamiento y sensación de superficialidad casi documentalista a los personajes (algunos de hecho como la fotógrafa se diría pintan poco o nada y solo pasaban por allí), para al momento siguiente pegar la cámara en los momentos más crudos y violentos. He de decir, que tal vez por ello y como pueda haberme pillado de desprevenido, la secuencia (versión Uncut de 118′, por supuesto, existe al parecer otro montaje Rated-R de 116′) del famoso suicidio de Dead, cantante de Mayhem, y eso que era lo que esperaba ver desde el mismo momento en que oí siquiera hablar del proyecto, me ha generado un mal cuerpo como hacia años que no experimentaba ante un film. Para mejor o para peor, hay que reconocerle el merito al cineasta por ello.

    Y aunque ha sido la más acusada, no ha sido la única vez que lo ha hecho. Las escenas más violentas del film, los asesinatos (y eso que no son tantos) son en todos los casos de un crudo y malrollero que deja poso, como por otro lado debe hacerlo; no eran estos tipos más que una panda de colegas (o ni eso) descerebrados que se creían unos dioses creadores de todo un submundo, siendo en realidad unos pringados con demasiado poco que hacer, y casi nada de ello bueno. Se creyeron las gilipolleces que se repetían a si mismos para acabar de muy mala manera, pero en algunos casos, mejor incluso de lo que merecían. La cinta imparte una importante lección que solo puedo lamentar que haya de ser siquiera impartida: No seas un gilipollas. Solo Odín sabe donde puedes acabar.

    PD: Otras escenas por cierto, como las quemas de iglesias, tienen un poder visual que rozan lo mesmerizante. Åkerlund sabe poner la cámara.

    Le gusta a 1 persona

    1. Una excelente refelxion sobre la peli Fran.
      Efectivamente, tras ver la pelicula y leer el libro en que se basa, la sensacion es esa: eran unos crios acomodados y aburridos. Y se retroalimentaban en sus fantasias hasta que estas les consumieron.
      De hecho, leyendo sus actuales declaraciones siguen pareciendo adolescentes retrones por completo.

      En cuanto a las escenas de asesinatos, es cierto que son muy crudas y a mi me dejo mal cuerpo especialmente la del asesinato final.

      Un documento escabroso al que no hay que dar mas importancia desde luego. Tampoco entiendo el aura de grandeza que rodea a los hechos, cuando es un ejemplo de bajeza humana totalmente absurda.

      gracias por leerme y comentar, como siempre tio.

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .