Carbono no tan Alterado

Altered Carbon es algo que ya hemos leído y visto antes. Es como una adaptación bastarda de Neuromante, cuyo esqueleto argumental toma prestado. Aquí, al igual que en la obra de Gibson, tenemos un protagonista, antaño imponente y ahora fuera de juego, que es puesto de nuevo en circulación por un magnate, que le encarga una misión. Pese a su sencillez en la trama, tan típicamente noir, y a sus muchos referentes de los que no se despega ni un ápice, es solvente e interesa inicialmente. Sin embargo la dirección, muy televisiva, y el diseño de producción, incapaz de huir de la influencia de Blade Runner, empañan un poco el impacto inicial.

 

Los primeros episodios nos desgranan ese mundo y a sus personajes, me atrevería a decir, de manera muy interesante. Me encanta como se exploran todas las posibilidades de su mcguffin acerca de los dispositivos donde se almacena el ser de las personas, contándonos pequeñas historias por aquí y por allá que engrandecen el universo en el que discurre la acción. La niña atrapada en un cuerpo de anciana, los entornos virtuales para lo que no tienen “fundas”, los duplicados… Esa inmortalidad con la que conviven los habitantes del universo de Altered Carbon, genera muchos discursos diferentes y consecuencias que el guion toca con mayor o menor fortuna. En ese sentido, se trabaja mucho ese marco que da vida al mundo que nos muestran y que adorna el clásico y sencillo guion policiaco que es el núcleo de la historia. A veces incluso, es más interesante eso que las correrías de Kovacs. Asuntos como el complejo de Dios que tienen los Mats, en especial el empleador de Kovacs, o las implicaciones religiosas y filosóficas acerca de resucitar a los muertos (genial el episodio del día de los muertos en casa de la agente Ortega) son las que dan fondo al relato que vemos en pantalla.

En relación con la ciudad en la que transcurre la acción, uno de los grandes hallazgos es el personaje de Poe, la inteligencia artificial que aloja a nuestro protagonista en su hotel “El Cuervo”. No me equivoco si digo que es el único personaje de todos con el que uno empatiza y que mejor desarrollo tiene a lo largo de la historia. Es el único que nos importa al final. Si, es muy tópico, predecible dentro de una historia cyberpunk, pero el trabajo de Chris Conner es probablemente el mejor de toda la serie. Así como su propósito y evolución. De hecho, se echan en falta minutos y desarrollo en su relación/entrenamiento con Lizzy.

Había leído muy mal de Joel Kinnaman pero su personaje requiere de esa presencia y actitud. No me ha molestado su elección lo más mínimo. Un personaje brutal pero contenido en sus sentimientos que sin embargo, están ahí. Y a ese nivel me parece que Kinnaman hace un trabajo estupendo. No negare acerca de sus limitaciones como interprete, pero las críticas que ha recibido me parecen bastante fuera de lugar. La que si me ha sacado de la serie es la Teniente Ortega. Considero que le error de casting es brutal. No me creo a esta ruda agente en la piel de Martha Higareda. Los demás secundarios en la línea de una producción de este tipo. A destacar el Takeshi Kovacs original y la sorpresa de encontrarnos a nuestro amigo Matt Frewer, antaño conocido como Max Headroom.

Visualmente, la serie es apabullante. Y aparte de la descarada inspiración tomada de la tercera película de Ridley Scott, contiene hallazgos muy interesantes. Esa comisaria ubicada en una catedral, esa estampa de nuestro pétreo protagonista cargando con su inseparable mochila de unicornios rosas, esa plasmación de los entornos virtuales… Se nota el presupuesto pero, lamentablemente, son destellos entre demasiados remedos de las calles de Blade Runner o Ghost in the Shell.

SPOILERS AHEAD!!

El problema con Altered Carbon no es que sea sencilla, típica, o que ya hayamos visto/leído historias similares. Eso es precisamente lo que me esperaba de ella. El problema es el giro argumental que da a mitad de temporada y que hace que la serie se derrumbe por completo.

Esa excusa de la villana de la función, de “te quiero tanto que te necesito para mi sola” saca del guion hasta al más pintado. En cierto punto del metraje, el guion se olvida por completo de su parte noir y se convierte en una pelea fraternal que no va a ningún sitio, y cuyo origen no nos importa lo mas mínimo. Todo lo referente a las Brigadas sucede de manera tan atropellada, que parece que los Kovacs han pasado un fin de semana con ellos nada más. Todo el esfuerzo realizado en construir el mundo en el que transcurre Altered Carbon se tambalea ante ese pasado tan de saldo. El gran problema es que ello consigue que la mitad de la temporada (¡la mitad!) sea totalmente desechable.

La trama de la investigación se tira a la basura con una resolución apresurada disfrazada de treta de los personajes. La relación con Miriam Bancroft se deshecha de manera ridícula. Se pasa de puntillas por el, potencialmente interesante, entrenamiento de Lizzy Elliot a manos de Poe... Es una subtrama especialmente afectada por esa centralización en la relación de los hermanos Kovacs. Y se resuelve convirtiendo a la chica en una “badass poser” con música pop de fondo al final. Y eso fastidia cuando llevan contándonos en varias escenas que va a ser algo especial y grandioso.

Desconozco si muchos de los defectos de Altered Carbon son debidos a cambios con respecto a la novela (si alguien de los que me visitáis la ha leído ya sabéis, comentad) pero la serie hubiese ganado muchos enteros y se hubiese olvidado del pasado de Kovacs, y se hubiese centrado en el presente. Una historia sencilla, bien contada, con este entorno, podría haber sido muy interesante. Pero es una lástima que ante tan buen arranque, todo se hunda de mala manera posteriormente. Esperemos que la segunda temporada tenga más claras las cosas y nos entregue algo mejor.

Como detalle curioso, no conocía a Brian K. Morgan, autor de la novela original, o pensaba que no le conocía. Pero he descubierto que es el escritor de dos tebeos que tengo de La Viuda negra, dibujados por ese genio que es Bill Sienkiewicz a los que tengo en alta estima y que desde aquí os recomiendo.

2 comentarios en “Carbono no tan Alterado”

  1. Pues yo en general disfrute muy notablemente de la primera temporada de esta serie, la verdad, y aunque entiendo la critica al giro con tufo incluso disimuladamente incestuoso que se adivina, yo no me aburrí en lo más mínimo en ningún momento . Y lo siento, pero visto como está la señorita, no puedo considerar a Martha (que no Cristina) Higareda error de casting en ninguna circunstancia; claro que yo la pondría hasta a interpretar a Churchill de ser necesario, a ser posible siempre ligerita de ropa. xD Madre del amor hermoso.

    Fue esta además una de las primeras temporadas de debut de una serie en las que constaté que Netflix empezaba a jugar en otra liga que a veces rallaba en el abuso. Aspecto de superproducción que se mea en el 90% de las películas de su tiempo a nivel de lujo de medios, y que el resto de plataformas se han visto obligadas a seguir, creando una burbuja presupuestaria en el medio catódico/streamero (si es que tal cosa existe) que no se yo si no acabará explotando y llevándose a más de uno de por medio.

    Eso si, totalmente de acuerdo con el personaje de Poe, aunque eso es hacer un poco de trampa y lo saben, pero no voy a culparles. Lo que si me chocó en realidad bastante a nivel argumental es que un tipo que, por mucha élite y tipo duro que fuese en su momento, tras (creo que se menciona en el guión de la serie) ” 250 años en el congelador” siga manejándose tan bien, siendo un bad ass impertérrito tanto entre los bajos fondos como la jet set, y no se haya quedado atrás en nada, como si la tecnología y el mundo en general hubiese detenido todo progreso y cambio desde el momento en el que se desarrolla esa especie de “tecnología de inmortalidad”. En cualquier caso, y aunque recuerdo que la dirección en efecto en ocasiones no narraba todo lo bien que debía, me gustó. A ver cuando llega la segunda temporada, y que es lo que ofrece.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es que a mi, en cuanto se abandona la investigación policial, el guion me empezó a parecer un refrito con infulas. No me aburri, pero si que fue un buen bajon.
      Eso si, en cuanto a la pasta que tiene la serie es alucinante. No se cuanto dinero tiene Netflix pero si que esta muy por encima de muchas peliculas que se hacen llamar de gran presupuesto. Solo por ver el espectaculo visual que supone, merece la pena tragarse la temporada entera.
      La Higareda, obviando su evidente presencia, no me acabo de llegar. Era como si no encajase ahi. Tiene una cara demasiado culebronera para mi… corregido el error del nombre, te voy a nombrar corrector del blog.
      Totalmente de acuerdo con el tema de “han pasado 250 años pero no pasa nada”. No hay adaptación del personaje, hubiese sido interesante explorar eso. Son los detalles que chirrian un poco del personaje.
      Vere la segunda temporada, pero espero que se dediquen a hacer algo mas conciso y que abandonen los rollos mitologicos del personaje, no se si las novelas van por ahi.
      Gracias again por tus comentarios y correcciones :D

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .