Señores del Caos

Congelada en el tiempo. Así ha quedado en la historia la escena del Verdadero Black Metal Noruego. Un género que murió aquel fatídico 10 de Agosto de 1993 con la muerte de su principal impulsor, Øystein Aarseth, a manos de Varg Vikernes. Como una criatura que jamás evoluciono, ni cambio, ni creció. Una foto fija en la que caben iglesias ardiendo, jóvenes confusos, asesinatos, guerras de egos y una música empeñada en ser lo más maligno que puedes escuchar sobre la faz de la tierra.

Señores del Caos (Michael Moynihan y Didrik Soderlind, 1998) es, en primer lugar, un exhaustivo informe acerca de todo lo sucedido en aquellos años en los que Noruega vio nacer un género musical maligno hasta la médula. Repleto de entrevistas con los implicados tanto en los crímenes como en la propia escena blackmetalera, dibuja un lienzo totalmente perturbador donde no tienen cabida los remordimientos, y la sociopatia está a la orden del día. Chavales de familias acomodadas, que un día decidieron ser malvados. Y se les fue de las manos.

Mayhem

Porque incluso hoy en día, leyendo las declaraciones de todos los relacionados con esta absurda historia, uno adivina las palabras de unos niños perdidos, confusos, que quieren ser pero no son. Sus declaraciones frías, llenas de una parsimonia que duele, teniendo en cuenta la falta de empatía y remordimiento que muestran, son a la vez sinceras, simples e infantiles. Incoherentes sobre todo. Jóvenes jugando a ser malos. Niños congelados en el tiempo.

El libro se detiene ampliamente en la figura de Varg Vikernes, asesino de Euronymous e ideólogo extremista en la actualidad, recogiendo declaraciones que, pese a tener bastante más trasfondo y trabajo detrás que las de sus coetáneos, no dejan de parecer incoherentes con su pasado y presente. Aun así, Vikernes es una figura magnética en su extremismo, y atractiva incluso en su obsesión por acreditar todo lo que dice. Pero es fácil encontrar las grietas de su auto justificación.

Stavkirke de Fantoft calcinada

Pero el libro no se detiene ahí y, una vez abordados los hechos, se encarga de indagar en aquellos componentes sociales, políticos y culturales que pudieron inspirar el anticristianismo y el viraje hacia el nacionalsocialismo que muchos de los implicados profesan. El esfuerzo realizado por recabar información acerca de todo aquello que el Black Metal abrazó, como el paganismo o el satanismo, es no solo esclarecedor en muchos casos, si no que es sumamente interesante. Todo ello completado por entrevistas a diferentes personas religiosas (cristianos, satanistas…) que nos ofrecen diferentes filosofías y visiones de la vida que nos ayuden a entender y trazar un origen a la mitología que inundó, e inunda, el género del Black Metal.

El asesinato de Euronymous y el alzamiento del Black Metal noruego no son más que punta del iceberg de un libro que huye de amarillismos para entrar directamente en el campo de la sociología y el estudio de las religiones. Desde el origen de la escena, hasta su expansión por Europa. Desde el odio a lo cristiano (quema de iglesias incluida) hasta la raíz de las religiones paganas. Todo tiene cabida en él para ofrecer un más que coherente y didáctico estudio que evita aleccionar, juzgar, y que no toma por tonto al lector. Hay que leerlo.

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .