Control de Plagas, Alien Breed

Conocí Alien Breed, como tantos otros juegos, en el Amiga 500 de mi amigo Javi. Si no recuerdo mal, gracias una demo que venía en alguna revista (como molaba comprar revistas que regalasen disquetes) e inmediatamente me enamore de él. Un arcade con vista cenital, ubicado en el espacio y en el que tenías que pelear contra cientos de aliens en todas sus formas (había hasta abrazacaras). No era un juego licenciado de Aliens (James Cameron, 1986) pero es, seguramente, el mejor juego basado en ella. Merecería tener el nombre oficial.

Tras conocerlo en el estupendo ordenador de Commodore, no conseguimos su versión PC hasta su publicación en la colección PC Games de quioscos. Una edición estupenda, con una caja grande y su disco de alta densidad repleto de aliens.

Alien Breed fue desarrollado por los geniales Team 17, creadores entre otros de los inmortales Worms o del maravilloso Body Blows. Afortunados fuimos los usuarios de PC de la época, que recibimos una estupenda conversión de manos de Microleague que no solo incluía la edición especial de 1992, sino que añadía nuevos niveles no vistos en Amiga. Aquí salimos ganando, por una vez al menos.

Las mecánicas eran simples. Manejábamos a un marine espacial en un mata bichos multidireccional, mientras recorríamos laberínticas localizaciones intentando no solo sobrevivir a los aliens, si no también intentando que la autodestrucción que activábamos para acabar con ellos en un momento dado, no nos alcanzase antes de que llegásemos a la salida del nivel de turno.

De hecho, por encima del acoso de los xenomorfos, la mayor dificultad residía justo en esos últimos momentos en los que, acuciados por el tiempo, debíamos alcanzar la salida antes de que la explosión acabase con nosotros. Todo ello empeorado por un tono rojizo que se apoderaba de la pantalla. Entre el tiempo, el color rojo y los pasillos laberínticos, esos últimos momentos se transformaban en autentica tensión.

Otra de las cosas interesantes que aumentaba un poco la dificultad, era que las puertas que debíamos traspasar, necesitaban de llaves que las abriesen. Llaves que estaban desperdigadas por el nivel y que, aun siendo decenas, muchas veces no eran suficientes para abrir todas las puertas, dejándonos entonces únicamente dos opciones: o bien abrirlas a tiros (con el derroche de munición que suponía) o acercarnos a un terminal informático a comprarlas. ¿Cómo? si, si, Amazon llego primero al espacio.

Era genial poder acceder a dichos terminales Intex y poder, entre otras cosas, comprar munición o llaves, acceder a nuevas armas, consultar el mapa del nivel correspondiente, o sencillamente obtener información de donde nos encontrábamos y de los objetivos que debíamos cumplir.

El famoso terminal Intex

Este es uno de esos juegos que mi hermano y yo pudimos finalizar a dobles. El ultimo enemigo, una enorme Reina Alien, nos costó lo suyo, aun a pesar de los enormes problemas que teníamos por jugar los dos en un solo teclado (no era posible que reconociese más de 3 o 4 pulsaciones simultaneas con el hándicap que ello acarreaba) pero al final pudimos decir orgullosos que habíamos terminado con la infestación alienígena. Posteriormente, Team 17 porto la tercera parte, Tower assault (1994), a MS-DOS pero a esa misión nunca llegamos a apuntarnos. Por cierto, el juego tiene una excelente conversión para iOS (aunque creo que ya no está a la venta) y Android, así que, no tenéis excusa para calzaros vuestro fusil y machacar unos cuantos bichos.

Un comentario en “Control de Plagas, Alien Breed”

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .