Fear of the Dark: una de cal y otra de arena

El noveno álbum de Iron Maiden llego tras un cambio que no gusto demasiado a los fans acérrimos de los 80. No Prayer for the Dying era una vuelta al rock más macarra de sus comienzos. Un disco lleno de riffs e inmediatez, ya sin Adrian Smith a la guitarra pero si con algunas composiciones suyas. Fear of the Dark tenía que significar algo más si los británicos querían seguir siendo relevantes en una década que daría la espalda a todo el Metal que se venía haciendo desde finales de los 70.

La primera toma de contacto del disco, su absolutamente genial portada, venia marcada por otro cambio: Eddie no estaba dibujado por Derek Riggs. Era la primera vez que otro dibujante daba su visión del sexto miembro de Iron Maiden (hoy séptimo). Y, para el que escribe estas líneas, el cambio fue todo un acierto. Eddie entraba en los 90 repleto de oscuridad (The X Factor afianzaría esa sensación) y el diseño vertical de la portada prometía algo fresco. Melvynt Grant, autor de la excelsa portada, no pudo años después superarla, ni en Virtual XI, ni en The Final Frontier.

Eran tiempos de zozobra en la nave de la doncella. Martin Birch, el clásico productor de los británicos, se pone por última vez a los mandos de la mesa de mezclas para regalarnos una producción espectacular que, sin embargo, posee un sonido mucho más apagado que en sus anteriores LPs. La creciente inestabilidad de la relación entre las dos cabezas visibles de la banda, Bruce Dickinson y Steve Harris, se refleja de manera clara en el tono del disco, que no sabe encontrar un equilibrio entre los aires “hard rock” que Dickinson comenzaba a explorar en solitario y las intenciones más oscuras a las que el bajista daría rienda suelta en el muy superior The X Factor.

Así, en los primeros cortes, encontramos temazos como Be quick or be Dead, una ametralladora que nos sorprendía con su dureza casi Thrash, la grandiosa Afraid to shoot Strangers (probablemente el mejor tema de todo el álbum), o Childhood’s End, auténtico temazo que me gustaría que rescatasen en vivo. Pero los chicos de Harris nos van dando una de cal y otra de arena, lastrando el ritmo del álbum con canciones muy olvidables como From Here to eternity (otra entrega de la saga Charlotte the Harlott que personalmente me aburre muchísimo) Fear is the Key o The fugitive, que sin ser malos temas, no están a la altura.

Y es que llegados a la mitad del disco, uno siente que no acaba de despegar. Chains of Misery, pese a ser simpática tampoco ayuda y The Apparition, que parece un ensayo del estilo que cultivarían en su decimo album, aburre, más teniendo en cuenta que no llega a los 4 minutos. Aunque a mucha gente este Fear of the Dark le parece una pseudo-resurreccion de la banda, a mi me siguen pareciendo más sólidos su predecesor y su sucesor, mucho más cohesionados e inspirados.

En el tramo final, a pesar de esa cosa llamada Weekend Warrior en la que parece que tratan de emular a Angus Young y los suyos sin ningún acierto, nos regalan una maravillosa Judas be my Guide y su inmortal Fear of the dark, inamovible en sus shows en directo desde hace casi 30 años. Ya solo este tema, deja la sensación de haber escuchado un discazo. Es lo que más rabia da, que tiene increíbles obras maestras enterradas entre temas que parecen de relleno. Pese a no ser malo, le sobran canciones y da la sensación de perezoso. Quizás una duración de 8 o 9 temas habría sido mejor elección.

Puede que Fear of the Dark tenga el estigma de estar entre dos obras que poco o nada tienen que ver, y por eso arrastra esa bicefalia que descoloca. Y es que es necesario recurrir a No prayer for the Dying y The X Factor para definir este irregular Fear of the Dark, un disco hijo de una etapa convulsa en el seno de la banda que en manos de otros, podría haber significado un auténtico desastre. Sin embargo, su portada y sus muchos temazos incontestables, ayudan a que la sensación al recordar este álbum sea la de un mas que satisfactorio cierre a una irrepetible epoca en la longeva carrera de los ingleses.

2 comentarios en “Fear of the Dark: una de cal y otra de arena”

  1. La verdad que, si bien en mi mente está situado como el ultimo gran disco de Maiden, es cierto repasando la lista de temas que la mitad prácticamente ni los recuerdo, siendo la otra mitad temas inmortales cuyo titulo mi cerebro no lee, si no que directamente canta.

    La portada en efecto también es mítica y para mi de las más celebradas y recordadas de la carrera de los británicos, no en vano una bandera de la misma cubrió durante años mi stack formado por cabezal Peavey Supreme + pantalla 4×12 de Marshall, y adornó el pupitre de mi instituto en una reproducción en la que recuerdo haber echado el resto, pero que a pesar de forrarlo incluso con tiras de celo fue despachado por el personal de limpieza con la mismo falta de piedad que el resto de garabatos de las otras mesas. Bárbaros.

    Ah, la doncella. Formó una parte inequívoca de la banda sonora de nuestra adolescencia, y no puedo ser del todo imparcial, me temo, con ellos y otros cuantos. Irregular, en efecto, pero discazo, aunque solo sea por los apabullantes 4 o 5 singles que contiene.

    Le gusta a 1 persona

    1. Al final con Maiden, siempre puede la calidad de los buenos temas. Incluso los malos, son temas que otras bandas matarían por componer.

      Fear of the Dark se me hace algo largo por eso, porque el contraste es muy evidente.

      En cuanto a la portada, siempre la recordare por ilustrar mi primera camiseta “jevi” :D

      Gracias por el comentario!

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .