Dragon Ball: Ahí empezó todo…

1990, Agosto, Alicante. Dos hermanos ven la tele tras haber pasado una mañana en la playa. En una parada al llegar al “Canal 9”, una imagen se graba en sus retinas: Un niño con los pelos de punta, rabo y un palo en la mano se dedica a repartir tollinas a varios enemigos antropomórficos. Este es el momento en el que la vida de dos personas da un vuelco. Llamadlo reset, Alfa, Omega, Renacimiento o como queráis, pero a partir de ese momento, la vida ya no será lo mismo.

El profundo trauma de ver unos dibujos en la tele dedicados a las artes marciales (por aquel entonces nos encantaban las películas venidas de Oriente) nos abrió un mundo nuevo. Sin embargo todo lo bueno se acaba, y cuando las vacaciones terminaron, volvimos a Madrid con un puñado de episodios en la memoria, pero ninguna esperanza de volver a ver a aquel niño que hablaba en valenciano.

Pero el destino hizo que Telemadrid, un año después comenzara la emisión de Bola de Dragón, y ahí fue cuando caímos definitivamente en las garras del frikerio mas absoluto.

Cuantas cosas podría escribir acerca de Dragon ball. Las aventuras de Gokuh era el gran momento del día. A las 20:30, después de cenar (intentábamos que mi padre nos hiciese la cena antes para poder verlo tranquilamente) disfrutábamos de esos 20 minutos de anime, en el que Gokuh se las veía con enemigos cada vez mas absurdos: Desde Yamcha a Pilaf,  pasando por un androide con cara de Terminator o Tao-pai-pai. Asistir a los torneos de artes marciales, deseando que Krilin pegara una paliza a alguien y que el Maestro Tortuga empezara a babear mientras miraba a Bulma era algo que no nos queríamos perder por nada del mundo.


Sin darnos cuenta, aquello nos estaba transformando, el manga entro en nuestras vidas por la puerta grande y, en el caso de mi hermano, fue el detonante de su vocación, y de su actual profesión. Porque no solo veíamos la serie; dibujar a Goku era algo que podíamos estar haciendo durante horas. Aun conservo todos y cada uno de los dibujos que hice en aquellos años. Cuesta pensar que tengan mas de 20 años ya.

La historia posterior fue de lo mas lógico. Del anime pasamos a comprar la serie roja del manga. Cada 15 días devorábamos nuestra ración de Akira Toriyama (por aquel entonces enfrascado en la saga de Célula). Comenzamos con el numero 18, y mas tarde el completismo hizo que la serie blanca fuese el siguiente objetivo, aunque finalmente solo conseguimos completar la serie cuando se reeditó en tomos similares a los japoneses.

Tras aquello, todo lo que vino después es bastante predecible. De Dragon Ball pasamos a comprar otros mangas (Appleseed, 3×3 Ojos…) y a conocer la famosa ruta de librerías de cómics de Madrid (había que conseguir números atrasados). Esas tiendas de cómics eran el paraíso para nosotros. Cantidades ingentes de merchandising vaciaban nuestros bolsillos. Rami-cards, pósters, figuritas… ¡Hasta un avión de corchopan de Goku y compañía!.

Pero no todo era coleccionismo: Gracias a Dragon Ball puedo decir que conocí a uno de mis mejores amigos. Aun me parece increíble que sigamos hablando de Dragon Ball tras tantos años.

Hoy día, 20 años después de haber conocido a Gokuh, mi hermano y yo aun no hemos podido escapar de la que es nuestra mayor afición. Coleccionar cómics es al final, un modo de vida, y Dragon ball fue el punto de inflexión que nos hizo llegar a ser como somos actualmente..

¡Vamos con afán!

13 comentarios en “Dragon Ball: Ahí empezó todo…”

  1. Qué grande es Dragon Ball. Y qué impresionante también tu historia con esta serie. Me he sentido muy identificado con tus palabras, pues me ocurrió, en lo esencial, lo mismo. Goku me cambió de una manera tremenda y para mí nunca habrá manga o anime como este. Los he visto muy buenos y los he visto con más calidad en muchos apartados, pero lo que me provoca Dragon Ball a nivel personal no lo va a poder provocar ya ningún otro. Y es que los que vivimos esto en aquellos días, pienso que estuvimos en una época y en un entorno donde la llegada de este manga/anime significó algo inigualable. Hoy día es muy difícil lograr un impacto así porque, precisamente, estamos rodeados de miles de estímulos, miles de opciones, y la sociedad casi no se sorprende con nada.

    Una de las mayores cantidades de dinero que me he gastado en mi vida ha sido con la Serie Blanca (la cual no pude completar porque me faltaron unos pocos de los primeros números, ya que empecé a coleccionarla tarde) y la Serie Roja (de la cual me quedaron por conseguir los últimos). ¡Pero cómo los disfruté! Se me iban las horas y las horas por las tardes, tirado en el suelo de mi habitación o en mi cama, releyendo el cómic de aquella semana una y otra vez. Admiraba los dibujos, me deleitaba en los detalles de los diálogos… Se me podían ir las horas con un cómic en las manos y ni me enteraba.

    Tremendo, por cierto, como impactó en tu vida (o la de tu hermano) la serie. Yo también guardo la gran mayoría de dibujos (o incluso cómics) que hacía de Goku en aquella época. Y últimamente he vuelto de nuevo al dibujo como pasatiempo (algo que tenía abandonado desde la infancia prácticamente). Aunque antes dibujaba como podía y ahora estoy leyendo libros de dibujo, etc… Y debo reconocer que lo que más me atrae es dibujar manga. En fin, supongo que la vieja influencia de Dragon Ball nunca va a dejarnos.

    En cuanto a Dragon Ball en sí, como obra, me parece una maravilla de principio a fin. El manga (aparte de que tiene el privilegio de ser lo original y lo realmente canónico, por así decirlo) siempre me pareció superior al anime. Aún con todo, el anime también me encanta hasta niveles desorbitados. Quizás no soy imparcial, no lo sé, pero me vi todo el anime el año pasado entero y me sigue provocando sensaciones que no he hallado en ninguna otra serie.

    ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. En nuestro caso Dragon ball es el punto de inflexión de nuestras vidas.
      Efectivamente es irrepetible porque sucedió en una época diferente, y precisamente es por eso por lo que aún hoy es relevante. Nadie hubiese creído hace 30 años que seguiríamos viendo juegos y series nuevas de la obra de toriyama.
      El manga original es también mi debilidad. El anime nos descubrió la serie pero el manga es lo que terminó de conectar conmigo.
      Como bien sabes, volví a ver la serie con mi hijo hace un par de años, cosa que no había hecho desde que la emitieron, y fue una experiencia increíble, hay mucho de emocional en su visionado.
      Hace mucho que no dibujo a Goku quizás tenga que hacer como tú y recuperar los lápices para emular a Toriyama.
      Gracias por comentar y leerme, como siempre!!
      PD: recuerdas que un día hablamos de Matrix y los artículos que le dedicaban en la fotogramas? Estuve en casa de mis padres y encontré varios artículos (sobre todo de reloaded, pero no pude revisar mucho más en mi estado actual) y, aunque ahora no puedo ponerme a escanear si que puedo hacerte llegar unas fotos de los mismos. Si quieres, las subo y las comparto en Dropbox y los pongo por aquí.

      Le gusta a 1 persona

      1. Pues muchísimas gracias, hombre, no tenías por qué y menos en tu estado. Ahora hasta me sabe mal. Pero si no te es mucha molestia y los quieres subir, servidor se los leerá de principio a fin :-D. Pero solo si no te va a fastidiar más. ¡Nuevamente muchísimas gracias! Es un gran gesto de tu parte y más en estos tiempos que corren. Cualquier cosa en la que pueda ayudarte o necesites, o yo tenga y te interese, solo tienes que decírmelo.

        Por cierto, te lo comento por si acaso te interesase, hace poco escaneé toda la sección de “El Rincón de Goku” de todos los números de la Serie Blanca que tengo. Ha sido una gran experiencia leerlos, porque se ve el ambientillo que había en la época, cómo la información era muy difusa en aquellos días y cómo había una pasión desmedida.

        Lo de que hubieses visto la serie con tu hijo, como te comenté, me parece admirable y una pasada. Es genial reivindicar estos clásicos y, sobretodo, en un mundo que va a toda pastilla, me sorprende para muy bien el que hayáis sacado tiempo y paciencia para ver todo el anime.

        Te animo a, cuando puedas, volver a convertirte en Toriyama XD. Yo estaba muy oxidado y, además, me he dado cuenta de que no sabía absolutamente nada de dibujo realmente. Pero bueno, intento mejorar, poco a poco, como hobbie, más que nada, pero es algo que he querido retomar porque, con las prisas de la vida, había olvidado lo mucho que me gustaba. ¡Un saludo!

        Le gusta a 1 persona

      2. No es molestia hombre, te dejo el enlace de la carpeta. Las fotos podrían ser mejores pero cuando termine con la baja me pondré a escanearlo en condiciones. A ver si este domingo encuentro alguna revista mas. Los ficheros están sin renombrar, pero la numeración del fichero permite verlos en orden. Cualquier cosa me dices.
        De todos modos, en mi blog, en acerca de mi, está mi correo electrónico, por si quieres escribirme y así estás cosas nos las vamos pasando por mail :)

        https://www.dropbox.com/sh/z98qq7d268j96n4/AAC17h7UThhdFZurZeez1bgwa?dl=0

        Un saludo

        Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .