El Origen de Las Tortugas Ninja

Hoy, volvemos a tener el privilegio de albergar otra colaboración con  J.C. Hidalgo, autor del estupendo blog Dibujando con Palabras y escritor del libro Historias para leer en el W.C. Esta vez toca volver a las alcantarillas a comer pizza:

Las tortugas ninja son sobradamente conocidas a día de hoy y forman parte del acervo cultural deuna generación. Pero en su momento, ver unos reptiles dando saltos de edificio en edificio, con una dieta basada en pizzas, fue todo un impacto en nuestras mentes.

Voy a dar sentado que todos los aquí presentes las conocemos y así ir directo al grano, porque odio los artículos cuyas presentaciones son más largas que el propio contenido. La cosa es que, analizándolo objetivamente, que cuatro tortugas humanizadas vayan a lo ninja y luchen contra robots, parece el resultado de una jornada demasiado alargada de brainstorming, o de un consumo desmesurado de peyote.

Probablemente ambos.

Así que me puse a indagar en su historia, y lo que encontré me sorprendió, y me hizo entender que aquella adaptación del cine de 1990 que consideraba errónea, era mucho más correcta de lo que yo creía. Lo que poca gente sabe es que no empezaron como dibujos, sino como un cómic de un solo número publicado en 1984.

Todo comenzó cuando un par de jóvenes aficionados a los cómics, llamados Kevin Eastman y Peter Laird se conocieron y, al darse cuenta de que tenían en común su afición por los cómics y el deseode crear el suyo propio, decidieron juntarse para hacerlo. ¿Las Tortugas Ninja? Pues no; se dedicaron a otras cosas.

Pero en una de esas tardes, uno de ellos, por divertirse un rato y liberar tensión de trabajo, le dio por tontear y acabó por tener una tortuga pequeñaja, con nunchakus y máscara, sobre el papel. La tontería les hizo gracia y continuaron el chiste haciendo más tortugas guerreras. Una cosa llevó a otra y acabaron con varios dibujos de tortugas ninja. Dicen que esa disonancia entre la lentitud delas tortugas y la agilidad característica de los ninjas, les pareció muy graciosa y pensaron que quizá podría ser un buen concepto sobre el que trabajar. A partir de aquí se dedicaron a darle vueltas y lo desarrollaron, con la idea de hacer un cómic de un solo número.

¿Esta es toda la historia del origen de las tortugas? No. Como todo buen artista, no sacaron las ideas de la nada, y han declarado que la influencia de sus cómics favoritos se abrieron paso en el desarrollo creativo, como el Ronin de Frank Miller. Pero la mayor fuente fue la que recibió de Daredevil. Por ejemplo, este recibe sus poderes tras caerle encima unos productos tóxicos que (en lugar de producirle un tumor) le da poderes, mientras que las tortugas mutan por chapotear en unos líquidos mutágenos. Splinter, el maestro de las tortugas, es un homenaje al profesor de Daredevil, Stick. Murdock combate a The Hand, y las tortugas al clan del pie.

Luego llegó una cosa que para los que creamos historias puede ser una kryptonita: dar nombres a los personajes. Inicialmente les querían poner nombres japoneses, pero no les acababa de gustar cómo sonaba, así que sacaron los nombres de un libro sobre artistas del renacimiento; no, no es que fueran aficionados a estos artistas y los quisieran homenajear, simplemente usaron sus nombres. El nombre de Shredder, por otro lado, sale de una ralladora de queso, porque Eastman decía que eso, en malas manos podría ser un arma muy poderosa.

Kevin Eastman firmando rayadores de queso. En serio

Con todo esto, hicieron su one-shot, el cual financiaron con dinero que sacaron de dónde pudieron;una devolución de impuestos del gobierno, el total de 200 dólares de la cuenta de Laird y 1.300 dólares que les prestó el tío de Eastman. Con esto consiguieron los suficiente para editarlo y publicitarlo en el Comic Buyre’s Guide Magazine y consiguieron vender las 3.000 copias que hicieron (recordemos que era 1984, el mundo era analógico y no existía internet). Tuvo tanto éxito,que con lo ganado hicieron una segunda edición de otras 6.000 unidades que vendieron con igual facilidad.

Es en este cómic, en el que cuentan su origen y vemos como las cosas no son como nos muestran en la serie de dibujos, sino acorde a la película, o dicho de otro modo, la película se basó en el cómic original. Por ejemplo, mientras que en la serie animada el maestro de las tortugas era la mutación en rata de un maestro ninja llamado Hamato Yoshi, en el cómic, Splinter siempre fue la mascota rata de Hamato. El destino de Hamato es diferente y más dramático, ya que es asesinado a manos de Oroku Saki por una venganza. Por otro lado, las tortugas, actuando como vigilantes, son más violentas y agresivas, y no dudan en derramar sangre, cosa que en los dibujos no pasa.

Tras el éxito del cómic, se dieron cuenta de que el tema podía ser estirado un poco más, así que hicieron un segundo número que se vendió igual o mejor que el anterior. Para que veas como está el asunto, el primer número, que en su momento se vendía por 1,50 dólares, lo he visto en Ebay a varios precios, desde 100 dólares a 79.950 dólares. Sin embargo, estos primeros números no fueron hechos para un público infantil, sino para un público más adulto. Como ya he comentado antes, las tortugas mataban a sus adversarios, había sangre, y algunos tacos que otros. También estaba el vigilante con la máscara de hockey que golpeaba sin piedad a los delincuentes, el cual salía no aparecía en la serie original, y muchos nos preguntábamos quién narices es ese tío cuando lo vimos aparecer en la película.

Pero cuando entró en juego la opción de hacer la serie, y todo lo demás, en 1986, querían llegar a un público más joven, así que tuvieron que aflojar un poco y reducir todo lo de mal gusto. Así, los miembros del clan del pie eran robots (recordemos que en la película no lo eran) y se crearon las expresiones “Turtle power!” y “Cowabunga!” para sustituir las malas palabras que decían originalmente.

Otro de los cambios fue el aspecto. El cómic original era en blanco y negro, aunque la portada lucía las tortugas luciendo máscaras rojas; la única manera de distinguirlas era por las armas. Al pasarlas a color, decidieron darles diferentes colores como otra forma de distinguirlas.

Adicionalmente, se puede encontrar una versión narrada de los dos primeros cómics en estos link, eso sí, en inglés.

Por supuesto, la historia de las tortugas no termina aquí, continúa con todas sus apasionantes aventuras en concesiones, los dibujos, películas y etceteras, pero eso lo voy a dejar, porque lo que quería relatar era el origen, y eso, ya lo he cubierto.


Fuentes:

Revista Heavy metal

The Week

Kidzworld

Mentalfloss

The ringer

2 comentarios en “El Origen de Las Tortugas Ninja”

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .