Una Historia Interminable de Amor por la Lectura

Soy lector gracias a La Historia Interminable (Michael Ende, 1979).

No es que no leyese antes, porque aunque en nuestros tiempos de la EGB era difícil aficionarse a la palabra escrita, (pienso que obligar a leer escritos del S.XV a un niño es destruir su amor por la lectura) si que teníamos en casa una buena cantidad de libros. De la famosa colección Barco de Vapor, recuerdo con cariño El Pirata Garrapata, Lumbanico el planeta cubico, Vania el Forzudo… también disfruté mucho con alguna de las aventuras de Los Cinco de Enyd Blyton y con los estupendos (y hoy reeditados) Elige tu propia Aventura.

Pero nada fue comparable a esconderme en aquel viejo desván con Bastian Baltasar Bux…

Michael Ende

Tuve la suerte de leerlo en una edad repleta de cambios. En la que dejamos atrás la niñez mas pura para ver que el mundo funciona de otra manera. Tenia 12 años y La Historia Interminable fue un autentico viaje.

El libro llegó a casa en una bonita edición del tristemente desaparecido Circulo de Lectores. Como en todas sus ediciones, impresa en dos tintas, con aquellas preciosas letras encabezando cada capitulo. Y, aunque ya llevaba un tiempo apostado en una de mis estanterías, no fue hasta que le quite las sobrecubiertas, y vi aquel Auryn grabado en la portada, que me sentí atraído hacia sus paginas.

Me encerraba en la habitación a “estudiar”, pero debajo del libro de Matemáticas, tenia las mas de 400 paginas escritas por Michael Ende. Nunca me había escaqueado de los estudios para leer (si para jugar o pensar en las musarañas), pero mantener la lectura en secreto, al igual que Bastian, forjó un vinculo con el libro que aun permanece.

La edición de Circulo de Lectores que teníamos

El simple hecho de que el libro se contenga a si mismo era algo que jamás había visto. Esa meta-ficción, esa rotura de la cuarta pared, era algo que a aquella tierna edad, nunca había experimentado. Bastian me hablaba, la Emperatriz Infantil me pedía ayuda… Eso es algo que se perdió irremediablemente en la adaptación fílmica, convirtiéndolo en algo mucho menos intimo. Era mágico. Durante la lectura de aquellas líneas no había nada mas importante para mi que salvar Fantasía de la mas absoluta negrura.

Pero es que cuando por fin uno salvaba aquel maravilloso mundo creado gracias a la imaginación, el libro daba un autentico giro a la historia de Bastian, convirtiéndole en un personaje con poder pero sin responsabilidad. Y reconozco que a mi yo de aquella época no le gusto nada al principio.

El libro se refleja a si mismo en esas dos mitades. En la primera, un niño encuentra refugio en la fantasía y la aventura, algo totalmente positivo, y que nos ha pasado a todos. Posteriormente ese refugio se convierte en algo totalmente negativo, cuando el personaje se pierde olvidando por completo el mundo real. Por eso la película olvida el significado real del libro y deja la historia totalmente mutilada.

Porque pasábamos, literalmente, de convertirnos en el héroe salvador, a ser casi un villano. Y la narración de Ende no te dejaba observarlo desde fuera. “Desde dentro salvaste Fantasía, y dentro te perderás en ella” parecía decir el autor.

Como decía, ese cambio en el tono, hacia despertar a un niño y le llevaba a ideas mas maduras, mas profundas. Al principio, uno se negaba a ver que las cosas no eran tan bonitas en Fantasía. Pero tras eso, era estimulante que el autor de la novela tratase al lector como un adulto. Tras la blancura inicial, los grises inundaban el relato en su segunda mitad y nos transportaban por una historia de caída.

Y es que, pasados ya muchos años, el niño que llevamos dentro recuerda con mas cariño la primera mitad del libro. Pero es siendo adulto cuando los pasajes de su segunda mitad vuelven a la cabeza. Con sus decisiones equivocadas y acertadas y sus dilemas. Real como la vida misma.

Después llegaron muchos libros, pero estoy seguro que, sin La historia interminable, la maravillosa afición de la lectura no había anidado en mi del modo en en que lo hizo.

4 comentarios en “Una Historia Interminable de Amor por la Lectura”

  1. Gran artículo y muchas cosas para comentar :-D.

    En primer lugar es alucinante que descubrieses a esa edad y de esa manera “La Historia Interminable”, sin duda te sentirías, cómo dices, muy directamente identificado en el protagonista, lo cual debió de ser increíble.

    Yo lo debí de leer quizás también con esa edad… 12 o 13 años, si no me equivoco. Aunque debo decir que a mí el libro me decepcionó mucho. Y no por culpa del libro, sino por culpa de que mi mente no era lo suficientemente madura cómo para entender la segunda mitad.

    Yo era un ferviente admirador de la película, la cual era una de mis favoritas de niño y cuyo VHS había quemado en más de una ocasión a base de verla un día detrás de otro. Cuando leí la primera mitad del libro me encantó… Después debo de reconocer que el libro se me hizo pantanoso, largo y, además, interminable (nunca mejor dicho, ¿no? XD). Lamentablemente, a aquella edad, no me dejó tanta huella cómo otros libros (¡por cierto, también tuve “El Pirata Garrapata” y aún conservo en mi estantería los de “Elige tu propia aventura” :-D, qué buenos!).

    Sin embargo, algo permaneció dentro de mí que me hacía acordarme de ciertos pasajes extraños del libro. Fue ya muchos años después cuando lo releí siendo ya más adulto y, para mi sorpresa, encontré un libro increíblemente interesante, lleno de conceptos que me atraían y cuya segunda mitad (que antes me parecía inentendible y tediosa) me reveló conceptos impresionantes que casi que, como dices, superan a los de la primera mitad por su profundidad.

    El problema con la película es que solo adaptaron la primera mitad del libro. Dicha mitad me parece, en general, bastante bien adaptada. Al menos en cuanto a espíritu y mensaje de esa primera mitad. Aún con todo, como siempre pasa en estas cosas, se deja multitud de detalles del libro, mucha más profundidad y aspectos que en la obra original son siempre mucho más geniales y brillantes. Cómo dices, la peli queda incompleta. Pero cómo “complemento” extra y aparte (después de leer el libro, por supuesto) me parece genial (aún con sus fallos). Claro, que también admito que es una peli a la que le tengo un cariño de 10 y una nostalgia tremenda por las vivencias que he tenido con ella y porque, personalmente, me chifla la banda sonora, los efectos visuales que presenta y un largo etcétera. Es una de las pelis de mi vida.

    El libro, con los años, ha pasado a ser incluso más importante para mí, pues ahora veo aspectos y relecturas que de pequeño no pude entender y que me fascinan. Es un libro para releer una y mil veces… y siempre se encontrará algo nuevo en él. Todo el tema de la metaficción y cómo lo maneja me parece casi magia pura, es una maravilla pensar en ello. Es un tema que siempre me ha fascinado y me fascinará hasta el fin de mis días: ¿cómo influimos en la ficción? ¿Y cómo nos influye ella a nosotros? ¿Cómo afecta un plano al otro? Sin duda es algo mucho más profundo y con más efecto de lo que mucha gente (que cataloga a ciertas obras como “mero entretenimiento”) pueda llegar a pensar.

    Por cierto, es genial lo que comentas de como Ende hace el efecto Auryn con el libro y nos presenta las dos mitades como dos serpientes opuestas que, a la vez, se muerden la cola y se convierten en fin y origen la una de la otra. Una obra incomparable.

    Por último, me gustaría comentar que estoy super de acuerdo contigo en todas esos sentimientos que comentas de cómo la EGB nos hacía odiar la lectura. Yo pienso exactamente igual. Mi amor por la lectura nació, cómo el tuyo, de libros que rondaban por casa y que eran maravillosos. Pero en clase me ponían a leer obras antiguas, clásicas y de argumentos o escritura ininteligibles para un niño de 10 o 12 años. Recuerdo cuando me mandaron leer “El Lazarillo de Tormes”, “La Celestina” o “El Camino” (este último se me hizo eterno y lo pasé bastante mal leyéndolo). Que, ojo, son grandes obras, tienen un valor histórico tremendo y eso no lo niego en absoluto. Pero opino que, cómo bien has dicho, meterle textos de ese nivel a un niño o adolescente es, como directamente, poner a una persona que no haya conducido un coche en su vida a los mandos de un camión a 120 por hora.

    Tengo amigos que, lamentablemente, jamás se metieron en la lectura porque le cogieron un odio tremendo en las clases de colegio e instituto. Es una lástima. Yo tuve la suerte de tener muchos libros buenos por casa (gracias a mis padres, que fueron comprando una buena colección de joyas) y así, sin que nadie me obligase, iba cogiendo libros de la estanterías para llevármelos por las noches a la cama y descubrir qué había en ellos.

    ¡Muy chula tu edición con esa portada! ^_^

    ¡Un saludo y nos leemos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ya echaba de menos tus comentarios mas largos que mis entradas :)

      Al igual que a ti, el libro, de niño, me decepciono en su segunda mitad. Es una parte final dura y complicada de leer, y por eso me encanta el libro. Tiene una dualidad que conecta con nuestro niño interior y con el adulto. Sus ideas van creciendo a lo largo de los años y cuando vuelves a leerlo, no pierde fuerza la parte mas aventurera, pero gana mucho con el segundo tramo.

      En cuanto a la película, también es un clásico de mi infancia, pero ya siendo mayor, no me pasa como con otras, la veo coja de algún modo y muchas veces tosca en su dirección, pero me sigue gustando.

      Menos mal que al menos en el colegio de mi hijo les dejan llevar sus libros para que lean, porque si no les pasaría como a nosotros, que menudos ladrillos teníamos que leer. Yo recuerdo leer a Gabriel García Márquez y si que me hizo alejarme de los libros una temporada en aquella epoca…

      Muchísimas gracias por tu comentario, como siempre.

      slaudos

      Le gusta a 1 persona

  2. buen artículo. Lo leí hace poco (el año pasado) y me encantó. Me pareció uno de los mejores libros para aquellas personas que disfrutan de la fantasía. Te recomiendo que veas el programa en youtube de Cibemascopazo sobre este libro, con Ignatius y Juan Gomez Jurado, es buenísimo y explican un montón de cosas.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por leerme y comentar.
      La verdad es que hace muchos años que no lo releo, y me da a mi que en breve (si consigo acabar Dune, que ya es mi segundo intento) me pondré a recorrer de nuevo Fantasía con Bastián.
      Me apunto la recomendación para ver la un día de estos, ¡Gracias!

      Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .