Mandy: Drogas, Motosierras y Nicolas Cage

Menuda fiesta es la segunda película de Panos Cosmatos, director del cual soy admirador tras su estupenda Beyond the Black Rainbow (2010).

En este caso, construye una película mucho mas sencilla y solida que su predecesora, rodada con una fotografía exquisita, mezcla de buen gusto y ochenterismo pasado de saturación.  y que supone un autentico festín para los aficionados a las brutalidades y las venganzas.

SPOILERS AHEAD!

Y al principio no lo parece. Conocemos a Red, un tranquilo leñador que vive junto a su novia Mandy en una cabaña en medio del bosque. El tramo inicial es un paseo por la paz de una pareja que ha decidido vivir al margen de todo. Aislados y felices, hasta que una extraña panda de moteros  controlada por un lider pseudo-religioso se cruza en su camino.

¿Típico? probablemente, pero el estilo de Cosmatos lo convierte en un delirante viaje a través de un bosque coloreado de rojos y sazonado de drogas y personajes extremos, en este caso con claras  influencias de Charles Manson,  Mad Max e incluso de Hellraiser, y dibuja un ecléctico grupo de villanos de lo mas brutal.

Y es que cuando te has encariñado de Cage y su tranquila vida, y de un plumazo te la arrancan de esa manera, solo quieres acompañar al personaje en su periplo vengativo. Escena tras escena asistimos a una orgia cada vez mas lisérgica de golpes, cortes, sangre y suciedad llena de adrenalina.

Las secuencias de acción son brutales y crudas. Imposible de olvidar la incursión en la casa de los moteros, con un Nicolas Cage armado con un hacha luchando contra un tarado con el cerebro hecho papilla por las drogas. Como imposible de olvidar es el colocón de drogas posterior con el que el personaje encara el alucinógeno resto del film. Todo in-crescendo. Estaba en casa viéndola solo y casi me levanto a aplaudir cuando en un momento dado, asistimos a un duelo de motosierras cual pelea bastarda de esgrima.

Una de esas películas que te lleva de la mano por la locura, la venganza y el absurdo, pero con una belleza plástica tal, que es imposible dejar de mirar.  En serio, motosierras, hachas de batalla, cuernos místicos, moteros cenobitas, LSD e incluso un tigre. Panos, por favor, no tardes tanto en hacer otra de las tuyas.

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .