Gremlins

Hay pocas películas que, por mas veces que la echen en la tele, consiguen que te quedes sentado delante de ella desde el primer minuto al ultimo. Gremlins es una de ellas. No recuerdo ninguna vez que la hayan pasado por la televisión y no me  haya quedado a disfrutar con las correrías de Gizmo y compañía.

Son tantas las cosas buenas que tiene que podría estar escribiendo sobre cada escena durante horas.

El film de Joe Dante es el paradigma de película navideña. Es difícil explicar con palabras lo que supone para mi. Incluso hoy en día, es una de las películas favoritas de mi hijo y, tal y como decía al principio, si la echan en la tele, nos quedamos a verla. Aunque la tengamos en DVD, Bluray y MKV…

Aunque el comienzo de la película sea mágico y casi inofensivo (aparte de la insistencia del padre de arreglarlo todo con dinero, una critica al capitalismo atroz aplicado a la navidad), poco a poco la historia nos va introduciendo una serie de situaciones y personajes lamentables. En ese navideño e idílico pueblo (en apariencia), conocemos gentuza como señora Deagle, con el corazón mas duro que una piedra, y a los empleados del banco que aportan el toque malvado a las fiestas. Y es que sabemos que es navidad por el decorado, nunca por sus personajes.

Sin embargo, ante toda esa calamidad, descubrimos una familia feliz a pesar de las penurias, la de nuestro protagonista Billy. Hoyt Axton interpreta al Sr. Pelltzer, un incansable inventor, siempre optimista. Es un detalle que no influye en la trama, pero que maravilloso es recordar los inventos de este hombre. Esa cafetera, ese exprimidor de naranjas… el compinche del aseo… es que es una absoluta genialidad.

También tenemos por ahí a Corey Feldman, amiguete de nuestro protagonista, que supone también otra critica a la falta de interés por puro exceso. Un niño que no se ilusiona con nada, al que todo le da igual. Tiene a Gizmo multiplicándose delante y tras unos segundos de estupor, pierde rápidamente el interés. Es curioso como alguien tan navideño como es Chris Columbus, y tan blanco en sus guiones posteriores, firmase algo con tan mala baba (y eso que Spielberg lo suavizó, porque antes de eso era una salvajada…)

Ay los inventos…

Y es, tras transgredir la mas importante de las tres reglas que conocimos al principio de la película, cuando todo se dispara en una verbena de mala leche. El festival de barrabasadas de los Gremlins es lo mas divertido que te puedes echar a la cara en  una tarde de invierno. Esa grúa atacando al los Footerman (grande Dick Miller), ese buzón de correos con vida propia, esa clásica e icónica secuencia en el bar, o la genial escena meta en el cine… Es un autentico delirio.

Por no hablar de la que es mi secuencia favorita del film, que no es otra que el ataque del ataque de las criaturas a la madre de nuestro protagonista. Todo comienza con un villancico que mas que alegrar, convierte la escena en algo inquietante. Y comienza la fiesta: un Gremlin es destrozado en una batidora, otro muere apuñalado y el ultimo explota en un microondas. La madre de Billy era Ripley antes de Aliens.

Por el camino escenas no menos terroríficas, como el tenso ataque al profesor de la escuela (esa proyección de un corazón latiendo ayuda), o la estupenda muerte de la señora Deagle, precedida de un descacharrante villancico de nuestros bichos preferidos en su puerta. Siempre me hace soltar una carcajada. O inolvidables diálogos tan negros como el de Kate, narrando el horrible final que encontró su padre en Navidad.

Debo de confesar que la parte final, que transcurre en la tienda, me aterrorizaba de pequeño. Stripe utilizando una motosierra y lanzando hojas de radial a Billy era algo que me daba un mal rollo increíble. Afortunadamente, tras la heroica intervención de Gizmo y la posterior y viscosa muerte de Stripe, el verdadero dueño de nuestro Mogwai favorito vuelve para recuperarle. Es una secuencia genial, que tiene su punto álgido en el momento en el que el señor Wing, tira con desprecio el dinero del señor Pelltzer mientras les dice, con toda la razón de mundo, que “nunca aprenden”. Soberbio.

Lo ecléctico de sus responsables (un Chris Columbus al guion, experto en películas navideñas, y un Joe Dante, aficionado al humor negro en sus trabajos) consiguió que en aquella época de grandes producciones, Gremlins se alzara cómo algo especial. Divertida, pero oscura, Simpática, pero turbadora.

El resultado es sencillamente perfecto.

2 comentarios en “Gremlins”

  1. Vaya, me acabo de dar cuenta de que se me pasó responderte este comentario…

    Aquí Gremlins no tenemos, pero si una gata, y casi es mas puñetera que ellos a veces :D

    Mi hijo la vio con 7 años sino recuerdo mal y le encantó (y le encanta), aunque claro, tenia que distraerle cuando salía la escena del dialogo de la muerte del padre disfrazado de Santa Claus :D

    La verdad es que los 80 fueron una época irrepetible. El cine era algo muy delimitado, muy de géneros cerrados, y en esa época, comenzaron a verse aventuras y cosas que jamás se habían hecho antes. ¿Una aventura de unos niños con piratas y ladrones? ¡hecho! ¿una de unos perdedores que cazan fantasmas? ¡hecho!

    Y así hemos quedado traumatizados. Que aun con 40 años andamos pensando en tesoros pirata y en bichos verdes que se multiplican con el agua. ¡Y que se sea así muchos años!

    Gracias por leerme y comentar, como siempre.

    saludos!!

    Me gusta

  2. <<“La madre de Billy era Ripley antes de Aliens.>> XDDD, me ha hecho mucha gracia eso. Pero es que es verdad que la mujer no se anda con chiquitas y al final acaba triturando a los bichos. ¡Cómo para tenerla de suegra! XD

    Genial todo lo que nos cuentas y ese repaso que haces de la película. Al igual que a ti, para mí es también una de mis pelis preferidas. De verdad que a veces uno se pregunta qué se fumaban los productores para permitir este tipo de productos (que yo, encima, estoy encantado XD). Y es que esta maravilla de ideas locas es algo que me encanta de los 80 y su cine.

    Me ha parecido brillantísimo lo que comentas del momento de Corey Feldman, donde es verdad que, al poco rato, no hace ni caso a Gizmo. Tremendo. Podríamos aplicarlo aún más si cabe al día de hoy, donde los estímulos son de cientos a la hora.

    Y es que la peli es brutal. Es difícil catalogarla en un solo género… ¿Aventuras? ¿Humor? ¿Terror? Tiene de todo y muchas escenas son tremendamente brutas para (en teoría) disfrutarla en familia. Aún me acuerdo cuando se la puse a mi mujer hace ya años para “ver una peli simpática en fin de semana”. Con lo sensible que es ella para la violencia o el terror en pantalla, tardó poco en casi esconderse debajo de la manta durante la escena de la cocina XD. Antes es que nos criaban a prueba de bombas.

    Y es que, aunque en los 80 sonó mucho Spielberg cómo uno de los directores más bombazos de aquellos años (y a mí me encantan sus pelis de aquella época), creo que Joe Dante es simplemente otro director espectacular de aquel momento. Igual que Carpenter, Cameron, John McTiernan, Robert Zemeckis o tantos otros que a lo mejor no sonaron con tanto bombo como Spielberg (repito que sin desmerecerlo, que además también aportó parte para esta peli), pero que eran igualmente geniales. ¡Un saludo y cuidado con las mascotas que le compras a tu hijo XD!

    Me gusta

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .