Archivo de la etiqueta: ari aster

Frikerio Variado VOL. 19

Jamas pensé que estaría tres meses sin escribir nada nuevo para el blog. A la situación global que vivimos, se me sumaron cambios laborales primero, y de salud después, que me dejaron con pocas ganas para escribir.  Para mantener vivo el blog, tan solo tuve ánimos para recuperar, ampliar y corregir viejas entradas realizadas hace casi una década. Pero aquí estamos casi recuperados de nuevo y, ademas de este pequeño aperitivo de Frikerio, el lunes tendréis un nuevo articulo publicado por aquí.

El almuerzo desnudo

Adaptación de la inadaptable, valga la redundancia, novela de Burroughs en la que Cronenberg, lejos de intentar ser fiel al texto (cosa imposible por otro lado) opta por construir un guion comprensible con todas las filias y fobias del autor. Y funciona. Inteligentemente diferente de la novela, provoca sensaciones parecidas gracias a la buena mano del canadiense, un experto en revolvernos las entrañas. 

Midsommar

Decepción mayúscula me he llevado con la segunda obra de Ari Aster, director de la brutal Hereditary. Aquí, aunque iba con muchas ganas, me he encontrado con un excesivo metraje lleno de redundancias y con unos actores que, sinceramente, no me han aportado nada. Escenas brutales como la de las muertes iniciales o los alucinógenos festejos quedan enterradas entre aburridos tramos de la nada mas absoluta. Entiendo el juego del director, y mira que a mi me gustan las películas lentas, pero me ha resultado totalmente fallida.

Sonatine

No, aun lustros después de haber conocido a Kitano, jamas había visto Sonatine. Y me ha parecido una absoluta genialidad. Triste, alegre, cercana y real pequeña historia repleta de pequeños relatos acerca de unos yakuzas, que encaran un encargo de su jefe como lo que es, una prácticamente segura sentencia de muerte, asumiéndolo de manera casi infantil, y descubriendo todo aquello que el crimen les había quitado, inocencia y diversión. Preciosa, de una sensibilidad extraordinaria y con un Kitano maravilloso y unos secundarios geniales.