Archivo de la etiqueta: cyberpunk

Alexa, liquidame a ese tipo…

Si me preguntáis que películas dentro del subgénero cyberpunk son mis favoritas, podría nombrar pocas, y de ellas, tan solo dos o tres podrían considerarse puramente adscritas al género. Por eso me he llevado una grata sorpresa con esta Upgrade. Es puro Gibson, puro cyberpunk, a la vez que un retrato (superficial eso si) del futuro que esta por llegar, justo como Neuromante hizo hace 30 años.

SPOILERS AHEAD!!

Seguir leyendo Alexa, liquidame a ese tipo…

Anuncios

Tetsuo: Pesadilla industrial

Tetsuo (Shinya Tsukamoto, 1989) fue el primer VHS publicado por Strong Video, el subsello de Manga video que surgió para dar cabida a propuestas de imagen real underground, con ejemplos tan destacables como esta Tetsuo y su secuela, y Braindead, del hoy mega famoso Peter Jackson. La portada de Tetsuo, pixelada y con detalles metalizados, llamo la atención de mi hermano, quien no dudó en adquirirla para su colección de cine oriental.

La primera reacción tras ver Tetsuo por primera vez, fue de desconcierto total. Con apenas 17 años, enfrentarse a tal despliegue de esquizofrenia y punk audiovisual fue, por decir algo, turbador. Es curioso como la decepción hizo mella en mí tras esa hora en blanco y negro. Nos la vendieron como Akira (Katsuhiro Otomo, 1988) en imagen real y evidentemente no lo era, al menos para mi “Yo” de aquel entonces, que no supo apreciar en toda su dimensión las virtudes de la primera obra de Shinya Tsukamoto. Aun así, la fuerza desatada de las imágenes quedó bien arraigada en mi recuerdo, razón por la cual me dispuse a revisitarla hace un par de noches.

Seguir leyendo Tetsuo: Pesadilla industrial

Blade Runner 2049: oportunidad perdida

Dennis Villeneuve, Presupuesto mastodóntico y las expectativas por las nubes. El director canadiense es garantía de calidad, pero realizar la secuela tardía de una de las películas más importantes jamás realizadas puede ser un regalo envenenado. Por mi parte he dejado pasar unos meses desde el estreno de la película para no verme afectado por el Hype y me alegro de haberlo hecho, porque de haberla visto el día del estreno, la decepción habría sido mayor si cabe.

Seguir leyendo Blade Runner 2049: oportunidad perdida

The Peripheral

Odio a William Gibson.

Le odio porque cuando empiezas una novela suya, te sientes como un autentico monguer, sin saber que coño esta pasando y sin entender nada de la jerga que sus personajes hablan.

Pero en cuanto has pasado unas decenas de paginas y entras en su juego, la sensación es sencillamente gratificante.

En este caso, Gibson se vuelve a acercar a nuestro presente, pero a la vez, se aleja mas de lo que se había alejado antes. ¿Como es esto posible?

Seguir leyendo The Peripheral

Dias Extraños

Cuatro años después de rodar esa maravilla del cine de acción que es Le llaman Bodhi (absurdo titulo español para Point Break), Kathryn Bigelow se saco de la manga este thriller de ciencia ficción escrito por su ya ex-marido James Cameron, cuyo guion aborda las filias y fobias típicas del director de Terminator y que gracias a las de Bigelow (conflicto social, cine de guerrilla y querencia por los personajes imperfectos) conforman una muy estimable película, a veces vilipendiada y generalmente convertida en película de culto que es paradigma del cyberpunk domesticado, muy en la linea del actual estilo de William Gibson, Tecno-thriller que llaman.

Seguir leyendo Dias Extraños

Neuromante

Solo he leído Neuromante (William Gibson, 1984) dos veces en  mi vida. Una vez con 18 años y ahora, con 38. Y es curioso como en la segunda lectura, he recordado la gran mayoría de diálogos y descripciones como si los acabase de leer hace unos días. Lleva 20 años agazapada en mi cabeza sin yo saberlo. Así de poderosa es la prosa de William Gibson.

Quizás el leerla en plena adolescencia, donde todo lo que haces deja una impronta imborrable, tenga algo que ver, pero no debo quitarle méritos al que es uno de mis escritores favoritos, cosa que he podido confirmar estos días releyendo su obra mas conocida.

En su día me costo 3 intentonas empezar “Neuromante”. La narración sincopada, llena de referencias desconocidas y la densidad de las descripciones, la gran mayoría subjetivas o cripticas, hicieron que no pasaran de la pagina 10 la primera vez. Menos mal que finalmente me puse en serio porque si no, no habria descubierto las maravillas que Gibson me tenia preparadas en posteriores obras.

Personajes interesantes, paradigmas del Cyberpunk, que quizás ahora nos parecerán manidos, aun a riesgo de olvidar que realmente fueron los primeros en llegar a ese sucio mundo que ahora casi habitamos. Case y Molly siempre me acompañaran. Me enseñaron que los perdedores tambien son protagonistas de grandes historias. Grandes historias acerca de la humanidad y su naturaleza, en la que Villa Straylight se nos antoja como una metafora actual acerca de la endogamia digital que muchos practican.

Porque Gibson no solo es un escritor excelente, y un creador de mundos interesantes, si no que también es un anticipador del futuro. Sin darnos cuenta nos dirigimos a un mundo parecido al que su mente imaginó.

Neuromante, y el cyberpunk nació…

William Gibson es reconocido como el padre del cyberpunk gracias a esta novela de culto que ha inspirado miles de productos sin que nadie lo sepa: Desde “The matrix” a “Ghost in the shell”.

“Neuromante” Es la primera parte de una trilogía (llamada “trilogía del Sprawl”) que nos introduce en un mundo ya de sobra conocido por todos. Cuenta la historia de Case, un hacker retirado que es puesto de nuevo en activo al ser contratado por un cliente llamado Armitage. Todo en este libro es ya un clásico: Su comienzo (“el cielo sobre el puerto tenia el color de una pantalla de TV sintonizada en un canal muerto…”), Molly, personaje femenino mejorada tecnológicamente, que viste de cuero y tiene gafas de sol (¿Trinity?), Zion (¿os suena?), ciudad de “outsiders” y demás fauna urbana, gente que vuelca su persona en chips, y cientos de detalles que te hacen pensar que el futuro SI será así. Y no se puede olvidar sus idas de olla metafísicas, que incluyen pensamientos sobre la inmortalidad, las relaciones humanas y la búsqueda de un dios.

Todas las dudas que os pudieran quedar tras la lectura de este libro se iran destramando en sus 2 secuelas “Conde cero” y “Mona Lisa acelerada”, que llevan el tema metafísico hasta limites del todo increíbles. Tampoco puedo dejar de recomendaros su otra trilogía, que componen los libros “Luz virtual”, “Idoru” y “Todas las fiestas del mañana”, en la que recorre el camino inverso a “la trilogía del Sprawl”: si en aquella la cuestión principal eran los humanos que buscaban una existencia inmortal gracias a la tecnología, en esta la cosa trata de creaciones humanas que buscan una vida fuera de “la red”. Una autentica maravilla de la que otro día hablare aquí.

Con las entradas agrupadas con la etiqueta “Back to the past”, he querido recuperar viejas reseñas que fueron publicadas en su día (hace casi 20 años) por un servidor en una vieja web personal, hoy inencontrable por la red. Han sido revisadas y adecuadas para su publicacion en Frikerio.