Archivo de la etiqueta: ron gilbert

¡¡Quiero ser un pirata!!

Engendrado durante la época dorada de las aventuras graficas por Ron Gilbert , con la ayuda de varios de los geniales históricos de Lucasarts, narra las desventuras de Guybrush Threepwood, un joven cuya mayor única habilidad es poder aguantar 10 minutos la respiración. Nuestro protagonista (que no héroe) aspira a ser un malvado pirata, y así nos lo hace saber en la escena inicial del juego. Este es el punto de partida de una de las mejores aventuras gráficas de todos los tiempos. No voy a extenderme mas aburriéndoos con datos relativos al juego, ya que la red esta plagado de ellos. Mi única intención con este texto es intentar transmitir las sensaciones, recuerdos y alegrías que me produjo ejecutar el juego por primera vez. Y por segunda,  y tercera…

>c:Monkey> MONKEY.EXE

enter

Seguir leyendo ¡¡Quiero ser un pirata!!

Thimbleweed Mansion… perdon, Maniac Park

Ha sido como volver 25 años atrás, a ese día en el que ejecuté Maniac Mansion en el 286. Esos personajes cabezones, y ese espíritu y atmósfera que te meten de lleno en una nueva aventura. He probado muchísimas aventuras gráficas, y ninguna me ha vuelto a proporcionar las sensaciones de aquella primera vez. Al menos asi ha sido hasta Thimbleweed Park

Es difícil de explicar pero los que adoran las aventuras de Lucasarts me entenderán a la primera. Es maravilloso el modo de comenzar al estilo de Ron Gilbert. Te pone un personaje en pantalla, en un sitio desconocido, y las ganas de saber más, de recorrerlo todo se adueña de ti. Te pone, literalmente, al comienzo de la aventura. Ya sea en el acantilado de la Isla Melee, en la puerta de la mansión del Dr. Fred, o en este lago de Thimbleweed Park. Te invita a pasar, y cuando pasas, ya no hay vuelta atrás.

Seguir leyendo Thimbleweed Mansion… perdon, Maniac Park

¡Quiero seguir siendo un Pirata!

10 MB. Un cuarto de mi disco duro de por aquel entonces era lo que ocupaba “Le Chucks Revenge” la segunda parte de “The Secret of Monkey Island”. 10 MB de obra maestra.

Recuerdo el día en que me lo dejaron, con su caja grande original y con su rueda de claves “Mix n’ Mojo”… Y también  recuerdo el interminable tiempo de espera mientras el instalador terminaba de copiar los ficheros del juego a mi disco duro.

¿Volvemos al caribe?

Seguir leyendo ¡Quiero seguir siendo un Pirata!