Archivo de la etiqueta: sprawl

Mona Lisa Acelerada

La llamada Trilogía del Sprawl finaliza con esta Mona Lisa acelerada (Mona lisa overdrive, 1988) en donde William Gibson vuelve a recuperar ese desorden, esa inaccesibilidad aparente que inundaba Neuromante, sin abandonar del todo lo ganado en Conde Cero. Las páginas de este libro nos devuelven a personajes capitales como Molly o 3Jane, dando un final a una saga que al principio no parecía serlo. Es, probablemente, mi entrega favorita de esta trilogía.

Seguir leyendo Mona Lisa Acelerada

Conde Cero

Hace ya más de 20 años que leí Conde Cero y, si bien Neuromante permanecía grabada a fuego en mi cabeza, no me ha sucedido lo mismo con esta secuela y, al releerla, me he encontrado con algo bastante diferente a lo que recordaba. La segunda novela de William Gibson transcurre en el mismo universo que Neuromante, pero no continua directamente ninguna de las tramas de esta. Los personajes son nuevos, las situaciones también, y el escritor depura su estilo hasta convertirlo en algo muy diferente a su novela debut. Su forma de escribir tiene menos aristas y la acción es más sencilla de seguir. Además, comienza a jugar con las narraciones en paralelo, característica que ha mantenido a lo largo de los años.

Seguir leyendo Conde Cero

Neuromante

Solo he leído Neuromante (William Gibson, 1984) dos veces en  mi vida. Una vez con 18 años y ahora, con 38. Y es curioso como en la segunda lectura, he recordado la gran mayoría de diálogos y descripciones como si los acabase de leer hace unos días. Lleva 20 años agazapada en mi cabeza sin yo saberlo. Así de poderosa es la prosa de William Gibson.

Quizás el leerla en plena adolescencia, donde todo lo que haces deja una impronta imborrable, tenga algo que ver, pero no debo quitarle méritos al que es uno de mis escritores favoritos, cosa que he podido confirmar estos días releyendo su obra mas conocida.

En su día me costo 3 intentonas empezar “Neuromante”. La narración sincopada, llena de referencias desconocidas y la densidad de las descripciones, la gran mayoría subjetivas o cripticas, hicieron que no pasaran de la pagina 10 la primera vez. Menos mal que finalmente me puse en serio porque si no, no habria descubierto las maravillas que Gibson me tenia preparadas en posteriores obras.

Personajes interesantes, paradigmas del Cyberpunk, que quizás ahora nos parecerán manidos, aun a riesgo de olvidar que realmente fueron los primeros en llegar a ese sucio mundo que ahora casi habitamos. Case y Molly siempre me acompañaran. Me enseñaron que los perdedores tambien son protagonistas de grandes historias. Grandes historias acerca de la humanidad y su naturaleza, en la que Villa Straylight se nos antoja como una metafora actual acerca de la endogamia digital que muchos practican.

Porque Gibson no solo es un escritor excelente, y un creador de mundos interesantes, si no que también es un anticipador del futuro. Sin darnos cuenta nos dirigimos a un mundo parecido al que su mente imaginó.

Neuromante, y el cyberpunk nació…

William Gibson es reconocido como el padre del cyberpunk gracias a esta novela de culto que ha inspirado miles de creaciones sin que nadie lo sepa: Desde “The matrix” a “Ghost in the shell”.

“Neuromante” Es la primera parte de una trilogía (llamada “trilogía del Sprawl”) que nos introduce en un mundo ya de sobra conocido por todos. Cuenta la historia de Case, un hacker retirado que es puesto de nuevo en activo al ser contratado por un cliente llamado Armitage. Todo en este libro es ya un clásico: Su comienzo (“el cielo sobre el puerto tenia el color de una pantalla de TV sintonizada en un canal muerto…”), Molly, personaje femenino mejorada tecnológicamente, que viste de cuero y tiene gafas de sol (¿Trinity?), Zion (¿os suena?), ciudad de “outsiders” y demás fauna urbana, gente que vuelca su persona en chips, y cientos de detalles que te hacen pensar que el futuro SI será así. Y no se pueden olvidar sus idas de olla metafísicas, que incluyen pensamientos sobre la inmortalidad, las relaciones humanas y la búsqueda de un dios.

Todas las dudas que os pudieran quedar tras la lectura de este libro se iran destramando en sus 2 secuelas “Conde cero” y “Mona Lisa acelerada”, que llevan el tema metafísico hasta limites del todo increíbles. Tampoco puedo dejar de recomendaros su otra trilogía, que componen los libros “Luz virtual”, “Idoru” y “Todas las fiestas del mañana”, en la que recorre el camino inverso a “la trilogía del Sprawl”: si en aquella la cuestión principal eran los humanos que buscaban una existencia inmortal gracias a la tecnología, en esta la cosa trata de creaciones humanas que buscan una vida fuera de “la red”. Una autentica maravilla de la que otro día hablare aquí.

Con las entradas agrupadas con la etiqueta “Back to the past”, he querido recuperar viejas reseñas que fueron publicadas en su día (hace casi 20 años) por un servidor en una vieja web personal, hoy inencontrable por la red. Han sido revisadas y adecuadas para su publicacion en Frikerio.