Alexa, liquidame a ese tipo…

Si me preguntáis que películas dentro del subgénero cyberpunk son mis favoritas, podría nombrar pocas, y de ellas, tan solo dos o tres podrían considerarse puramente adscritas al género. Por eso me he llevado una grata sorpresa con esta Upgrade. Es puro Gibson, puro cyberpunk, a la vez que un retrato (superficial eso si) del futuro que esta por llegar, justo como Neuromante hizo hace 30 años.

SPOILERS AHEAD!!

Implantes neuronales y corporales, mejoras digitales para cuerpos rotos y soldados amplificados tecnológicamente. Todo estaba ya escrito en 1984 y, sin embargo, es un tema que aún mantiene un discurso valido y, en este caso, ligeramente actualizado. Esa actualización supone la base del film y es convertir nuestras mejoras, en nuestros amos. Si Gibson mantenía la humanidad como dueño y señor de su destino mejorado, Upgrade nos devuelve a la cruda realidad de la maquina esclavizando al ser humano. Google y Amazon controlando el implante.

Ese Stem que es el milagro médico que devuelve la movilidad al protagonista de la película, es nuestro asistente de casa, es nuestro “OK google” del teléfono o nuestra Alexa que compra lo que le pedimos. Solo que en lugar de comprar o buscar fotos de modelos, nos liquida a alguien en segundos y nos ayuda a limpiar los daños colaterales. Así, con facilidad.

Cinematográficamente es genial ver una película de ciencia-ficción (o ciencia-realidad cercana) que no tiene efectos digitales más que para ambientar ciudades, pintar cuatro drones y poco más… Todo es real, nada es excesivo. Stem no convierte a Grey en un Terminator, tan solo le da ciertas ventajas, realistas y plausibles que no requieren de CGI para plasmarlas. En cuanto a guion, la historia mantiene siempre un punto de vista personal sobre el protagonista, sin grandes diatribas filosóficas o morales. Tan solo acción a pie de calle.

Las escenas de acción son sencillamente geniales. Muy descriptivas, sin cortes rápidos de plano y con movimientos de cámara que ensalzan el comportamiento casi robótico del cuerpo humano controlado por una máquina. Divertido y con muchos recursos. Expositivo y claro. Pero a la vez nervioso y acelerado.

Es divertidísimo ver las caras de Grey al ver lo que su cuerpo hace sin poder hacer nada. Las caras de asco o de fastidio al ver como los huesos de sus enemigos se rompen son geniales.

En fin, es una película puramente de acción y no tiene la profundidad de otras obras del género, pero su concreción y desparpajo sin complejos ni complicaciones, la convierten un exponente estupendo de eso que se ha dado en llamar futuro cercano.

Un comentario en “Alexa, liquidame a ese tipo…”

  1. A mi me gustó bastante, pelikulaker lo que se ha marcado aquí con la tontería el amigo Leigh Whannell, cuajando lo que en mi opinión es con bastante diferencia el mejor trabajo hasta ahora de su carrera.

    La cinta además tiene un aspecto mucho más lujoso y caro del que se le supone a una producción de su bajo presupuesto (que se dice debe andar entre 3 y 5 kilos, verdadera calderilla para una producción sci-fi USA, y más aun a estas alturas del siglo XXI) sorprendiendo muy grata y considerablemente en este aspecto; las actuaciones son más que decentes en general, me atrevería a decir casi sobresalientes con tanta cara desconocida, y lo importante, la trama, aunque no es lo que se pueda decir precisamente super original, funciona como un reloj impulsándose siempre para adelante una historia sencilla pero más que efectiva con un magnifico ritmo, donde vienen a la mente ecos de Black Mirror, Altered Carbon y John Wick.

    Las escenas de pelea y acción son no solo explicitas y con agradecido gore si no hasta originales, consiguiendo algo poco frecuente, y es que sorprendan hasta cierto punto. Y la peli se siente en general como un proyecto personal de su guionista y director que, probablemente por lo moderadamente ambicioso de su presupuesto y aspiraciones, no tiene porque jugar con las habituales reglas de Hollywood y se permite un final que, aun siendo algo previsible, no es el tipico happy ending, lo que aplaudo. Una las más gratas sorpresas de aquel año.

    Aunque por poner una pega… Eso de que la inteligencia artificial que toma el control del cuerpo del protagonista pueda volar seseras a balazos mientras el personaje mira para otro lado por no soportar la violencia, por cachondo que resulte, se hace muy poco verosímil. Una cosa es una precisión digital y otra, hacer milagros sin tener visión de a donde apuntas, pero bueno. La peli mola un rato largo.

    Le gusta a 1 persona

Frikeanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .