Cars 3, McQueen ha madurado

Rayo McQueen ha sido siempre el personaje de Pixar mas denostado por aquellos que esperan siempre del estudio americano las mas altas cotas de calidad. Ya lo dije hace años, en aquella vieja entrada acerca de Cars 2 y lo vuelvo a defender, son buenas peliculas, las dos. Sin embargo, tengo que desdecirme de algo y es que, efectivamente, a aquella secuela le faltaba algo. Era muy divertida, si, pero no llegaba a emocionar como otras, cosa que han corregido claramente en esta tercera parte, que creo que puedo considerar como la mejor de la trilogia.

Ya se apuntaba en el brutal teaser de hace unos meses, y es que desde el principio se nota el ambiente bucolico y crepuscular de la cinta. ¿Crepuscular? si amigos. Es una peli de coches que hablan pero es una historia acerca de la vida. De los cambios, una historia acerca de conocerse a si mismo, y a los demás.

Ya conocéis el argumento. Rayo McQueen se hace viejo, y las jóvenes promesas le comen el terreno, y por ello teme que le ocurra como a Hudson Hornet tras un accidente en la pista. Y lo que se perfila como una historia de superación y vuelta a los días de gloria, termina siendo algo totalmente diferente.

Y es que me ha emocionado ver a Rayo recorrer un viaje de autoconocimiento e introspección, volviendo a los mas puros orígenes, y descubriendose, ya no solo como aquel ganador que dejo de ser egoista y ególatra, si no como alguien que deja de pensar por completo en si mismo para pasar la batuta a otros.

Esa relación tan bien contada con Cruz Ramirez, su “entrenadora”, bien podría ser un reflejo de Pixar, con la vieja guardia cediendo el testigo a los mas jóvenes, que en un principio, y en cualquier ambito de la vida, son la amenaza, la muerte de nuestro estilo de vida actual, para mas tarde darnos cuenta de que son el futuro, y de que nuestro tiempo ya paso, al menos como titulares, y que lo mejor que podemos hacer es enseñarles todo lo que sabemos, y no solo para hacerlos mejores, si no para conservar un importante legado.

Desde esa genial escena en la playa, en la que Cruz entrena a Rayo, pero  nosotros vemos justamente lo contrario, (en un toque que convierte la cinta en algo demasiado predecible por poner una pega) asistimos a una película muy bien contada, sin estridencias de esas que tanto odian los gafapastas adoradores del Pixar mas cerrados. No hay cambios de perspectiva ni historias paralelas que nos alejen del camino que recorre la cinta.

El unico defecto de la película es quizas su predecibilidad. Como he comentado antes, desde el momento en que conocemos a Cruz Ramirez  y vemos la secuencia de la playa, ya sabemos por donde va a ir la historia y como va a afectar a Rayo. Es mas, el mismo diseño de Cruz, es una actualización de McQueen, con alguna linea mas agresiva, pero manteniendo la base del bólido rojo.

Así que, a todos aquellos que odien Cars, dadle una oportunidad a esta tercera parte. Encontrareis algo mas que una película de cochecitos.

Anuncios

La Niebla, ese final…

Revisitando este clásico moderno hace unos días, no podía evitar pensar en “Train to Busan”, película de la cual publiqué una entrada hace unas semanas, y que tantos  parecidos guarda con la excelente película de Frank Darabont, aunque con sutiles pero cruciales diferencias que convierten la producción americana  en algo mucho mas solido que su contrapunto coreano.

Recuerdo ir a ver “La niebla” al cine, con las ganas de alguien que adora ver adaptaciones de uno de sus escritores favoritos, pero sin muchos mas alicientes. Y también recuerdo salir de la sala mas que satisfecho y con un mal cuerpo que no veas. No evitaré aquí spoilers. Hablamos de una película de hace ya  10 años.

Seguir leyendo La Niebla, ese final…

Train to Busan

No se que tienen el cine asiático en general, y el Coreano en particular, que sabe poner de manifiesto todo aquello que nos hace mezquinos, y disparar criticas mordaces extrapolables a casi cualquier ámbito de nuestra maravillosa vida moderna.

Todo esto viene a colación de la ultima película de Yeon Sang-ho, Train to Busan, un autentico éxito que arraso en el festival de Cannes y que recupera todo eso que hace grande al cine fantástico y de zombies: Coger una realidad y escupirnosla a la cara en forma de película imposible.

Seguir leyendo Train to Busan