Up the Irons: 7th Son of a 7th Son

“Seven deadly sins
Seven ways to win
Seven holy paths to hell
And your trip begins
Seven downward slopes
Seven bloodied hopes
Seven are your burning fires
Seven your desires…”

Así comienza el disco que me abrió los ojos musicalmente: Seventh Son of a Seventh Son de Iron Maiden, el primer (y único hasta el momento) disco conceptual del grupo. Inspirado en el libro Seventh Son de Orson Scott Card (vaya, vuelve a aparecer por aqui) cuenta la historia de un séptimo hijo de un séptimo hijo, dotado del poder de la clarividencia, desde su nacimiento a su muerte.
Seguir leyendo Up the Irons: 7th Son of a 7th Son

Superlópez, esa medianía con capa

Si hay algo que me trae recuerdos de mi infancia a cascoporro, son los tebeos de Bruguera. Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Chicha, Tato y Clodoveo, Anacleto, y, sobre todo, Superlópez.

Mientras el resto de tebeos de Ibáñez o Escobar, basaban su estructura en historias mas o menos cortas (con excepción de lo que yo llamaba “superaventuras” como “Valor y al toro”, Chapeau el esmirriau, etc…) Superlópez solo existía en álbumes  independientes que contaban una historia larga, desde el principio hasta el final (mas tarde descubrí que al principio no era así…). No tenia tiras ni pequeños guiones como Pepe Gotera y Otilio. Superlópez estaba escrito a lo grande. Seguir leyendo Superlópez, esa medianía con capa

Micromanía: ¡Que “gran” revista!

Solía ocurrir los Sábados. Mi hermano y yo nos dirigíamos a misa (si, por aquel entonces aun andaba engañado por una educación católica), y sabíamos que aquel día el cepillo iba a tener 225 pesetas menos. El dinerillo que nos daba mi madre estaba reservado para aquella enorme revista con el titulo en rojo imposible de ignorar. Así que, al salir de la Iglesia, visitábamos el kiosco y volvíamos a casa con la Micromanía del mes.

Era un momento especial. Toda una revista, en formato DIN-A3 (la famosa segunda época) contándonos la actualidad del mundo de los videojuegos. No teníamos Internet y era el único modo de saber que novedades habían salido para nuestro querido PC. Era la época de los 16bits.

Creo recordar que la primera que compramos fue la numero 40 con portada de Darkman. Lo que si recuerdo con exactitud y tristeza es la ultima que compramos, que fue la numero 80, con portada de “Legend of Kyrandia 3”. De hecho es la única que conservo. Seguir leyendo Micromanía: ¡Que “gran” revista!

¡Kaneda, Kaori esta Sufriendo!

El manga y el anime supusieron mi entrada en el mundo del comic en particular, y en el mundo del frikismo en general. Sin el arte nipón jamás habría caído posteriormente en las poderosas redes del arte secuencial.

Así que, tras flipar con Dragon Ball, llegaba el momento de abrirse a otras series, y por aquel entonces la cosa era chunga para el otaku de a pie. Pocas cosas llegaban del lejano oriente, si exceptuamos el increíble film de Katsuhiro Otomo, basado en su propio manga, Akira.

Seguir leyendo ¡Kaneda, Kaori esta Sufriendo!

Conversiones Amiga-PC. ¡Por fin!

Los primeros años 90 fueron duros para todos los poseedores de un PC aficionados a machacar las teclas acribillando soldados, aliens o naves espaciales. Los mejores arcades se programaban para Amiga o Atari ST, por no hablar de las consolas de 16bits, y MSDOS recibía esporádicas conversiones siempre con peor scroll y movimiento, y música. (ni teniendo una Sound blaster había manera de que el PC sonase mejor que un Amiga).

En aquellos tiempos pude disfrutar en mi PC de grandes joyas videojueguiles: grandes aventuras como The secret of Monkey island, juegos de estrategia como Dune II o simuladores de combate como Gunship 2000 o F15 strike eagle II, pero siempre tenia la espinita clavada de no poder jugar a arcades como Super frog, Soccer kid y otros muchos que admiraba en el Amiga 500 de mi amigo Javi.

Sin embargo durante una temporada, las conversiones a PC de grandes éxitos de Amiga 500 inundaron mi querido 286: Lotus III, Zool, Pinball dreams, Xenon II, Robocod, Alien breed. Todas realizadas con esmero y, aunque no igualaban la experiencia jugable de disfrutarlos en un Amiga, si se acercaban lo suficiente como para pasarlo mas que bien con ellos.

Seguir leyendo Conversiones Amiga-PC. ¡Por fin!