Vengadores Endgame con Spoilers

Se acabó. 10 años de plan cinematográfico se cierran con este mastodonte de 3 horas de duración. Y no se emitir un juicio claro acerca de lo que me ha parecido. Mi Yo mas friki se pega con el que espera algo más del cine que le gusta.

Partimos de una frase de los hermanos Russo en la que afirmaban que “las películas de 2 horas habían muerto” (valiente gilipollez), como dando a entender que su nueva realización, abanderaba un nuevo tipo de cine y de contar historias. Una autentica salida de tiesto. Ni los Russo han inventado las epopeyas de 3 horas de duración, ni, mal que me pese, han firmado un clásico. Pero vamos, que tras algunas criticas poniéndola como la quintaesencia del séptimo arte, a mi me entra la risa, la verdad.

A partir de aqui SPOILERS a CASCOPORRO

Seguir leyendo Vengadores Endgame con Spoilers

Fan Piñol

Durante aquellos convulsos años 90, comencé a visitar librerías de comics gracias a mi afición al Manga, como ya he comentado alguna vez. Y claro, uno, que no era impermeable, se dejaba asombrar por otras cosas dentro de aquellos comercios llenos de portadas, figuras, posters y frikerio. Sorprendentemente, hubo un autor español, que enseguida me enamoró a primera vista. Cels Piñol, un habitual del fandom, era bien conocido por los aficionados al comic por sus andanzas con su fanzine Kiusap, pero yo le descubrí gracias a una de sus creaciones más famosas, Fan Letal/Fan con Nata.

Seguir leyendo Fan Piñol

Un Estudio Social escondido en un Manga: Welcome to the NHK

Quizás haya que explicar de primeras el concepto de Hikikomori. No es más que el nombre que se le da a muchos jóvenes japoneses que reaccionan de manera extrema ante la imposibilidad a enfrentarse a la sociedad y la realidad, provocando que se aíslen del mundo encerrándose en una habitación, con lo mínimo para subsistir, convirtiéndose en una carga (económica y emocional) para sus allegados. En Japón no es algo reciente, aunque ya empezamos a ver como en nuestro mundo occidental, estas cosas comienzan a pasar.

Welcome to the NHK es la crónica de Tatsuhiro Sato, un Hikikomori desde hace 4 años, al cual comienza a cambiarle la vida al conocer a Misaki, una apocada chica que llama un día a su puerta.

Seguir leyendo Un Estudio Social escondido en un Manga: Welcome to the NHK

Pioneros del Manga: Importación y Merchandising

Decía en el primer artículo dedicado a la escena Manga en los 90, que las tiendas de comic tuvieron que ponerse al día a marchas forzadas. El perfil típico de Otaku en los 90 era muy activo, nervioso podría decirse, y buscaba cualquier cosa relacionada con sus mangas favoritos. No era para nada parecido al comprador habitual de comic que frecuentaba dichas tiendas.

Así que, el merchandising se convirtió en una forma de atraer a los “Dragonbabosos” a las tiendas, y la importación de artículos de lo mas curiosos se puso al a orden del día.

Seguir leyendo Pioneros del Manga: Importación y Merchandising

Blood, Sex + Robots

Death, Love + Robots es una interesante antología de animación (ya era hora de que alguien se atreviese a hacer algo asi en estos tiempos) al estilo de Robot Carnival, Animatrix o Heavy Metal, en la que varios creadores actuales se ponen al servicio de la mas pura Ciencia Ficción para mostrarnos en que punto estamos en este maravilloso mundo de la animación. Son 18 capítulos independientes de entre 8 y 14 minutos. Es irregular porque así debe ser una antología y no todo es del gusto de cada espectador. Seguramente las impresiones que tengáis vosotros sean diferentes dependiendo de los gustos que tengáis.

Seguir leyendo Blood, Sex + Robots

¡¡Cowabunga!!

Ya voy para nueve años de Blog y aún no he hablado de una de las más grandes obsesiones que mi hermano y yo tuvimos allá por los años 80-90. Eran verdes, mutantes y comían pizza. Las Tortugas Ninja vienen a saludaros en Frikerio. ¡¡Cowabunga!!

Ni siquiera recuerdo como conocimos a nuestros cuatro quelonios favoritos. Supongo que la serie de dibujos que por aquel entonces comenzaron a emitir en los canales autonómicos fue el primer contacto que tuvimos. Como flipados de los ninjas y de todo lo que tuviese que ver con orientales repartiéndose tollinas, aquello nos obnubiló de tal manera, que durante meses, años quizás no pensábamos en otra cosa que no fuese la creación de Kevin Eastman y Peter Laird

Seguir leyendo ¡¡Cowabunga!!